El impacto de ómicron

El 65% de las residencias catalanas, con coronavirus

En la última semana han fallecido 42 personas en centros residenciales de la Generalitat, casi el doble que la semana anterior / Drets Socials cambia las normas para frenar la falta de personal en los geriátricos eliminando las cuarentenas de los casos estrechos

Pepita Duch, de 97 años, la primera tarraconense en recibir la vacuna Pfizer, en la residencia Mare de Deu de la Mercè de Tarragona, el pasado 18 de enero.

Pepita Duch, de 97 años, la primera tarraconense en recibir la vacuna Pfizer, en la residencia Mare de Deu de la Mercè de Tarragona, el pasado 18 de enero. / Acn / Departament de Salut

2
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

Más de la mitad de las residencias de la tercera edad en Catalunya tienen un brote de coronavirus. Son el 65% de los centros, cinco puntos más que la semana anterior. También suben los fallecimientos y los ingresos hospitalarios, que se sitúan en 42 y 115 respectivamente. Hay más de 2.000 profesionales infectados, son 600 menos que la semana anterior. Estos datos los ha facilitado esta tarde la conselleria de Drets Socials, que además ha cambiado los protocolos en las residencias para que los residentes confinados puedan tener visitas y los profesionales que sean contacto estrecho de un positivo no guarden cuarentena.

Según último balance de la Generalitat, que cuenta los casos de la semana pasada, el 65% de los geriátricos tienen brotes de coronavirus. En el 32% de los centros son brotes nuevos y descontrolados (siete puntos más que la semana anterior) y en el 33% el brote ya está bajo control. Esta semana pasada fallecieron 42 personas que vivían en residencias (ya fueran de ancianos o de personas con discapacidad), son 17 más que los datos de la semana anterior. También crecen los ingresos al hospital que pasan de 80 a 115.

Falta de personal

La situación actual nada tiene que ver con la primera ola de la pandemia, cuando había más de cien defunciones diarias. Esta vez el problema en los centros es la falta de personal. La semana pasada hubo 2.600 profesionales infectados (esta vez son 2.080) pero el problema ocurre cuando todos los trabajadores del mismo turno tienen que hacer cuarentenas y confinarse también. De hecho, la Generalitat dice desconocer el número de profesionales de baja, aunque las patronales y los sindicatos ya avisaban a inicios de mes que podrían ser cerca del 30% de las plantillas, algo que ponían en riesgo la atención más básica.

Noticias relacionadas

"Se va a ampliar la brecha de la desatención", avisa el director de la residencia Les Fonts de Terrassa y presidente de la asociación e directores de residencias, (ASCAD), Andrés Rueda. Cree que los datos que ofrece la 'conselleria' son inferiores a la realidad, y asegura que se están catalogando residencias 'naranjas' en vez de 'rojas' para no crear alarmismo social.

Nuevo protocolo

Hoy mismo la Generalitat ha vuelto a cambiar los protocolos y ha establecido que los trabajadores de las residencias que sean contactos estrechos de un positivo sólo harán cuarentenas cuando ellos también sean positivos a través de un test PCR. Esta nueva norma, además, establece que los residentes que estén aislados e infectados podrán recibir visitas de máximo dos personas, en espacios individuales y con mascarillas FFP2. Y que si son asintomáticos podrán estar en espacios comunes y hacer salidas. "De repente, hemos dejado de ser búnqueres para ser burbujas de infección. Con estas medidas asumimos más contagios y mas diseminación. No digo que sean malas, digo que subirán. Pero el problema es que nos faltan manos, no hay personal para contratar", insiste Rueda.