A las ocho de la mañana el dispositivo de orden público de los Mossos d’Esquadra ha llegado a la acampada de migrantes de la calle de Antoni Bori de Badalona para cumplir con la orden de desmantelarla pero la ha encontrado completamente vacía. Anoche, tras conocer que una jueza autorizaba su desalojo, los supervivientes del incendio de la nave del barrio del Gorg –en el que fallecieron cuatro personas– que se habían instalado en este espacio público después de que las llamas devoraran un recinto que habían ocupado durante casi diez años, decidieron avanzarse y abandonar la acampada. Optaron por regresar al lugar de la tragedia.

El regreso de los migrantes a la nave de la tragedia en Badalona reinicia el problema (leer noticia)