Investigación policial

La madre de las dos asesinadas en Pakistán ya vuela a Barcelona

  • La Policía localiza el piso donde vivieron Aneesa y Arooj Abbasc con el padre y el hermano en Terrassa

La madre de las chicas asesinadas en Pakistán, saliendo del aeropuerto de Islamabad destino a Barcelona junto a su hijo de 13 años.

4
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

Azra Shaheen, la madre de las dos chicas de Terrassa de 20 y 24 años asesinadas en Pakistán y también de uno de los presuntos asesinos, ya se encuentra rumbo a Barcelona. La mujer de 48 años y su hijo menor, de 13, emprendieron este sábado un viaje con escala en Abu Dhabi que terminará el domingo en la T1 del aeropuerto de El Prat. Una vez aterrizados, recibirán protección policial y podrán acceder a una vivienda segura. Atrás dejan una historia de terror machista: Azra Shaheen presenció el doble asesinato y estuvo secuestrada varias horas hasta que logró escapar a Islamabad.

Shaheen viaja en el vuelo EY049 hasta Barcelona en busca de protección, pero según fuentes consulares en ningún caso tiene previsto reunirse con su marido y padre de sus dos hijas, residente en Terrassa. "No quiere saber nada", cuentan fuentes consulares. Las dos hermanas estaban casadas a la fuerza con dos primos paternos de los que se querían separar. Fue precisamente el tío paterno, Muhammed Hanif, el hermano del padre, uno de los que orquestró el asesinato consumado el 19 de mayo. "La madre vio como su hijo y su cuñado tiroteaban a una de sus dos hijas, Arooj Abbas, y estrangulaban a la otra, Anees", explicó el pasado vieres el cónsul de Pakistán en Barcelona, Mirza Salman, en rueda de prensa. La mujer pudo escapar el mismo día del crimen y llegó hasta un hotel de Islamabad. Su hijo menor quedó a manos de la familia materna y ambos pudieron reencontrarse en la capital paquistaní la madrugada del jueves.

Buscando la pistola

El domingo 22 de mayo, dos días después del doble crimen, la policía paquistaní arrestó a seis personas por la muerte de las dos hermanas. Entre los sospechosos de torturarlas y matarlas están los dos maridos (primos), el hermano de las víctimas y un tío. Según fuentes consulares, los sospechosos afrontan penas de prisión que oscilan entre los 25 años y la cadena perpetua. Los hombres siguen hoy bajo custodia policial. Los investigadores solicitaron hoy más tiempo al tribunal que lleva el caso, ya que todavía no se ha encontrado la pistola con la que dispararon a las jóvenes. "Esperamos recuperar la pistola en uno o dos días y completar la investigación en los cinco días concedidos", dijo a la agencia Efe uno de los responsables al cargo de la investigación, Akhtar Hussai. Los acusados deben comparecer el próximo 2 de junio de nuevo ante el tribunal, que deberá decidir las medidas cautelares.

Allí se juzga el crimen bajo la categoría de crímen de honor. Se trata de un acto de venganza contra una afrenta a familia. En este caso, la petición de divorcio. Según datos de la ONG Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP), solo el año pasado se registraron 478 crímenes de honor en el país. Entre 2004 y 2018 esa cifra ascendió a 17.628 casos, si bien se cree que el número real podría ser mucho mayor debido a la falta de denuncias, sobre todo al tratarse de familiares.

Hallado el domicilio familiar

Paralelamente a la investigación en el país asiático, la fiscal jefa de Terrassa (Vallès Occidental) está investigando las posibles conexiones y coacciones que recibieron las mujeres en España. A petición de estas pesquisas, la Policía Nacional ha localizado el piso en el que vivía la familia, una información avanzada por 'La Vanguardia'. Al menos una de las dos hermanas huyó de casa de su padre a inicios de 2022, harta de las presiones que este ejercía, y se instaló en casa de una amiga en Cornellà de Llobregat (Baix Llobregat). Lo explicaba a EL PERIÓDICO Qaiser Khan, el empleador de la hermana mayor, Arooj Abbas, que lamentaba el terrible homicidio: "Arooj soñaba con tener una empresa en Barcelona", recordaba.

Noticias relacionadas

La Policía también habría identificado a las parejas de las chicas en Catalunya, uno de los tantos detonantes que llevaron las dos hermanas a pedir el divorcio de sus antiguos matrimonios a la fuerza. Fuentes de la comunidad paquistaní explican que los investigadores están revisando todas las llamadas que constan en los teléfonos móviles de las chicas y a partir de allí habrían llegado a dar con los dos hombres con los que mantenían una relación, además de con su entorno de amistades. Los siguientes pasos de la investigación están bajo secreto de sumario.

La madre de Aneesa y Arooj residía en Pakistán, aunque ella pasaba algunas temporadas en Catalunya. Tiene permiso de residencia y autorización para trabajar en territorio español, por lo que, con mucha probabilidad, no será necesario que inicie un expediente para tramitar asilo o protección internacional para permanecer en España. Situación similar a la de su hijo, R. F. Abbas, nacido en 2008 y con un permiso de residencia vigente para los próximos tres años. En cuanto aterricen en Barcelona serán trasladados a un piso para la atención de víctimas protegidas y accederán a los programas de atención social y psicológica de la Generalitat.