El estado de la enseñanza en el mundo

Un nuevo informe de la Unesco avala el modelo de educación por competencias

  • El organismo internacional reclama un nuevo contrato social que transforme la educación para lograr un mundo más cooperativo

  • El directivo Sobhi Tawil aboga por implicar a los profesores "desde el principio" y valora que Catalunya ya esté "en la dinámica" de cambio

Alumnos del instituto Jaume Cabré de Terrassa, un centro que ya trabaja por competencias.

Alumnos del instituto Jaume Cabré de Terrassa, un centro que ya trabaja por competencias. / ANNA MAS TALENS

3
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

El nuevo informe sobre el estado de la educación en el mundo de la Unesco, que toma el relevo al Informe Delors de 1996, avala el modelo de educación por competencias que marcan los nuevos currículums que entrarán en vigor el próximo curso en Catalunya en aplicación de la Lomloe. Y no solo avalan, sino que van más allá, según ha explicado este martes el director de Innovación y Futuro del Aprendizaje de la Unesco, Sobhi Tawil, de visita en Barcelona para presentar las líneas generales del informe, aprobado el pasado noviembre a nivel mundial.

El trabajo da un paso adelante respecto al Informe Delors, que se preguntaba qué y cómo aprendemos y que ya planteaba la educación por competencias. Ahora, la Unesco añade otra pregunta: por qué aprendemos. Y de la idea de que la educación se debe adaptar al mundo actual se avanza hacia la de que el objetivo es que desde la educación se dé forma al mundo que queremos como sociedad.

Además, el informe Delors no tenía en cuenta dos fenómenos globales: el impacto del cambio climático y de las nuevas tecnologías. El nuevo informe, liderado por la presidenta de Etiopía, Sahle-Work Zewde, junto a 17 países y con la participación de miles de personas del mundo de la educación, se plantea que la educación juegue un papel clave en la transformación social y plantea una "invitación al diálogo sobre educación", ha subrayado Tawil, que ha hecho hincapié en la necesidad de que en ese diálogo haya "desde el principio" una implicación con todos los agentes: profesores, estudiantes, gobiernos, con toda la sociedad en general. "Se trata de forjar un nuevo contrato social que transforme la educación para transformar el mundo en las próximas tres décadas", ha resumido.

Cooperación y equidad

Basándose en la creciente desigualdad mundial, agravada por la pandemia, el informe de la Unesco plantea 5 propuestas para renovar la educación: adoptar pedagogías basadas en la cooperación, actualizar los currículums poniendo énfasis en el aprendizaje interdisciplinario, garantizar escuelas inclusivas, crear oportunidades educativas a lo largo de la vida y en espacios diversos más allá de la escuela y dar relevancia al papel del profesor.

El modelo pedagógico y los currículums son dos piezas clave de ese contrato. Sobre el primero, Tawil ha explicado que el informe Unesco apuesta por la pedagogía de la cooperación y la solidaridad frente al modelo tradicional basado en la competitividad y en los ránkings. Ha valorado positivamente que Catalunya esté ya "en la dinámica" de esta transformación que promueve la Unesco por la mejora de la calidad de la educación.

"No es un sueño ni una moda"

El directivo de la Unesco y responsable de la iniciativa Futures of Education que ha impulsado el informe, ha admitido que, como en Catalunya, en todo el mundo hay docentes reticentes a cambiar la manera de enseñar y evaluar, pero ha asegurado que este modelo competencial y cooperativo es el camino. Y así se lo plantearán el próximo septiembre a los jefes de Estado y de gobierno a los que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, convocará a una cumbre mundial sobre educación.

Noticias relacionadas

"Pediremos a los países compromiso con esta transformación de la educación", ha señalado Tawil. En este sentido, el presidente de Catesco, Eduard Vallory, ha subrayado que esa cumbre demuestra que el modelo educativo que promueven los informes de la Unesco "no es un sueño ni una moda, es un reto mundial".

Tawil ha insistido en implicar a los profesores. "Se debe implicar a los profesores en cualquier diálogo o discusión sobre educación. Claro que habrá resistencias, la resistencia al cambio está en la naturaleza del ser humano. Pero cuantos más profesores impliquemos en la transformación, menos resistencia encontraremos", ha pronosticado.