Debate lingüístico en Catalunya

Ana Losada: "La familia de Canet no quiere solo el castellano, quiere las dos lenguas"

  • "¿De qué se trata de proteger el catalán o de excluir el castellano? Hay que tener sentido común. Los extremos son malos"

  • "Las sentencias que reconocen el derecho a estudiar en castellano no vienen de ninguna ley de educación, emanan de la Constitución"

Ana Losada.

Ana Losada. / Robert Ramos

12
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

Ana Losada es presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) de Catalunya, entidad que fundó en 2014 a raíz de su propio caso, cuando reclamó la enseñanza en castellano para su hija, que cursaba P-3. Desde entonces, ha asesorado a un centenar de familias que en los últimos 10 años han recurrido al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) para reclamar que parte de la educación que reciben sus hijos en la escuela sea en castellano. El último caso conocido es el de la familia de Canet de Mar, caso que se ha convertido en un fenómeno mediático que trasciende ya el ámbito educativo. Losada asegura que las familias como la de Canet lo único que quieren es "normalidad", que se aplique el bilingüismo, que no la inmersión, y que se respeten los derechos de "todos" los ciudadanos.

¿Le ha sorprendido la reacción de protesta de las familias de Canet contra las cautelares del TSJC?

No era la primera vez que se producían estas protestas. Pasó en 2015 en Balaguer, donde el acoso fue mucho peor, y en Mataró, y en 2017, en Castelldefels. En Canet no se ha llegado al nivel de Balaguer, donde el director del centro filtró la identidad de la familia. Esta tenía un negocio que se hundió a raíz del caso. Se quedaron sin clientes. La diferencia es que allí no hubo el eco mediático que ha habido en Canet.

Las familias de Canet aseguran que no son anticastellano. De hecho, muchas son castellanohablantes. ¿No les cree?

No es cuestión de creer o no. Yo me remito a los hechos. Dicen que no son anticastellano, pero recogen firmas para saltarse las medidas cautelares y para que sus hijos no tengan ninguna asignatura en castellano. Y yo no he visto, y espero no verlo, a ningún colegio recogiendo firmas en contra del catalán.

¿Le constan amenazas directas a la familia del niño de P5-A del Turó del Drac más allá de los mensajes en Twitter?

En las redes ha habido amenazas. La intención es lo que cuenta. No sabes si es el mensaje de un loco o si alguien va a pasar a la acción. Las amenazas eran reales. ¿Cómo sabes si las van a ejecutar o no? Canet es un pueblo pequeño y por descarte puedes suponer quién puede ser. Me gustaría pensar que no va a ocurrir nada. Aquí lo grave es que se está amenazando a gente solo por reclamar sus derechos, que unos padres piden una cosa y se produce una reacción de una agresividad fuera de lo común. No es normal, por ejemplo, plantearse sacar a tus hijos de la escuela y dejar solo a ese niño. ¿Qué pensaríamos si eso lo hiciéramos respecto a un niño LGTBI? Pues que es discriminación y que esos padres son unos sinvergüenzas. El nivel de ético esta bajo mínimos. Yo reprocho a los padres que abrieron un perfil en Twitter la manera en que gestionaron ese perfil, que no censurasen comentarios fuera de tono que eran auténticas burradas.

¿El niño se ha mantenido ajeno a todo? ¿Está tranquilo?

Sí, el niño va tranquilo al cole y no se ha sentido mal. Aunque son niños de P-5, ven movimiento en la puerta del cole, pancartas, a los Mossos, pero tontos no son. Pero el niño está bien.

¿Cómo se están ejecutando las medidas cautelares? ¿Están satisfechos?

-No. No se están aplicando correctamente. De acuerdo que estamos hablando de una clase de P-5, pero se han elegido actividades muy lúdicas (psicomotricidad, música y el espacio 'Racons de joc'). Hemos hecho una propuesta para que ese 25% se aplique en actividades más ordinarias, como lectura o expresión oral. Estamos a la espera de la respuesta del centro y de la decisión del TSJC. Creo que tendremos respuesta después de las vacaciones de Navidad, sobre la segunda semana de enero.

Todas las familias de Canet pedían velar por la convivencia. Y la familia demandante apela a recuperar el buen ambiente. ¿Cree que está en peligro la convivencia?

Hoy las cosas están más calmadas. Y tengo la esperanza que siga así. Me alegro de que todas las familias apuesten por la convivencia porque nuestra familia no fue la que acudió a los medios de comunicación, ni puso pancartas ni fue a una manifestación. El resto, sí. Pero si todos ven la necesidad de mantener la convivencia, bienvenido sea eso. La convivencia tiene reglas para todos. Todos estamos sometidos a la ley y la regla máxima es la Constitución, que dice que las sentencias y las cautelares se tienen que cumplir. Catalunya es una comunidad bilingüe, y el modelo educativo es bilingüe, no de inmersión. Por eso los jueces nos dan la razón. Nuestra familia no ha dicho que solo quiere el castellano. Quiere las dos lenguas. Es bueno decirlo. La convivencia, la ley y los derechos deben ser para todo el mundo.

¿Para cuándo esperan la sentencia sobre Canet?

En un año tendremos sentencia. Y será para anular el proyecto lingüístico.

