Ir a contenido

el sábado, en tve-1

Eurovisión 2019: Miki cantará el último en una final muy abierta

Holanda, Australia y Suecia parten como favoritas, y Suiza y Rusia también tienen opciones en el festival. España no cuenta para las casas de apuestas

Carles Savalls

Holanda y Suecia, a por el triunfo en la gran final de Eurovisión 2019. En la imagen, Duncan Laurence, el concursante holandés. / ABIR SULTAN (EFE / VÍDEO: EFE)

¡Incertidumbre absoluta! Este sábado se celebra en Tel Aviv la final del festival de Eurovisión más abierta de los últimos años. Las casas de apuestas son tozudas; mantienen al holandés Duncan Laurence como principal favorito a la victoria, pero lo cierto es que hay otros países que cuentan, y mucho, como Australia, Suecia, Suiza y Rusia. Todos, con propuestas muy diferentes; la balada del holandés, la ópera pop de la australiana Kate Miller-Heidke, el uptempo con coro góspel del sueco John Lundvik, el pop del suizo Luca Hänni y el mediotiempo del ruso Sergey Lazarev.

España, representada este año por el 'triunfito' Miki Núñez, no cuenta para los apostantes, que la sitúan en la mitad de la tabla. Habrá que esperar para verle en acción: actuará en el último lugar de los 26 participantes, justo después de la australiana, que presenta la puesta en escena más espectacular de la gala; tres intérpretes cantando en la estratosfera y con la Tierra a sus pies. ¡Fíense de la magia televisiva! Diecinueve de los temas en liza serán cantados en inglés de manera total o parcial. 

El voto del público y el de los jurados profesionales decidirá al sucesor de Netta Barzilai en el palmarés del concurso, que este año llega a su 64ª edición. El jurado español lo componen David Feito, miembro de El Sueño de Morfeo; Sole Giménez, exsolista de Presuntos Implicados; el 'triunfito' Ricky Merino ('OT' 2017); Raúl Gómez, autor de 'Tu canción', pieza con que España concursó el año pasado en el festival, y Elena Gómez, locutora de Radio 3.

Cambio en la votación

¡Ojo a la dinámica de la votación! En primer lugar se conectará con los jurados de todos los países que han participado este año en el certamen; incluso los eliminados en las semis. La portavoz española será la modelo Nieves Álvarez. Después los presentadores leerán el total de puntos que cada país habrá recibido de los telespectadores de Europa y Australia. 

Los israelíes, que ejercen de anfitriones, han tirado la casa por la ventana. Quieren mostrar ante el mundo una imagen que desmienta los argumentos de los que han pretendido boicotear por cuestiones políticas la celebración del evento en Israel. Por eso, en la final de hoy veremos actuar a Madonna; obviamente, fuera de concurso. Será tras todas las actuaciones, durante el periodo que se otorga a los telespectadores para que voten por sus favoritas a través de la 'app' oficial del certamen y de los números telefónicos que tendrá asignado cada participante.

El caché de la estrella americana lo ha pagado íntegramente de su bolsillo el filántropo canadiense Sylvan Adams, afincado en Israel desde el 2015: ¡1,25 millones de dólares! Madonna solo cantará un par de canciones; el mítico 'Like a prayer', para conmemorar el 30º aniversario de su publicación, y 'Future', su nuevo single, que presentará en exclusiva mundial sobre el escenario de Eurovisión.

Madonna y Netta

La artista actuará junto al rapero Quavo, 25 bailarines y 40 coristas. El contrato se cerró a última hora porque Madonna reclamaba caché más derechos de imagen y hubo que aclarar quién pagaba el plus. Adams se hizo cargo de ello nuevamente.

En el entretiempo de la final también veremos actuar a la ganadora del año pasado, Netta Barzilai; a la de 1998, la también israelí Dana International, así como a los vencedores de 2014, la austriaca Conchita Wurst; de 2015, el sueco Mans Zelmerlöw; y a la subcampeona del 2018, la chipriota Eleni Foureira. Se estima que el programa tendrá una audiencia de 180 millones de telespectadores repartidos en todo el mundo.

Israel ha tenido que sortear varios problemas para organizar el 'show'. Dado que los ensayos se celebraron la noche del viernes y a primera hora de la tarde del sábado, el Gobierno ha tenido que expedir permisos especiales de trabajo para no entorpecer el desarrollo del festival. ¿La razón?, el shabbat, el descanso semanal obligatorio de los judíos, que va desde el atardecer del viernes al del sábado.

La medida, que era una de les exigencias de Eurovisión para designar a Israel como sede del festival, supuso que la coalición ultraortodoxa Judaismo Unido de la Torá se levantara de la mesa de negociaciones para formar gobierno con Bejamin Netanyahu, ganador de las elecciones legislativas que se celebraron en abril. Este tuvo que salir al paso puntualizando que nunca ha querido violar el precepto del shabbat y que Eurovisión es un evento internacional que su ejecutivo no puede controlar.

Manifestaciones

Ha habido más obstáculos: el pasado domingo, varios manifestantes intentaron boicotear el acto oficial de inauguración del 'show' en el centro de la ciudad y el martes, la emisión 'on line' de la primera semi a través de la web de la televisión israelí fue 'hackeada' para introducir imágenes virtuales de un bombardeo sobre Tel Aviv.

La modelo Bar Refaeli será una de las cuatro maestras de ceremonias de la gala. Junto a ella veremos a tres populares presentadores de la televisión israelí; Lucy Ayoub, Erez Tal Assi Azar. Este último es esposo del arquitecto catalán Albert Escolà.

TVE retransmitirá en directo el certamen por TVE-1, a partir de las 21h, con la locución de Julia Varela y Tony Aguilar. También ha preparado un programa especial desde la Expo Tel Aviv, que emitirá desde las 19.30h a través de su página web y que ha titulado 'Fantasía en Tel Aviv'. El espacio incluirá entrevistas entre bastidores con Miki y otros participantes de la gran final. Radio 5 empezará una hora más tarde y hasta las dos de la madrugada, con la retransmisión de Inmaculada Palomares desde Madrid y de Daniel Galindo desde Tel Aviv.