tú y yo somos tres

Y en La Sexta cantan '¡Resistiré!'

El billete de Ferran Monegal.

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +
Noticias relacionadas

Premonitoria parada musical la que montaron el viernes en El intermedio(La Sexta). Efectivamente, viendo que la deblacle del PSOE era inminente salióWyoming compungido recitando un triste monólogo, un melancólico solo de saxofón acompañado por el pianistaSebastian, y decía:«La mala noticia es que seguro que esta vez no gana ZP. La buena es que tampoco gana Aznar». Y al reparar en que esabuena noticiaque le habían escrito los guionistas quizá tampoco fuese del todo cierta, entró en una depresión súbita, una especie de profundo desaliento, hasta que entró toda sutroupeal completo; o sea,Beatriz Montáñez,Thaïs Villas,Usun Yoon,Gonzo yDani Mateo, y para animarle comenzaron a cantar¡Resistiré!, aquella canción que popularizó elDúo Dinámico,pero que ellos cambiaron el texto de las estrofas. Decían:«Resistiré aunque me quiten todo / Aguantaré los años de Gobierno del PP / Resistiré jodido, pero bueno... ¡Resistiré, resistiré!»,y solo les faltó acabar gritando ¡a las barricadas!, y precipitarse todos en una trinchera con acopio de víveres y mantas para aguantar los rigores del invierno.

EL 'ROJO VIVO' DE FERRERAS -. Hombre, la verdad es que La Sexta ha venido actuando siempre como una trinchera, un reducto, de apoyo incondicional aZP, quizá para compensar los palos que le daban en otros ámbitos televisivos situados a la derecha de la derecha, tipo Intereconomía TV, pongamos por caso. Por eso ha sido interesante seguir el especial queAl rojo vivo dedicó a la tarde-noche electoral. En particular, las pinceladas que su presentador -y al mismo tiempo director de La Sexta-Antonio García Ferreras, fue dispensando a lo largo del programa. Cuando la derrota era ya incuestionable le escuchamos decir:«Ahora vemos que lo de Almunia era un simple subsótano, ¡el sótano de verdad es el de Rubalcaba!»; o cuando el candidato socialista salió en Ferraz a decir unas palabras,Ferreras le recibió con este relicario:«¡Atención, habla el gran derrotado!». O sea, que aunque a este admirable periodista la debacle del PSOE le haya dolido, la derrota personal deRubalcabaparecía reconfortarle. Por eso, al final, en los tiempos de análisis y reflexión, advirtió con entusiasmo:«¿Chacón puede ser la clave del futuro del PSOE?». ¡Ahhh! No hacía falta que lo dijera con interrogantes. Se notaba que lo anhelaba, que lo impulsaba, con una ilusión bárbara.