iniciativa solidaria

Música y gastronomía en La Modelo para los refugiados ucranianos

  • El Comité Català d'Ajuda al Refugiat (CCAR) y la restauradora Ada Parellada organizan en la antigua cárcel una jornada solidaria para abrir un local de acogida a refugiados ucranianos

Música y gastronomía en La Modelo para los refugiados ucranianos

JORDI OTIX

3
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

Más de 200 personas han asistido este domingo a La Modelo de Barcelona en un acto solidario organizado por el Comité Català d'Ajuda al Refugiat (CCAR) y la restauradora Ada Parellada. Cocina y música en directo han maridado para recaudar fondos de un proyecto que quiere abrir sus puertas el próximo mes de marzo. Se trata de Espai Refugi, un local donde las personas que se han exiliado de su país puedan acceder a atención psicológica, ayuda jurídica, cursos para aprender catalán y castellano o intentar buscar empleo. Un servicio que, principalmente se ha ideado para atender los más de 20.000 refugiados ucranianos que han llegado a Catalunya, pero que también contempla atender a familias de otros países en la misma situación.

"Para mí la cocina es un símbolo de acogida. Poner un plato en la mesa, cocinar para alguien, es el primer paso para dar la bienvenida", ha explicado Parellada, que no dudó en sumarse a esta iniciativa porque considera que la guerra en Ucrania es una "emergencia social". Pero, ha añadido, también la música permite dar este primer recibimiento. "Nos permite relajarnos... ¡es una fiesta!", ha comentado Parellada. Invitados por la restauradora y la oenegé, y de forma totalmente desinteresada, nueve cocineras y cinco artistas han participado en la jornada. Àngels Puntas, Anjalina Chugani, Gessamí Boada, Carme Picas, Eva Hausmann, Laura Veraguas, Sofia Janer, Saloua Loqmane, Lola Puig y Carlota Clavé han ofrecido talleres de cocina para todos los asistentes durante toda la mañana. La música la han puesto Gessamí Boada, Jhana Beat, Joan Dausà, Dàmaris Gelabert, Anaïs Vila y el grupo Pantaleó.

A lo largo del día se han hecho varios conciertos en la antigua cárcel.

/ JORDI OTIX

Un lugar para los abrazos

Noticias relacionadas

El Espai Refugi estará ubicado en la calle de Béjar y es fruto de una donación de una empresa. Aparte de ofrecer un sinfín de servicios para los refugiados, también servirá para acoger a la asociación Djerelo. Se trata de una entidad ucraniana que, tras más 15 años en la ciudad de Barcelona, por fin dispondrá de un local propio. "Nunca hemos tenido un espacio para nosotros, hacíamos las reuniones en mi casa... ", explicaba visiblemente emocionada su presidenta, Olga Dzuyuban. Le preocupa el estado emocional de los niños y las madres que están llegando a Catalunya y la necesidad que accedan a cursos para formarse o aprender el idioma. "Por fin tendrán un lugar donde encontrarse con otros ucranianos para poder hablar y sentirse abrazados", ha dicho la presidenta, que ha insistido en la necesidad de terminar el terror de la guerra. "Ni hoy, que es la Pascua ortodoxa, Putin no ha dejado de asesinar niños y civiles", ha lamentado Dzuyuban.

El director del CCAR, Jorge Jarillo, ha recordado que en Catalunya ya son más de 20.000 los refugiados que han escapado de la guerra en Ucrania, y ha insistido que aparte de la sociedad civil, es importante que las administraciones tomen cartas en el asunto para poder garantizar su acogida de forma "constante y a largo plazo". También ha insistido en que, al margen de la situación en Ucrania, son centenares los refugiados que piden asilo en España y Catalunya y no lo obtienen. En 2020, el Ministerio del Interior concedió el estatuto de refugiado al 5% de las personas que lo pidieron, aunque la media en el resto de países de la Unión Europea es del 30%.