30 mar 2020

Ir a contenido

Las palabras de Miguel, uno de los protagonistas de 'Lisístrata. De qui és la guerra?', dan fe de lo que este espectáculo ha significado para estos hombres. "Es muy fuerte alegrarse de regresar a la cárcel, pero sí, casi me alegro de que me revocaran el tercer grado para poder terminar este proyecto", señala este joven interno de Brians 2, a quien La Modelo –escenario que este viernes acogió los dos únicos bolos de la singular compañía Sota Mínims Teatre fuera de los muros de la cárcel de Sant Esteve Sesrovires– también le trae recuerdos. "Esta fue la primera cárcel que pisé. Dormía en la primera galería. Fueron solo unos meses, pero era muy joven, tenía 22 años", se sincera el actor pocos minutos después de haber sentido el calor de un público que nada tenía que ver con él puesto en pie. "He visto a una chica secarse las lágrimas después de oírme leer la carta de mi madre y no he querido mirar más", prosigue emocionado.

'Lisístrata', en la piel de sus madres (leer noticia)