Previsión ante la sequía

Los agricultores del Urgell tendrán asegurados al menos tres riegos en el peor de los casos

REPORTAJE | La cosecha inédita en plena sequía da pistas sobre cómo cultivar en el futuro

SEQUÍA | Nuevos pozos o cosechas anticipadas: respuestas a la sequía en el Canal d'Urgell

El Canal d'Urgell, sin agua, a su paso por Vilanova de Bellpuig, en el Pla d'Urgell.

El Canal d'Urgell, sin agua, a su paso por Vilanova de Bellpuig, en el Pla d'Urgell. / JORDI V. POU

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Después de la peor campaña de riego de la historia, con el canal principal cerrado durante varias semanas, los regantes del Urgell ya trabajan en un nuevo sistema adaptado a la sequía. La idea de este plan es que, si la situación de escasez hídrica se repite, los agricultores no pierdan cosechas. En estos momentos, la situación es mejor que un año atrás, ya que los embalses de Rialb y Oliana disponen de más reservas, principalmente por dos razones: ha llovido y, como se cerró el canal, se consumió menos agua.

"Todo el mundo decidirá qué cultivos priorizar y el reparto será equitativo", explica Amadeo Ros, presidente de los regantes del canal de Urgell, a este diario. El nuevo plan se ha aprobado por unanimidad entre los 135 síndicos y los cinco presidentes de las comunidades de regantes. "Ahora toca esperar la nieve que anuncian en Andorra y confiar en que siga lloviendo", asegura Ros.

El nuevo plan asegura ya tres riegos como mínimo. Es decir, el canal se abrirá para abastecer a todo el mundo tres veces. Este es el peor escenario, lo que, a diferencia de la campaña pasada, permite a los agricultores trabajar con previsiones claras. "Si alguien prefiere priorizar los árboles y pasar de los cereales lo podrá hacer. Cada payés tiene libertad para repartirse el agua como considere", afirma Ros.

Refuerzo positivo

Se trata de un punto de partida. En estos momentos, hay 75 hectómetros seguros para el riego y el abastecimiento. Si llueve, se puede llegar a los 6, 7 u 8 riegos, como era habitual cada año. La diferencia es que ahora los agricultores sembrarán sus cosechas sabiendo el agua mínima que tienen asegurada. "En muchos casos, la gente podrá sacar adelante dos cosechas de cereales", prevé Ros. Cuando llegue el día de San José (19 de marzo), el canal abrirá con la seguridad de que no se repetirá lo de este año: "Los agricultores sacrificaron sus cosechas de cereales para salvar a los frutales".

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), María Dolores Pascual, en declaraciones a este diario, asegura que el siguiente paso será la modernización definitiva del canal de Urgell: "Los payeses deben ver que en otras partes funciona para lanzarse a poner este proceso en marcha en sus parcelas. En el Urgell, en muchos casos, hay agricultores pequeños y envejecidos. A veces, les cuesta cambiar lo que hacían sus padres o abuelos porque se trata de una inversión importante".

Pascual aplaude la adaptación del canal de Urgell. "En Catalunya hay dos realidades hidrológicas diferentes. En el caso de las cuencas internas el abastecimiento es el uso prioritario. En las cuencas del Ebro no existe esta presión porque hay menos población. La función pública de reparto está delegada a las comunidades de regantes en algunos casos. A partir de ahora, el canal de Urgell tendrá una relación mucho más estrecha con la CHE. Disponen de elementos de contención y han mejorado su comunicación con las comunidades y las colectividades".