01 abr 2020

Ir a contenido

Con medio país cerrado por el coronavirus, tres estados desafiaron la lógica que poco a poco se va imponiendo a lo largo y ancho de Estados Unidos y mantuvieron sus primarias para escoger al candidato demócrata a la presidencia. Decenas de miles de personas fueron a votar, una imagen que podría no repetirse en una larga temporada, dado que la pandemia está también trastocando los viejos usos de la política. El extraordinario contexto creado por el virus no sirvió sin embargo para alterar la trayectoria de esta carrera, convertida en un monólogo desde finales de febrero. Joe Biden se impuso con suma autoridad a Bernie Sanders en Florida, Illinois y Arizona, consolidando su ventaja en delegados y dejando la nominación prácticamente vista para sentencia.

Biden le gana también a Sanders en tiempos de coronavirus y acaricia la nominación (leer noticia)