En plena pandemia y con los ánimos generales más que caldeados, una nueva secuencia de imágenes indigna la mañana de este martes a la opinión pública. A base de empujones, patadas y porrazos, la policía desmanteló la noche del martes un campamento de inmigrantes instalado en la céntrica Plaza de la República, en el corazón de París. Unas 500 tiendas de campaña fueron instaladas a última hora de la tarde para dar refugio a cientos de inmigrantes, la mayoría de origen afgano, sin hogar en mitad de la crisis sanitaria, pero la instalación fue rápidamente desarmada por las fuerzas del orden. La violencia de la operación policial ha sorprendido incluso al ministro del Interior, Gérald Darmanin, quien tiene la costumbre de defender a las fuerzas del orden a capa y espada.

La policía se ensaña al desmantelar un campamento de inmigrantes en el centro de París (leer noticia)