Educación

Miles de docentes valencianos se trasladan a Catalunya por las facilidades para trabajar

La falta de profesores en secundaria en Catalunya abre la puerta a docentes sin titulación pedagógica

El fiasco de PISA enciende el debate sobre la evaluación de los profesores: ¿cómo debería hacerse?

Oposiciones de profesores en un instituto de València.

Oposiciones de profesores en un instituto de València. / Miguel Ángel Montesinos

Gonzalo Sánchez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"En mi centro somos más de diez docentes valencianos". Pau se inscribió en la bolsa del Departament d'Educació de Catalunya el 23 de agosto y a la semana siguiente ya estaba trabajando en Badalona. Explica que ni siquiera es necesario el máster en Educación, sino que se puede trabajar con un compromiso firmado para sacárselo en los próximos tres años. Es una medida excepcional que adoptó la conselleria precisamente para hacer frente a la falta de profesorado en la ESO.

Los interinos no tienen que pasar por una oposición para entrar en bolsa y el requisito lingüístico se homologa directamente

Anastasia, que sigue esperando a que la llamen de la Comunitat Valenciana, dice que "tenía muy claro nada más acabar el máster que tendría que venirme a trabajar aquí". 

Como Pau y Anastasia, 4.800 valencianos, según los últimos datos d'Educació del curso 20-21, se han desplazado a Catalunya por las facilidades para trabajar de docente.

Educació da facilidades para solventar la falta de profesorado en la ESO

Esas facilidades son que los interinos no tienen que pasar por una oposición para entrar en bolsa de trabajo y el requisito lingüístico se les homologa directamente. Además, las bolsas están gran parte del año abiertas para que los aspirantes se puedan apuntar, debido a la gran demanda de docentes. 

En la Comunitat Valenciana, el proceso es más lento y el acceso a las bolsas, más complicado

En la Comunitat Valenciana, en cambio, la situación es bien distinta. El acceso a las bolsas de trabajo solo es mediante oposiciones o mediante una apertura extraordinaria (que no sucede casi nunca), y la única opción de los interinos para trabajar es a través de la difícil cobertura, que es literalmente una lotería. 

La lentitud y burocracia valenciana

"Somos temporeros de la educación", explica Lidia Caro, docente valenciana en Catalunya. La burocracia y el desfase de la Administración valenciana hacen que el proceso sea mucho más lento que en otras zonas. "Si el azar quiere que tu prescripción sea el número que sale en el sorteo te tienes que ir a la dirección territorial que te toque (València, Alicante o Castellón), a veces son dos horas de coche. Tienes que ir con tu título original de papel en la mano y esperar en una fila a que los funcionarios te vayan llamando, y rezar para que no te falten papeles. Muchas veces te llaman aunque no haya plaza, por si alguna persona falta, así que lo normal es que te vuelvas a tu casa habiendo perdido toda la mañana, y muchos de los funcionarios que están ahí no están formados y no saben qué te tienen que convalidar. Es desesperante", cuenta Lidia. 

"No nos vamos de València por gusto. Venimos a Catalunya porque es donde nos llaman"

Lidia Caro

— Profesora

Pero el proceso no acaba ahí. "Echas la quiniela el jueves y el viernes te dan los resultados del sorteo. El lunes vas a la delegación, y si te cogen empiezas el martes. Ya son tres días de alumnado sin clase", cuenta Lidia. A eso hay que añadir la resistencia a cubrir las bajas de Conselleria valenciana. "Hay casos de centros que llevan esperando dos y tres meses sin profesor, y lo normal es que pasen semanas hasta que todo se tramita, y muchas veces el docente ya ha vuelto así que no te llaman", cuenta Anastasia, que pide agilizar más los trámites para cubrir bajas.

Otro problema con la difícil cobertura es que es muy complicado que te llamen. "Yo estuve muchos meses sin que saliera nada, y de hecho llevo años inscribiéndome para ver si puedo acercarme a València pero no me llaman", denuncia Anastasia. 

Rapidez en Catalunya

En Catalunya la digitalización hace mucho más rápido el proceso. "Aquí te llaman y al día siguiente ya tienes que estar trabajando", cuenta Caro. El nivel C2 de la Junta Qualificadora de Coneixements de Valencià, exigido para ser docente, se homologa automáticamente en Catalunya, y es la propia Administración la que te coloca en todas las bolsas a las que puedes optar en función de las especialidades que la persona haya estudiado. "No nos vamos por gusto. Nos vamos a Catalunya porque es donde nos llaman", reivindica Caro. 

Marc Candela es portavoz del Sindicat de Treballadors del Ensenyament del País Valencià (Stepv) y explica que ya han reivindicado en más de una ocasión a la Conselleria que se abran las bolsas de trabajo varias veces todos los años como sucede en Catalunya, pero la respuesta de la Administración es que no disponen de personal suficiente contratado para gestionar todas estas peticiones. 

Abrir las bolsas de trabajo

La reivindicación del Stepv es abrir las bolsas de manera permanente para evitar este éxodo de docentes valencianos. De hecho, explica que "Catalunya parece que produce pocos docentes y por eso necesita tantos, y nosotros que sacamos a muchos de nuestras facultades no los aprovechamos. Sucede algo similar con muchos buenos músicos que no encuentran sitio en conservatorios de la Comunitat", cuenta. 

Los docentes afectados también critican que, aunque en Catalunya no se sacan todas las plazas, sí que son muchas más que las que se ofertan en la Comunitat Valenciana, donde "hay muchos centros que pueden pasar meses sin profesor hasta que la conselleria autoriza la sustitución", cuenta Anastasia.