Abusos sexuales

Muere Jesús Linares, el pederasta de La Salle que violó a Alejandro Palomas

  • Su fallecimiento extingue la vía penal después de que la investigación de EL PERIÓDICO hubiera permitido reabrirla al hallar víctimas cuyos delitos aún no habían prescrito

Muere Jesús Linares, el pederasta de La Salle que violó a Alejandro Palomas

Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

El profesor Jesús Linares, al que una quincena de exalumnos de La Salle Premià de Mar y de La Salle Montcada acusan de pederastia, ha fallecido. Se trata del mismo docente que violó al escritor Alejandro Palomas, cuyo desgarrador testimonio hecho público a principio de 2022, permitió comenzar a desenterrar un pasado de abusos sexuales cometidos en ambos centros con total impunidad, durante décadas. Con su muerte también se extingue el proceso judicial que se había reactivado contra Linares.

La mayoría de las denuncias que se presentaron contra Linares, incluida la de Palomas, habían prescrito. Pero la investigación iniciada por EL PERIÓDICO tras la voz que levantó el escritor, permitió localizar a una quincena de nuevas víctimas, entre estas, había tres con delitos que seguían vigentes. La orden de los Germans de les Escoles Cristianes de La Salle había puesto en conocimiento de la Fiscalía los dos reportajes que publicó este diario y también ElDiario.es, que incluían las fechas y edades de las víctimas. El ministerio público requirió a los Mossos d’Esquadra que acudieran a EL PERIÓDICO y este medio puso en contacto a exalumnos e investigadores. Existían dudas sobre la vigencia de dos de las tres denuncias pero ninguna sobre la tercera.

La existencia de esta última, en el peor de los casos, bastaba para que judicialmente pudiera actuarse contra Linares, abrir una investigación que lo interrogara, tratar de alcanzar una verdad judicial, condenar al pederasta y, en último extremo, reparar económicamente a las víctimas con delitos no prescritos. Esa posibilidad se ha desvanecido con el fallecimiento de Linares, que ha extinguido la vía penal, y no deberá sentarse en un banquillo de acusados. Ha corrido la misma suerte que Arnaldo Farré, otro exprofesor, en este caso de Los Maristas de Sants-Les Corts, que ha muerto por causas naturales este verano después de haber sido acusado por sus exalumnos y de que este diario, con la cámara oculta de una de las víctimas, arrancara una confesión en 2016 que no tuvo ninguna validez judicial porque sus denuncias, como las de Linares, también estaban caducadas.

Isabel Llauger, portavoz de la institución, ha confirmado que Linares, que ya estaba muy enfermo, ha muerto en la madrugada de este viernes. Tenía 90 años. Llauger ha subrayado que, aunque la vía penal haya quedado clausurada con su defunción, cualquier exalumno que haya sufrido abusos bajo la tutela de la organización puede contactar con esta para tratar su caso.

  

Futbolero, maestro y 'enfermero'

Jesús Linares nació el 24 de desembre de 1931 en la población de Lerma, Burgos. Ha pertenecido a la hermandad de La Salle durante 68 años. Ha residido hasta sus últimos días en una residencia propiedad de la organización.

Llegó al colegio de Premià de Mar a finales de los sesenta. Era profesor de Lengua y Literatura Castellana. También era el responsable de la enfermería y el impulsor del equipo de fútbol de la escuela. Enseguida corrió entre los alumnos el rumor de que Linares los tocaba de un modo extraño. "Era un secreto a voces", remarcaron varios alumnos.

Linares fue trasladado de forma repentina al centro que la orden religiosa tiene en Montcada i Reixac (Vallès Occidental) en 1986, a pesar de que había ascendido a director solo tres años antes. Ejerció de profesor raso en aquel segundo colegio hasta el curso 2003-2004, cuando regresó al centro de Premià de Mar.

Noticias relacionadas

En ambos colegios, el profesor hizo exactamente lo mismo: usar la autoridad que le confería su grado de hermano religioso para acorralar a alumnos de los que abusó sexualmente.

Durante los cursos 75-76 y 76-77, Linares acorraló reiteradamente a Alejandro Palomas. Según la denuncia del escritor al juzgado del partido judicial de Premià de Mar, el profesor abusó de él cuando tenía entre 8 y 10 años e incluso lo violó durante una noche interminable en una casa de colonias. El escritor asegura que su familia acudió al colegio a presentar una queja formal por estos hechos y que la dirección respondió que lo arreglaría pero, a cambio, de encargarse de que no volviera a tocar a su hijo, solicitó “discreción”, subraya.