Ir a contenido

meteorología

Las copiosas lluvias de este año van batiendo un récord tras otro

El mes de septiembre fue el único más seco de lo que suelen marcar los registros

Análisis de Wireless DNA

Catalunya bajo una borrasca, en alerta naranja por fuertes lluvias / FERRAN NADEU (ATLAS VÍDEAS)

Este otoño está siendo un periodo muy húmedo en el litoral mediterráneo, con precipitaciones localmente intensas en varias localidades tanto de Catalunya, Baleares y la Comunidad Valenciana. De hecho, tal y como publicaba el Meteocat, con el último episodio de esta pasada semana, a pesar de encontrarnos aún en noviembre, ya se han batido varios récords de precipitación anual en Catalunya.

Sin embargo, para analizar este fenómeno extraordinario es necesario dar un vistazo hacia atrás y analizar lo ocurrido anteriormente.

En el año 2018 hemos enlazado muchos meses con superávit de precipitaciones respecto a los valores climatológicos propios de cada mes. De hecho, hasta el momento, septiembre ha sido el único mes en el que hemos experimentado un déficit respecto a los valores medios, pudiendo categorizarlo como un mes seco con lluvias acumuladas medias de 42 mm (datos de la Agencia Estatal de Meteorología), por lo que podríamos calificar el 2018, a expensas de lo que ocurra este último mes y medio, como un año muy húmedo en Catalunya.

203 litros por metro cuadrado de media

Si acotamos la escala y analizamos lo que ha pasado desde el pasado mes de octubre, podemos ver como los valores acumulados de precipitación se dispararon mucho. Durante este periodo se alcanzaron los 203 l/m2 de media, lo que significa un superávit de 124 litros por encima del valor medio de referencia. Este dato ha convertido al octubre de 2018 como el tercer mes de octubre, desde que se tienen datos, más lluvioso de los últimos 98 años, junto a los de 1965 y 1987.  

Los responsables: la llegada a las puertas de la península del huracán Leslie, la presencia de los reductos de otro huracán como Michael, la formación de una DANA responsable de las inundaciones en Mallorca y de registros históricos en Valencia o Málaga, y la que fue la primera entrada de aire frío otoñal que dejo un paisaje típicamente hibernal con lluvias y nevadas.

A esto se le ha unido un mes de noviembre que también se está viendo afectado por las intensas precipitaciones. Como hemos comentado, esta última semana se han producido lluvias que no dejan de superar récords en el litoral mediterráneo.

En Catalunya, desde que empezó este último temporal de lluvias, el 17 de noviembre hasta ayer, se han alcanzado valores como:

Unas lluvias que han afectado principalmente puntos del Alt y Baix Empordà, y que han provocado numerosos desbordamientos de cauces de torrentes pequeños, rieras e incluso desperfectos debido al caudal del río Daró y el Ter.

Este episodio también ha dejado valores extraordinarios en otros puntos como la comarca de La Safor en la Comunidad Valenciana. En Barx desde el pasado 14 de noviembre hasta hoy se han superado los 660 litros por metro cuadrado, acumulando hasta la fecha en torno a 1.270 litros anuales, unos registros muy por encima de lo habitual y típicos de otro paisaje geográfico.

Aun así, y haciendo mención al último episodio, hay que desmentir algunas afirmaciones que hablan sobre que los hechos producidos se deben a una ciclogénesis explosiva. Este proceso es el fenómeno de formación de una borrasca en un período de tiempo muy corto, bajando 24 hectopascales en 24 horas, cosa que no ha ocurrido.

Una configuración atmosférica

El responsable de estas lluvias ha sido una configuración atmosférica que presenta un anticiclón de bloqueo en el centro y norte de Europa y ha permitido el avance por el oeste de borrascas atlánticas y por el este, de un temporal de levante. Una conjunción que junto a la llegada de una masa de aire frio procedente del centro de Europa, junto al viento húmedo en superficie de levante y la posterior formación de una borrasca en el golfo de Cádiz, se ha conformado como una configuración ideal para llover con intensidad.

Para determinar finalmente como terminará este noviembre aún tenemos que esperar unos cuantos días, sin embargo no cabe duda que ocurra lo que ocurra, vamos hablar de nuevo de un mes lluvioso.

En cuanto a esta misma situación y analizando a grandes rasgos todo el territorio español, este 2018, hasta el momento, está siendo un año para recordar en cuanto a precipitaciones. Únicamente, el mes de setiembre ha sido un mes seco en España con valores por debajo de la media. Mayo y agosto han presentado datos normales, y el resto han sido meses húmedos o muy húmedos, destacando sobre los demás el mes de marzo con 163 mm de media, lo que significa un valor tres veces superior a lo normal.

Temas: Lluvias