Gestión de basuras

Isaac Peraire (Agència de Residus de Catalunya): "El puerta a puerta es el método que da mejores resultados"

Las nuevas leyes abocan Catalunya a reciclar mejor: cinco costumbres que cambiarán pronto

¿Por qué Catalunya no recicla lo suficiente?

OPINIÓN | El puerta a puerta importa, por Ignasi Llorente y Sergi Nuss

BARCELONA 28/06/2023 . Entrevista a Isaac Peraire, director agencia catalana de residuos. Foto Maite Cruz

BARCELONA 28/06/2023 . Entrevista a Isaac Peraire, director agencia catalana de residuos. Foto Maite Cruz / MAITE CRUZ

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Este junio se cumplen dos años desde que Isaac Peraire fue nombrado director de la Agència de Residus de Catalunya. Uno de sus objetivos principales es desarrollar la ley que tiene que aprobarse este año. La nueva norma obligará a los ayuntamientos a aplicar métodos de recogida selectiva.

¿El puerta a puerta es la única salida?

No, pero de los modelos de alta eficiencia disponibles es el que ofrece mejores resultados y también los más rápidos, cualitativos y cuantitativos.

¿Los contenedores inteligentes son otra opción?

No se trata de modelos contrapuestos, son complementarios. Se puede recoger todo puerta a puerta, por ejemplo, y utilizar para el orgánico y el vidrio, que pesan mucho, un contenedor inteligente, el dispositivo que se abre con un chip identificativo solo los días establecidos.

"El puerta a puerta es el modelo de alta eficiencia que da mejores resultados: rápidos y cualitativos"

Ambas son fórmulas muy estrictas, dicen algunos.

Si no cambiamos la forma de gestionar nuestros residuos, no mejoraremos los datos, que siguen estancados.

¿Entiende el rechazo de algunos?

Todos los cambios provocan cierta contestación, ocurre también cuando se cambia el sentido de una calle. Creo que son enfados muy pequeños, pero llamativos, porque que se han hecho escuchar. Hay que tener en cuenta lo que dice la gente reticiente y explicar bien el porqué de la medida, sin tapujos. Pero el cambio se tiene que hacer, de forma empática, pero drástica.

Isaac Peraire, con las siluetas del modelo de basura que propone dejar atrás.

Isaac Peraire, con las siluetas del modelo de basura que propone dejar atrás. / MAITE CRUZ

¿No crea mucha tensión al principio?

Enseguida se convierte en normalidad. De hecho, hay gente que ya está deseando que su pueblo ponga en marcha el puerta a puerta. ¿Puedo contar una anécdota?

Claro.

En mi pueblo, Prats de Lluçanès, durante la fiesta mayor hicimos una gran cena vecinal. Cuando acabamos y tocaba recoger, algunos se quedaron sin saber qué hacer, de tan acostumbrados como estamos al puerta a puerta. Lo típico era arrugar el mantel de papel y meterlo todo en bolsas, pero ni nos lo planteamos. Este es el gran éxito del puerta a puerta. Además, existen las áreas de emergencia por si, en un caso concreto, se necesita tirar la basura urgentemente.

Las elecciones municipales estaban a la vuelta de la esquina y algunos ayuntamientos dudaron sobre poner en marcha el puerta a puerta

¿Se acumula mucha basura en estos puntos?

No. Y en la calle tampoco. Hay quien dice que el puerta a puerta es sinónimo de porquería en la calle, pero no es verdad. Un contenedor está abierto las 24 horas. En cambio, el puerta a puerta se hace en horas muy controladas. Si se realiza bien, no hay rata, gato o perro que se acerque a la basura, ya que la orgánica va cerrada. Y en el resto de fracciones no debe haber nada de comida.

¿Ponemos muchas excusas?

Sí. ¿Nos da vergüenza hacerlo mal? Si se recicla bien no hay ningún problema.

Algunos pueblos han tenido dificultades.

Y se han adaptado y las han resuelto. En algunas poblaciones donde soplaba mucho el viento, pusieron un gancho para que no se volcara la basura. En Tiana, la colgaron en las puertas para evitar que los jabalís se acercaran.

Vivimos de espaldas a nuestra basura, si un día intentas vivir generando cero residuos, te das cuenta de la magnitud del problema

Otros municipios tenían previsto implantar el puerta a puerta y no lo hicieron. ¿Por qué?

Las elecciones municipales estaban a la vuelta de la esquina y, ante posibles reacciones, se frenó demasiado. Ahora esperamos que más pueblos, y sobre todo ciudades, se sumen al puerta a puerta. Estaremos al lado de los alcaldes que hagan esta transformación. Les daremos apoyo político, económico y técnico para que la pongan en marcha rápidamente.

La nueva ley les obligará a ello.

Obligará a hacer recogida selectiva. Puede ser mediante el puerta a puerta o con otro método. Lo que está claro es que habrá actividades cotidianas que cambiarán. Y nos acostumbraremos.

¿Somos conscientes de los residuos que generamos?

La mayoría de gente no. Vivimos de espaldas a nuestros residuos. Si un día intentas vivir generando cero residuos, te das cuenta de la magnitud del problema, pruébalo.