Ir a contenido

Las encuestas acertaron cuando pronosticaban un mano a mano entre Ada Colau y Ernest Maragall, culminando en un recuento que tuvo a todo el mundo con el alma en vilo hasta el último momento y que incluso llegó a encabezar Jaume Collboni. Hizo falta la 'photo finish' para certificar la primera victoria de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona desde los tiempos de la Segunda República. El independentismo demuestra que, lejos de retroceder, todavía puede alcanzar grandes metas, como ha corroborado convirtiéndose en la primera fuerza en las elecciones en el Congreso o, ahora, en las municipales de la capital.

El crecimiento uniforme de Esquerra (leer noticia)