Julio llega caluroso

Vuelven las altas temperaturas a Catalunya: ¿habrá ola de calor?

Los termómetros se dispararán a partir del sábado y se mantendrán muy altos al menos hasta el martes

Turistas refrescándose en la Plaça Reial

Turistas refrescándose en la Plaça Reial / JORDI OTIX

2
Se lee en minutos
Ángel Guerrero

Todos los meteorólogos coinciden. Julio traerá consigo un fuerte incremento de las temperaturas, que se hará claramente manifiesto el próximo sábado en Catalunya. Donde hay dudas es en la duración de este episodio. ¿Llegará a ser una ola de calor, que sería la segunda de este 2022?

¿Qué ha pasado para que se acabe el calor moderado del que estamos disfrutando a finales de junio? Los meteorólogos explican que una borrasca atlántica ha actuado de 'tapón' y ha alejado el calor intenso de la península Ibérica. Las temperaturas altas se han desplazado al centro del mediterráneo y a puntos del centro y el norte de Europa, que han registrado récords de calor en junio.

A partir del sábado, esa borrasca se irá debilitando, con lo que la 'burbuja de calor' procedente de África irá ocupando territorio occidental y empezará a afectar a Catalunya. La fase de calor más intensa se producirá a partir del domingo, con temperaturas de 25 grados a 1.500 metros de altitud. En Barcelona se podrá llegar a los 32 grados el domingo. Todos los modelos de previsión meteorológica coinciden que este episodio se alargará al menos hasta el martes. A partir de ahí, se presentan las divergencias.

¿Hasta cuándo?

Noticias relacionadas

El modelo europeo de predicción (ECMWF) apunta una bajada de las temperaturas a partir de la segunda mitad de la semana que viene. El modelo americano (GFS), sin embargo, prevé que las altas temperaturas continuarán hasta el fin de semana siguiente.

En numerosas comarcas de Catalunya, las más alejadas del mar, podría registrarse la segunda ola del calor del año. ¿Qué es necesario para que eso ocurra? Aunque no existe una definición exacta de ola de calor, el Servei Meteorològic de Catalunya establece que se puede usar este término cuando las temperaturas máximas superan los registros medios en cada municipio durante un mínimo de tres días consecutivos. En Barcelona este límite es de 33,4 ºC y en Lleida, de 38,6 ºC.