Ir a contenido

Catorce horas tardaron los nueve cirujanos y dos urólogos en llevar a cabo la delicada reconstrucción con órganos de un donante fallecido.