Ir a contenido

cambio tecnológico

El HDR acerca la fotografía más irreal

Los nuevos algoritmos fotográficos incorporados en teléfonos móviles de nueva generación falsifican las percepciones humanas

EDUARDO LÓPEZ ALONSO / BARCELONA

El famoso selfie de los Oscar del 2014.

El famoso selfie de los Oscar del 2014. / Ellen DeGeneres (AP)

Rodeados de fotos irreales. Las fotos cada vez son menos el reflejo de lo que vemos. La barrera técnica siempre existió, pero la tecnología digital ha dilatado la distancia entre la realidad y la imagen resultante hasta enmascarar sin reparo lo que capta el cerebro a través de la retina. Al síndrome del Photoshop, por el que las fotos son fácilmente modificables para definir un archivo informático, se han sumado sin rubor las herramientas de perfección fotográfica ya en origen, al estilo del HDR (High Dynamic Range) de las cámaras . El resultado es tan bueno que cualquier parecido entre la foto y la realidad en ocasiones es pura coincidencia.

Cualquier usuario es capaz de comprobar con tecnología próxima los efectos de esa 'robotización' de la fotografía. Una cámara media permite fijar una relación entre apertura y velocidad (y la sensibilidad ISO) para captar una determinada imagen. Al lado, la misma foto tomada con un teléfono móvil de última generación (un Samsung S5, por ejemplo) toma la misma foto. El resultado a priori, al margen de número de píxeles captados parece mucho mejor con el teléfono. Efectivamente, el algoritmo de captación de fotos del teléfono permite tratar la imagen de manera automática y elegir sobre la marcha los valores necesarios de corrección para obtener unos niveles de color y luces optimizados. El sistema HDR permite además realizar de manera rápida una serie de fotos para obtener del conjunto de las obtenidas una foto ideal en la que se reflejan los detalles de cada una de ellas. El resultado es una foto tras un recurso técnico y que el ojo humano es incapaz de ver en la realidad.

IPHONE 6 Y HDR

El iPhone 6 es uno de los últimos protagonistas tecnológicos que aplican sin rubor el HDR. Cuando este teléfono de Apple detecta condiciones de luz complejas al hacer una foto, como puede ser tener el sol de frente, activa automáticamente el modo HDR, sin que el usuario tenga control sobre esta función. La clave es captar una ráfaga de imágenes para superponerlas mediante el uso de algoritmos. El resultado es una foto con más detalles de los que observa el fotógrafo. Se parece al truco del 'brácketing' utilizado en fotografía analógica, por el que se hacían fotos de manera secuencial con ligeras modificaciones en la proporción de apertura y velocidad (los pasos EV).

POLÉMICA

Aunque el HDR puede parecer una tecnología inocua, el diario 'Washington Post' reflejó hace algún tiempo la polémica al considerar que una foto de portada que había utilizado el HDR podía no ser considerada una fotografía (desde un punto de vista ético). La cuestión es que la fusión de varias imágenes da como resultado una escena ficticia. En ese caso se trataba de la foto de un puente tan bella como irreal.

'SELFIES'

El Samsung Galaxy Note 3 utilizado para la famosa autofoto colectiva de la ceremonia de los Oscar también utilizó el sistema HDR. El terminal suavizó la piel de los que aparecen retratados.

SIMULACIÓN

La fotografía digital permite conseguir aquello que la buena óptica ofrecía en determinadas circunstancias. El denominado efecto 'bokeh' por el que en un retrato el fondo queda desenfocado (gracias a la mayor apertura del objetivo y sus rasgos ópticos particulares), cualquier programa de dibujo permite conseguir el efecto similar con mayor o menor éxito. El tratamiento fotográfico digital de una foto inicialmente fallida (una foto sin luz, por ejemplo), puede restablecer la situación y rescatar la imagen dándole la luz necesaria para ver lo que en inicio era invisible en la primera captación de la realidad. Las cámaras fotográficas emulan la sensibilidad de las películas de antaño con valores increíbles.

LA REVOLUCIÓN DE LAS CÁMARAS MODESTAS

Curiosamente, las nuevas tecnologías hacen que aunque los móviles cuentan con cámaras muy modestas pueden superar la calidad de cámaras réflex profesionales en algunos aspectos. El triunfo de la programación se hace evidente y puede llegar a nuevas cotas de calidad en la captación de imágenes con la ultradefinición 4k.

EN VÍDEO

Las 'simples' cámaras GoPro rizan el rizo en prestaciones al ofrecer imágenes que reinventan la realidad con colores vivos y el uso efectista del granangular sin intervención del usuario. La llegada del 4K abrirá nuevas expectativas en los teléfonos de última generación y motores de cálculo superpotentes.

El futuro se asoma a través de las cámaras de alta velocidad, capaces de captar las imágenes de manera tan veloz que es posible ver la realidad con una nueva perspectiva. La frontera entre la realidad y la ficción cada vez es más difusa.