Operación policial

Detenido otro joven por la violación grupal de una banda latina en Zaragoza

Detenido otro joven por la violación grupal de una banda latina en Zaragoza

CNP

1
Se lee en minutos
L.M.G.

La Policía Nacional ha detenido a un joven que habría participado junto a los otros seis miembros de la banda Dominican Dont Play (DDP) en la violación grupal de una joven de 21 años en Zaragoza. Todavía queda uno en paradero desconocido.

El arrestado, J. P. E. B., de origen senegalés, fue el más activo de todos los participantes, según la víctima, si bien este aseguró ante el juez de guardia que no pertenece a la banda, que los conoce por sus aficiones musicales y la denuncia contra el es porque la novia de uno de los q están en prisión ha convencido a la víctima para que él asuma todas las responsabilidades. Según pudo saber este diario, la víctima le reconoció en unas fotos de Instagram y a partir de ahí los investigadores pudieron identificarle y localizarle.

Pese a su declaración, el magistrado acordó la prisión provisional de J. P. E. B. La joven tiene tanto miedo y hasta el momento no se ha atrevido a denunciar a sus agresores, razón por la que el juez solo pudo atribuirle un delito contra la integridad moral, otro de detención ilegal y un tercero de lesiones. Situación que se repite con respecto al resto de implicados están en la cárcel.

Noticias relacionadas

La investigación policial determinó que la joven habría estado retenida contra su voluntad en el interior de una habitación durante dos días. Asimismo, los agentes señalaron que los presuntos autores pudieron suministrarle sustancias de sumisión química para llevar a cabo su propósito, que era agredirla sexualmente en grupo. Tras ello, la echaron desnuda a la calle.

Según el atestado policial al que tuvo acceso EL PERIÓDICO, la chica de 21 años coincidió con los investigados en el parque de La Granja el 26 de junio de 2020. Conocía al cabecilla de los DDP, Steven Guarionex V. M., conocido en el mundo del rap como Biwan, que estaba acompañado con otra persona, aceptando irse a un piso ubicado en el número 50 de la calle de Antonio Maura donde consumieron alcohol y se produjo la violación que pudo ser descubierta gracias a que la grabaron en vídeo.