tú y yo somos tres

"Es virgen, lo lleva en la frente"

El bello Gabi y la candidata china Jia Liu (`¿Quién quiere casarse...?¿).

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

En la segunda temporada de¿Quién quiere casarse con mi hijo?, que acaba de estrenar la cadena Cuatro, lo han conseguido. Han arrasado. Han cantado Bingo y Línea. Han logrado un disparate escénico divertidísimo. Una comedieta desternillante, con unos guiones sabrosos y disparatados, y unas criaturas elegidas con una incuestionable sabiduría. Al director delcasting deberían darle enseguida el premio mayor de la Academia de las Artes y de las Ciencias de la TV. En casa nos lo hemos pasado pipa. Aunque guardan las formas y las maneras, como si fuera todo de verdad, los constructores de este divertimento escénico da la sensación de que han decidido quitarse de una vez por todas la careta para abrazar decididamente el sainete más inverosímil, pero tremendamente ocurrente y atractivo. O sea que estamos ante un ejercicio absolutamente inofensivo, mucho más cercano al teatro que alreality show. De entre todas las parejas mamá-hijo que con tanta habilidad han seleccionado, distingamos la conformada por el jovenJavi, de profesión artista escupefuego, y su madredoñaIsabel. De estos dos ya les hablé antes del verano, cuando nos hicieron un programa especial de presentación. El momento deJavi, en pelotas en la ducha, y su madre arrodillada rasurando con una cuchilla los pelos del culo de su hijo, fue un golpe de teatro cómico de primera categoría. Ahora hemos reparado en otra pareja. La conforman el belloGabi, y su sugestiva y repijísima mamáToñi. Parecen salidos de un escaparate deVictorio &Lucchino.Gabi tiene expresiones muy bien trabajadas por los guionistas. De repente, dice:«Esta, donde pone la flecha pone la bala»lo cual es una variante ingeniosísima. Para dar un plus pintoresco, cosmopolita, también han seleccionado a una oriental para el harén deGabi. Es una muchacha china. Se llamaJia Liu. Le preguntóGabi:«¿Eres virgen?». Y ella, tras un silencio muy sentido, contestó:«¡Sí!». La mamá deGabiapostilló:«¿Tú te lo has creído, hijo?». Y el bello pollastre aseguró: «Sí. Lleva un cartel pegado a la frente». En fín, son así.

Algunas criaturas han sido recolectadas en las propias canteras de T-5, como el programaMujeres y hombres y viceversa. Otras son camufladas bajo presentaciones equívocas, como la despampananteLucía. Dijeron que era terapeuta, y resulta que es actríz porno de explosivos vídeos domésticos de cercanías. Resumiendo: todo comedia. Pero inofensiva.