La educación en Catalunya

Los sindicatos piden aclarar qué ha pasado con los 10.000 estudiantes preinscritos que han renunciado a la FP

  • "Se han ofrecido muchas vacantes en horario inadecuado para aquel alumnado que no tenga medio de transporte", denuncia UGT

  • La Pimec reclama un mejor ajuste entre oferta y demanda y mejorar la orientación de los estudiantes

Aula de Formación Profesional en el Institut Joan d’Àustria.

Aula de Formación Profesional en el Institut Joan d’Àustria. / Zowy Voeten

3
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

El proceso de preinscripción de FP para el curso 22-23 se ha cerrado con un 98% de alumnos con plaza asignada y con 1.222 que se han quedado sin, según datos del Departament d'Educació. Paradójicamente, hay en estos momentos 16.000 vacantes en ciclos de grado medio y superior. Por el camino han caído más de 10.000 jóvenes (más de 15.000 según los cálculos de UGT y CCOO) que se habían preinscrito para cursar estos estudios.

Según los datos de la 'conselleria', en julio, tras la primera fase de asignación de plazas, había 20.083 alumnos esperando plaza. En las siguientes semanas, corrieron las listas de espera y se asignaron otras 7.000 plazas. En septiembre, eran más de 15.000 personas esperando plaza, pero de estas, solo 5.012 se presentaron a la segunda fase de asignación.

¿Qué ha pasado con esos 10.000 aspirantes? ¿En el caso de que vinieran de 4º de la ESO, han optado por estudiar bachillerato? ¿O si procedían de bachillerato, han optado por un grado universitario? ¿Era la FP un plan B? ¿O han renunciado a estudiar?

Estos son los interrogantes, por ahora sin respuesta, que el responsable de FP del sindicato UGT, Jesús Martín, quiere que el Departament d'Educació aclare. "Consideramos una necesidad analizar estos datos. ¿Cómo es posible que las 15.235 personas que aspiraban a una plaza en la primera fase de la preinscripción no se hayan matriculado?", apunta Martín, que pide a la 'conselleria' un "seguimiento individualizado de cada petición para averiguar qué ha pasado con estas personas".

Martín apunta algún factor que también serviría para explicar el hecho de que hay 16.000 vacantes. Es decir, plazas hay. Pero no han resultado del interés de los estudiantes. "Se han ofrecido muchas vacantes de tarde, en horario inadecuado para aquel alumnado que no tenga un medio propio de transporte para desplazarse en el caso de poblaciones sin un buen transporte público". A juicio del dirigente sindical, "imponer este horario fomenta a corto plazo el abandono escolar prematuro". "Es un despropósito asignar un turno horario a personas que no lo han pedido", remacha.

Así, el problema de la movilidad incidiría en las vacantes. "Si no lo solucionamos, quedarán vacantes por cubrir por la imposibilidad de los alumnos de desplazarse a esos centros", señala Martín, que recuerda que esta situación perjudica a los más vulnerables que "no pueden ni pagarse el transporte ni cubrir los gastos de residencia en localidades alejadas de su municipio".

La orientación es otro factor que sin duda juega un papel. "Tendremos que mejorarla para que no queden tantas vacantes en ciclos con una gran inserción laboral", pide Martín. Para este profesor buen conocedor de la FP, la "inexistencia de un mapa territorial provoca que haya un desencaje entre oferta i demanda". A su juicio, la "prioridad absoluta" ha de ser "el encaje entre oferta y demanda".

Ajustar oferta y mejorar la orientación

De la misma opinión son los empresarios de Pimec, que han lamentado que "más de 15.000 alumnos que querían estudiar FP no lo hayan podido hacer". Achacan esta situación a una "mala planificación" del sistema.

Noticias relacionadas

La patronal de la pequeña y mediana empresa opina que las medidas introducidas por Educació en esta preinscripción, encaminadas a dar prioridad al alumnado de 4º de la ESO, "no han sido suficientes" y opinan que "la precipitación en la toma de decisiones ha acabado retrasando la asignación final de plazas y ha podido generar un efecto disuasorio" en los aspirantes. Se refieren al hecho de que de las 20.083 personas que estaban a la espera de plaza en julio, solo 5.012 han acabado participando en la fase de admisión del 21 de septiembre. "El resto han abandonado los estudios antes de empezar ante la incertidumbre de saber si tendrían o no plaza o ante la expectativa de incorporarse a un ciclo que se inició el 7 de septiembre", interpretan.

Como los sindicatos, la Pimec insiste en la necesidad de ajustar la oferta a la demanda y de mejorar la orientación. El desajuste y la falta de orientación es lo que explicaría, apuntan, el hecho de que un gran número de plazas vacantes sea en ciclos de sectores que tienen una alta demanda de profesionales, como por ejemplo, la instalación, la electricidad, la electrónica, la sanidad o la industria alimentaria.