Lluvias desiguales

¿Por qué en Barcelona no llueve como en el resto de Catalunya?

El Servei Meteorològic de Catalunya prevé un verano más lluvioso y caluroso de lo habitual

Recuperación continua: los pantanos de la cuenca del Ebro también mejoran

"No queremos que el delta del Ebro sea un nuevo Doñana": vecinos se manifiestan en defensa del río

mapa de la lluvia caida

mapa de la lluvia caida

Francisco José Moya
Guillem Costa
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El mapa que disecciona el último episodio de precipitaciones (desde que comenzó el mes de mayo hasta el momento) muestra algunos detalles que llaman la atención. En las cabeceras de los ríos que abastecen los principales embalses ha llovido intensamente, también en las comarcas de montaña, en la Catalunya Central y en la zona prelitoral, el último ejemplo son las lluvias torrenciales de este martes en Terrassa.

Sin embargo, en Barcelona y la zona costera no ha llovido como en el resto de Catalunya. ¿Pero por qué ha ocurrido esto? Hay varias explicaciones.

"Cuando nos acercamos al verano, es muy habitual que la lluvia no llegue en forma de gran frente, sino que se manifiesta a través de chaparrones irregulares", explica Aleix Serra, responsable del equipo de control de calidad del Servei Meterològic de Catalunya (SMC).

"Lo que ha ocurrido es que lo que por la mañana es un día soleado y de altas temperaturas se va convirtiendo en un día nuboso. Por la tarde, finalmente, aparecen las precipitaciones", prosigue Serra. Este fenómeno, que según los datos del SMC se ha ido repitiendo a lo largo del mes de mayo y durante lo que llevamos de junio, es más efectivo y habitual en zonas de montaña e interior. No tanto en lugares costeros como Barcelona.

Agua fría

A veces, estos núcleos lluviosos se van moviendo y acaban llegando a la playa, pero esta vez no ha sido así: "O bien se han quedado estáticos sobre un mismo lugar o directamente han circulado en paralelo a la costa, casi sin llegar a descargar".

"El agua no está lo suficientemente caliente como para que se formen las tormentas habituales en la costa"

— Aleix Serra, Servei Meteorològic de Catalunya

Los datos confirman este contraste: mientras en Barcelona se han acumulado unos 30 mm, en zonas de montaña se han acumulado casi 300 mm, diez veces más cantidad de lluvia.

¿La temperatura del mar tiene algo que ver en esto? Serra considera que sí, pero simplemente es un factor más: "Normalmente, en pleno verano, cuando la temperatura del agua es bastante alta, se forman lluvias fácilmente. Estos días, el agua todavía no está lo suficientemente caliente, hecho que no favorece la formación de nubes de lluvia".

Previsión para verano

En el interior, en cambio, el sol sí ha calentado el ambiente: "Esto ha posibilitado este tipo de nubes que se crean por el ciclo diurno del sol". El Servei Meteorològic de Catalunya ha publicado en las últimas horas la previsión para los tres próximos meses: aunque todavía quieren ser cautos porque puede haber muchos cambios, auguran un verano más lluvioso de lo habitual".

"Es posible que tengamos un verano más lluvioso de lo habitual, pero tampoco cabe esperar gran cantidad de agua"

— Aleix Serra, Servei Meteorològic de Catalunya

"Esto sería positivo para combatir la sequía. "Por mucho que llueva más de la media, no cabe esperar un verano lleno de lluvias", matiza Serra.

También se espera que las temperaturas sean más altas de lo habitual, sin embargo no está previsto batir los récords del último verano: "Es difícil que tengamos unos meses tan calurosos como los de 2022, aunque puede haber olas de calor importantes, evidentemente. Lo que sí es probable es que estemos ante un verano más caluroso de lo que es habitual, pero ya hace años que nos hemos acostumbrado a este tipo de previsiones".