Ir a contenido

FOGONES DE ÉXITO

'Masterchef', de bolo en Barcelona

Virginia, Rocío, Vicky y Fabián, exconcursantes del programa de TVE-1, protagonizan una animada demostración de cocina

Olga Lerín

Exconcursantes de ’Masterchef’ participan en un ’show cooking’ como aperitivo de la quinta edición. / CHRISTIAN MORALES

''Masterchef' te cambia la vida' será el lema de la quinta temporada del popular concurso gastronómico de TVE-1, que ya está calentito, calentito, y a punto de salir a la mesa. Y buena prueba de ello la dieron el jueves, 6, en el Palau Robert de Barcelona, Virginia, Vicky, Fabián y Rocío, dos ganadoras y dos finalistas en ediciones anteriores del espacio que presenta Eva González, ante una multitud que les adora. Solo fueron necesarios unos pocos minutos para que se plantaran de nuevo el delantal y protagonizaran una demostración de lo que, probablemente, mejor saben hacer en estos momentos. La maquinaria de 'Masterchef' echaba otra vez a andar.

Son poco más de las cuatro de la tarde y la parroquia ya espera a las puertas del jardín del edificio. Alrededor de 500 personas han logrado una invitación para ver de cerca a sus ídolos televisivos. Alguno, como Miguel -un simpático chaval de 12 de años de Vallirana- tiene enchufe. El niño, que se ha saltado las actividades extraescolares del día para estar aquí, espera junto a dos amigas y a la madre de una de ellas a que se abra la veda. "Virginia es mi tía y me ha dado las entradas", confiesa. Los tres amigos tienen veneración por Pepe Rodríguez, jurado del espacio, junto a Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz. "Nos gusta cómo se come las gambas", proclaman al unísono.

Mientras en el jardín se dan los últimos toques a la larga mesa que cobijará a los cuatro cocineros, Pedro y Elena, de Sant Joan Despí, también hacen cola. Él no es nada amigo del propietario del Àbac, porque "mete mucha caña de mala manera, y se puede ser más simpático". Su mujer le lleva la contraria: "A mí, Jordi es el que más me gusta, y la que menos, Samantha, porque todo lo que hace es muy pijo". Y un reproche: "Elaboró una ensaladilla rusa que yo preparo mucho mejor".

CAMPAMENTOS EN CÁDIZ

Rocío, finalista de la cuarta temporada, ultima los preparativos para la demostración. Su empresa de cátering, Le Tache bcn, ha montado el evento. Ella es un buen ejemplo de lo que acarrea aparecer en la tele: "En mi cátering había de tener cocineros, pero ahora lo hago yo". En junio se incorporará como directora de cocina a los campamentos que 'Masterchef' organiza en Cádiz.

Solo una cinta separa al público de la mesa de cocinar. "Guapo, ¡saluda!", le sueltan a Jordi Cruz cuando entra en escena, junto a González. Son los maestros de ceremonias del acto. "Vamos a dar el 'Manos arriba', aunque no tenemos reloj: 3, 2, 1... ¡A cocinar!", proclama la sevillana. El menú es de proximidad: hamburguesa de calamar de playa con pan con sifón y salsa romesco (Virginia); coca esqueixada con bacalao y esferificaciones de olivas negras (Vicky); crema catalana (Fabián) y dúo de huevos de codorniz sobre un nido de 'botifarra esparracada' con cebolla confitada, fuá y aceite de tófona (Rocío).

A la cita también acuden Lluc, Aina y Àlex, participantes en la versión para niños de 'Masterchef', que conversan con Cruz y González. El chef se lleva un buen 'zasca' cuando le pregunta a Àlex si sigue tan presumido. "No tanto como tú", le suelta el pequeño, y la risa es generalizada. El chaval confiesa que, tras salir en la tele, sus notas eran "'pachán, pachán...'", y que a la 'profe' de Sociales le hizo "un trabajo" para aprobar. La carcajada se repite.

SIN 'LEÓN COME GAMBA'

Han pasado 30 minutos y vuelve el mantra "'¡Manos arriba!'". Esta vez es solo una exhibición -no habrá, por supuesto, ningún 'león come gamba'-, pero Virginia pide "un momento". "¡Ni un momento ni leches!", exclama Cruz, muy puesto en su papel de jurado implacable. Tras la demostración, los 'selfies' con los asistentes y las firmas de autógrafos vuelan. Luisa, una seguidora de Barcelona, reclama una versión del programa para séniors: "Escríbalo, por favor; hace dos años envié un vídeo, pero no coincidía con el perfil de gente más joven que buscan". Y otro ruego: "Que no se pasen con el plato grande y poco contenido. ¡Yo pongo cuatro canelones de tres quesos en cada ración!".

Fabián, emprendedor donde los haya, admite que pensó la receta de su particular crema catalana "la noche anterior, sin probarla". "He cogido tablillas...", reflexiona, picarón. Vicky, una carnicera en el paro que se puso a limpiar casas para subsistir antes de presentarse a 'Masterchef', explica que en su cátering, Vicky Pulgarín, pasa cada día "un examen". Y a Virginia, que ha montado -junto a su hermana Raquel- Gemelas al Jerez, le esperan en las próximas semanas 42 comuniones. ¡Casi naaaaaa...!