Ir a contenido

PROYECTO

Una puerta al paraíso

Calonge acoge el rodaje de 'La llum d'Elna', una coproducción de TV-3 sobre la maternidad de la Catalunya francesa en la que nacieron 597 bebés entre 1939 y 1944

OLGA LERÍN / BARCELONA

Natalia de Molina, Noémie Schmidt y Nausicaa Bonnín, protagonistas del telefilme La llum dElna.

Natalia de Molina, Noémie Schmidt y Nausicaa Bonnín, protagonistas del telefilme La llum dElna. / TVC / JORDI SOTERAS

Cunas de madera, muñecos desnudos y enseres domésticos se amontonan entre las cuatro paredes y el porche de Torre Roura, una flamante vivienda modernista de Calonge (Baix Empordà), que estos días viaja en el tiempo hasta una época de ingrato recuerdo. La casa acoge el rodaje del telefilme ‘La llum d’Elna’, una pieza de Distinto Films ('La Xirgu', 'Concepción Arenal, la visitadora de cárceles'), en coproducción con Bohemian Films, Producciones Cibeles, Radio Télevisión Suisse y TVE, con vocación internacional (la alemana Beta Film se encargará de su distribución fuera de España).

La ‘tv-movie’ transportará al telespectador hasta la maternidad de Elna, un oasis de paz y, sobre todo, de vida en el sinsentido de la guerra, que entre 1939 y 1944 acogió a madres embarazadas republicanas, atrapadas entre las alambradas de los campos de Argelès-sur-Mer y Rivesaltes, y a madres judías que huían del nazismo. Una "puerta al paraíso", según la define Nicolás García, exalcalde de esta localidad de la Catalunya francesa, y un recinto en el que brilló el nombre de Elisabeth Eidenbenz, una enfermera suiza que salvó a 597 bebés de una muerte segura.

La ficción es un homenaje a esta heroína e invita a reflexionar sobre la actual crisis de los refugiados. “No queremos explicar una historia bonita –destaca la directora, Sílvia Quer (‘Sé quién eres‘, ‘La Xirgu’, ‘Gran hotel’)-; sino que la gente piense que esta historia también está pasando ahora con el drama de los refugiados y que tome conciencia de que hay muchas 'Elisabeths' en el sur de Europa haciendo el trabajo que hizo ella en aquel momento”.  

REPARTO CON PREMIOS

‘La llum d’Elna’ cuenta con un amplio reparto encabezado por Noémie Schmidt (nominada a los últimos premios César como mejor actriz revelación y protagonista de la serie ‘Versailles’), Nausicaa Bonnín (Gaudí a la mejor actriz por ‘Tres dies amb la família’ e intérprete de ‘Cites’ y ‘Les bruixes de Salem’) y Natalia de Molina (Goya a la mejor actriz por 'Techo y comida'). Se suman también Nora Navas, Blanca Romero, Pere Ponce, Isak Férriz y Pep Anton Muñoz, entre otros.

En el jardín de Torre Roura, tres pequeños canturrean mientras amontonan ramas y troncos en una pequeña hoguera. La ‘nit de Sant Joan’ está cerca. La historia se sitúa en el verano de 1942. “La maternidad está atravesando por momentos delicados, pero Elisabeth dice que, pase lo que pase, se debe celebrar la verbena”, explica Quer. Aunque la trama refleja una realidad -las vicisitudes de la enfermera que se organiza dentro y fuera de la maternidad-, se ha construido una “ficción cotidiana”, en palabras de Montse Ganges, guionista de la obra, junto a Ana Sanz Magallón, que firman bajo el nombre de Margarita Melgar.

Caminar por el rodaje es como moverse por una pequeña torre de Babel: en la grabación se mezclan el catalán, el castellano, el francés y el alemán. No es un gran impedimento. “El actor puede leer en la mirada la intención y las emociones”, puntualiza Quer.

HACER JUSTICIA

La actriz suiza Noémie Schmidt, que da vida a la enfermera -de hecho, tiene su misma edad, 25 años-, reconoce que no estaba al corriente de la historia de la maternidad, pero define a Eidenbenz como una “mujer increíble”. “Espero hacerle justicia”, concluye.

Bonnín interpreta a Victòria, una madre que genera una relación de amistad y agradecimiento con la enfermera, pero que también participa en la resistencia. “Victòria es batalladora y Elisabeth, más racional”, dice.

Natalia de Molina habla por Carmen, una cocinera muy alegre, madre de Pat (es el hilo conductor de la historia). Isak Férriz es Ramon, que ayuda a Eidenbenz en los arreglos de la casa y, al mismo tiempo, colabora on Victòria. “A raíz de documentarme para el papel me quedé horrorizado del sacrificio individual que hay que hacer por el bien común, algo que hoy suena a ciencia ficción”, confiesa. Y Pep Anton Muñoz es un comisario que “entela la luz”. “Es el malo, pero es una víctima de las circunstancias”,  justifica como alegato a favor del personaje.

El rodaje se alargará hasta el 29 de julio, y también recalará en Estana (la Cerdanya), la Gola del Ter (Baix Empordà) y Sant Cugat del Vallès. En una de las secuencias participarán siete hijos de Elna, ahora ya ancianos. Es también un pequeño homenaje a todas aquellas personas que lograron cruzar esa puerta al paraíso.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.