12 jul 2020

Ir a contenido

La Copa Davis, suspendida por el coronavirus

La ITF ty Kosmos, la empresa de Piqué, no podían garantizar la seguridad de los equipos participantes y los aficionados ante la pandemia

Jaume Pujol-Galceran

Piqué, en la presentación de la Copa Davis del 2019 en Madrid.

Piqué, en la presentación de la Copa Davis del 2019 en Madrid. / DAVID CASTRO

Apenas unas semanas después de que los responsables del tenis ATP, WTA e ITF anunciaran el retorno de sus circuitos el próximo mes de agosto (14, noviembre ATP en Washington) la propia ITF (Federación Internacional de Tenis) han optado este viernes por la  suspensión definitiva tanto de la Copa Davis como de la Copa Federación del 20202020 a consecuencias de la pandemia del coronavirus. 

La decisión de posponer ambos eventos se produce ante la dificultad que supone su organización logística como poder mantener los protocolos de salud obligados por la epidemia. Durante los últimos tres meses se han estudiado las distintas opciones para evitar la suspensión pero finalmente se ha optado por trasladar las dos competiciones al 2021 que se disputarán, respectivamente, en la Caja Mágica de Madrid del 22 al 28 de novimbre del 2021 y en Budapest (Hungria) del 13 al 18 de abril del 2021.

España, en la Copa Davis, y Francia, en la Copa Federación, seguirán como campeones hasta el 2021. Los 18 equipos clasificados para la fase final de la Copa Davis 2020 y los ocho de Copa Federación, lucharán por el título la próxima temporada.

Años sin Ensaladera

En toda la historia de la competición desde su primera edición en 1900, esta es la cuarta ocasión que la Copa Davis no se disputa. Las dos primera se remontan a sus primeros años  en 1901 y 1910, además de en los periodos de la Primera y Segunda Guerra Mundial, entre 1915 y 1918 y entre 1940 y 1945. La última vez que no hubo final por la Ensaladera fue en 1974 cuando la India se negó a viajar a Sudáfrica por el apartheid y se declaró campeón a este último país.

Los máximos responsables de la ITF no se podían comprometer a la seguridad que obligaba una competición de estas dimensiones que se iba a jugar en pabellones cubiertos y posiblemente sin público. En la Copa Davis se calcula que Madrid debía acoger a más de un centenar de jugadores, además de sus respectivos cuerpos técnicos y los miembros de sus federaciones, junto al personal propio de la competición. El hecho de que acudieran países de todo el mundo complicaba la situación ya que los estados de la pandemia del coronavirus eran diferentes en cada zona. 

 Piqué, resignado

Gerard Piqué, presidente de Kosmos Tennis, se ha mostrado resignado ante la situación. "Es una gran decepción para todos nosotros que las finales de la Copa Davis no se celebren en el 2020. No sabemos cómo se desarrollará la situación en cada país calificado, o si las restricciones en España lo harán". ha argumentado el defensa del FC Barcelona que ha insistido en "predecir la situación en noviembre y garantizar la seguridad de quienes viajan a Madrid. Este aplazamiento no tiene relación a largo plazo con nuestras ambiciones colectivas para la Copa Davis. La ITF y Kosmos Tennis esperan ofrecer una competencia sobresaliente en 2021, cuando es seguro y factible hacerlo”.

David Haggerty, presidente de la ITF, ha valorado la suspensión como "una decisión difícil de tomar, pero ofrecer un evento de equipo internacional a esta escala y garantizar la salud y la seguridad de todos los involucrados en última instancia representa un riesgo demasiado grande. Es una tarea compleja y hemos tomado la decisión ahora de brindar certeza a jugadores, asociaciones nacionales y fanáticos. Esperamos continuar nuestra asociación con Kosmos Tennis para ofrecer una competencia fantástica el próximo año".

La suspensión de la Copa Davis y la Copa Federación no es la mejor noticia para la reapertura del circuito profesional que, de momento, abrirá sus puertas con la gira estadounidense con los torneos de Washington y el Masters 1.000 de Cincinnati que culminará con el Abierto de Estados Unidos y seguido, inmediatamente,  por la gira de tierra europea con los Masters 1.000 de Madrid y Roma que concluirá en Roland Garros, donde los organizadores tienen previsto, según han anunciado, disputar el torneo con público en las gradas.