Investigación

Neonazis y ultras de Madrid se camuflan como asociaciones de vecinos

  • Las usan como "puerta de entrada" para captar a otros ciudadanos, especialmente los más jóvenes y humildes

  • Dirigentes de esos barrios advierten de que esos grupos "ocultan su naturaleza" y "animan a la violencia contra los menores extranjeros"

  • Un conocido miembro de los Ultra Sur del Real Madrid lidera una de esas asociaciones

Alberto Ayala de Cantalicio, conocido ultra y presidente de la Asociación de vecinos San Blas-Canillejas, participó en combates de kick boxing.

Alberto Ayala de Cantalicio, conocido ultra y presidente de la Asociación de vecinos San Blas-Canillejas, participó en combates de kick boxing.

Se lee en minutos

Asociaciones de vecinos de los distritos madrileños de San Blas-Canillejas y Pinar de Chamartín y Hortaleza han reclamado en los últimos tiempos apoyo al comercio local y ayuda para luchar contra los daños del temporal 'Filomena' mientras no dejan de denunciar la "peligrosidad" y supuestas agresiones de los menores extranjeros no acompañados (menas) que viven en sus barrios. También piden lo mismo otras asociaciones autodenominadas "culturales" en Getafe y Alcalá de Henares. Detrás de esos supuestos movimientos vecinales están grupos neonazis y fascistas que ocultan y tratan de blanquear así su naturaleza, según ha podido saber EL PERIÓDICO.

Alberto Ayala figura como presidente de la Asociación de Vecinos San Blas-Canillejas, muy activa en los últimos meses. Su segundo apellido es Cantalicio. El nuevo líder vecinal es en realidad un conocido y violento neonazi de 47 años, que fuera líder de Juventudes Canillejas, integrante de los Ultras Sur y detenido por agresiones a inmigrantes, lesiones y tratar de reorganizar grupos como Combat España. "Habla como presidente de una asociación vecinal y anima a la violencia contra menores extranjeros", advierte José Luis Mesa, presidente de la Asociación de Vecinos Amistad de Canillejas, legalmente constituida y veterana en el barrio.

La asociación de Ayala de Cantalicio se ha mostrado muy activa contra los menores inmigrantes y los pisos tutelados que hay para acogerlos en el barrio de Canillejas. En los últimos meses ha habido varias manifestaciones contra ellos, incluso a la puerta de los mismos pisos, y se han hecho circular bulos como que habían agredido sexualmente a una joven del barrio.

La asociación presidida por Ayala de Cantalicio (derecha) pidió en enero a la Junta Municipal del Distrito San Blas-Canillejas medidas para proteger a los vecinos tras el temporal 'Filomena', según publicaron en su web.

/ -

Otra supuesta asociación vecinal ha surgido en el segundo distrito de Madrid donde también hay un centro de acogida de menores inmigrantes. El pasado 9 de enero, la Asociación Pinar de Chamartín y Hortaleza "Carlomagno" convocó una manifestación en el barrio "por la seguridad de nuestros barrios, abuel@s, padres, hij@s... Por nuestra seguridad!!!". El temporal 'Filomena' obligó a aplazarlo hasta la semana siguiente.

La persona que pidió autorización para esa manifestación fue Lucía Sánchez Buffet, conocida activista del grupo de ultraderecha Hogar Social. En aquel encuentro se pidió la expulsión de España de los menores no acompañados y el cierre de los pisos tutelados. Las asociaciones fantasma parecen actuar coordinadas contra los menas. Dos de sus manifestaciones tuvieron el mismo lema: "Queremos seguridad, queremos soluciones".

Homenaje a la División Azul

En Alcalá de Henares, la "asociación cultural" Resistencia Social también pide la expulsión de los menas y ha participado en concentraciones celebradas en los dos barrios de Madrid y en otra contra la "invasión" de Canarias por parte de inmigrantes. También homenajean a la División Azul que luchó con los nazis.

Todas estas asociaciones supuestamente vecinales y culturales difundieron a finales de enero en redes sociales un comunicado en el que denunciaban la "peligrosidad que supone la existencia de centros de menores y pisos tutelados en nuestros barrios", criticaban que se "regara con fondos públicos a las oenegés" que ayudan a esos menores y exigían "soluciones contundentes".

"Gente violenta"

"Tenemos comprobado que detrás de estas asociaciones hay gente violenta. Después de tanto trabajo por parte de asociaciones como la nuestra para que no haya problemas de convivencia y episodios de violencia en el barrio y ahora ellos vienen a encender la llama", se lamenta el dirigente vecinal José Luis Mesa. Desde la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, que agrupa a todas las asociaciones legales, lo explican así: "Ponen nombres aparentemente inocuos, que invitan a confusión. Con la apariencia de una asociación vecinal blanquean su ideología y sus acciones".

Cartel de la manifestación celebrada el pasado enero contra los menores no acompañados, convocada por la Asociación Vecinal Pinar de Chamartín y Hortaleza 'Carlomagno'.

/ -

Los líderes de las asociaciones de vecinos de estos barrios de Madrid elaboran un retrato de estas nuevas formaciones-tapadera de la extrema derecha. Desde la FRAVM afirman que "grupos neonazis como Bastión Frontal llevan meses impulsando iniciativas y acciones típicas de asociaciones vecinales, como huertos urbanos, para ocultar sus verdaderos fines y atraer a vecinos que pueden confundirse y creer que realmente son asociaciones vecinales. Algunos acuden a informarse o ver y esa es la puerta de entrada que usan para convencerles. Además de blanquear su ideología y sus acciones bajo la apariencia de una asociación vecinal".

Reclutan a "menores humildes"

Noticias relacionadas

Un torneo de fútbol sala, reparto de comida a ciudadanos del barrio (eso sí, solo para españoles) o ayuda para limpiar los desperfectos del temporal 'Filomena' han sido otras de sus acciones "vecinales" para ganar popularidad en los distritos. También participan en manifestaciones organizadas por hosteleros para protestar contra los cierres de bares y restaurantes por las restricciones sanitarias de la pandemia. Siempre, eso sí, con un discurso agresivo y xenófobo contra los menores inmigrantes. Y cada vez captan a seguidores más jóvenes, según denuncian los veteranos dirigentes vecinales, algunos de los cuales han sido amenazados.

"Nos preocupa su estructura. Son un puñado de mayores de edad que saben lo que se hacen y captan a menores para que sean ellos quienes cometan delitos o se expongan a que los detengan por sus acciones violentas. Acuden a institutos para convencer a chavales humildes de que hagan lo que ellos no hacen por no mancharse las manos. Ahora, están teniendo más éxito y reclutando a más chavales", subraya José Luis Mesa, de Amistad de Canillejas.