¿No cree que el tema ya trasciende lo educativo y que se está politizando por ambos lados?

En Catalunya todo es política. ¿Por qué quiere el Govern que no se estudie en castellano? No hay razones pedagógicas. ¿Por qué quieren los padres que sus hijos aprendan castellano y catalán? Porque son lenguas maternas y oficiales, las dos. ¿Eso es política? Lo de la Generalitat es política. Lo nuestro son derechos. A quienes reclamamos enseñanza en castellano nos quieren privar de ese derecho. Y no hay razones pedagógicas para hacerlo. En otras sociedades bilingües, esto no pasa. Y no pasa porque no marginan a una de las lenguas. Aquí hablan de convivencia lingüística y de cohesión, pero se apoyan en el silencio de muchos. Lo de no quejarnos ya se ha acabado. Estamos en una sociedad abierta, democrática y bilingüe y lo normal es reivindicar derechos como los que pedimos. La reacción visceral es la de los partidos nacionalistas. La posición extrema es la de quienes amenazan y acosan. Yo no he visto a gente del PP, Cs o Vox amenazar a nadie en Canet. Es muy grave que la portavoz del Govern salga en una rueda de prensa a apoyar a las familias anticautelares.

La visión del tema varía según se vea en Madrid o en Catalunya.

En los medios de Catalunya, los temas que afectan a castellanohablantes no se dan o son secundarios. En el resto de España es cierto que lo tratan de otra manera. Ni una cosa ni otra es buena. En Catalunya, todos apoyan la inmersión y ridiculizan a quienes defendemos nuestros derechos. Nadie nos llama para debates o para dar nuestra opinión ¿Qué pasa, que somos ciudadanos de segunda?

Usted ha asesorado a un centenar de familias. ¿Cuántos casos siguen vivos?

Hemos asesorado a muchas familias, pero muchas no han llegado a los tribunales porque cuando toca recurrir al TSJC tienen miedo. Hay un centenar que han llegado al TSJC. Y eso supone que hay unos 2.500 niños --los niños afectados y sus grupos clase--, y es una cifra que digo a la baja, que reciben un 25% de las clases en castellano. Es falso lo que dice la Generalitat de que solo hay 20 casos. En Castelldefels, por ejemplo, tras la denuncia de dos familias y la posterior sentencia del TSJC, el centro (concertado) decidió aplicar el 25% en todo el colegio. Y no ha habido problema.

Un centenar de familias frente a un millón y medio de alumnos escolarizados en Catalunya.

¿Cuántas niñas negras empezaron a ir al colegio en EEUU? Eran pocas. Y se decía que las dejaran solas. ¿Porque sois pocos no tenéis derechos? El castellano tiene los mismos derechos que el catalán. Y lo que piden las familias es justo. Todos los niños catalanes tienen derecho a dominar el castellano. Es un derecho de todos. Por eso los tribunales nos dan siempre la razón. Aquí lo que hacemos es reclamar unos derechos. Y no es en contra de los derechos de los otros. Es una diferencia importante.

A su juicio, ¿los alumnos catalanes no dominan el castellano?

Para dominar cualquier lengua, tienes que ponerla en práctica. Si no la estudias en Infantil y la arrinconas en la primaria, la ESO y el Bachillerato, no podrás practicar y dominar esa lengua en registro estándar oculto. Los analfabetos también hablan. No se trata de eso. Se trata de tener un conocimiento profundo y un dominio de la lengua. Y ¿cómo la enseñas? En Catalunya, los concursos literarios en las escuelas se tienen que presentar en catalán, los trabajos de investigación de bachillerato, también. Los comunicados a las familias se hacen solo en catalán. Y aquí hay dos lenguas.

¿Qué opina del informe del Consell d'Avaluació que ha detectado un retroceso en el uso social del catalán entre los estudiantes catalanes en beneficio del castellano?

Todos los datos de la Generalitat los pongo en cuarentena. Pero vamos a darlos por buenos. Pregunto entonces si la inmersión era para que los niños dominaran el catalán o para que renunciaran a su lengua materna. No sé por dónde va la Generalitat a abordar el tema del uso social de la lengua. Pero la culpable es la propia Generalitat. Lo quiere todo en catalán y pretende también que los niños entre ellos hablen en catalán. Y la lengua se ve entonces como imposición. La escuela hoy transmite que hay que elegir una lengua. Y aquí hay dos lenguas. El principal peligro es cómo actúa la Generalitat. Que se lo planteen. Hablan ahora de las cuotas de catalán en Netflix y de la influencia de las plataformas en castellano. ¿Qué tenemos que hacer, poner puertas al campo, prohibir? Eso no significa que no se deba proteger al catalán. Por supuesto que hay que proteger la lengua. Pero, por ejemplo, el 70% de ayuntamientos catalanes excluyen el castellano en los concursos literarios. Y eso pasa en una sociedad bilingüe donde la lengua mayoritaria es el castellano. ¿De qué se trata de proteger el catalán o de excluir el castellano? Hay que tener sentido común. Los extremos son malos. Claro que hay que proteger el catalán, pero no pisoteando los derechos del castellano. Hay que demostrar que se valora la riqueza lingüística.

Los expertos apuntan que en realidad ya se aplica un 25% de castellano en las escuelas. Que muchos profesores dan las clases en esa lengua.

No me lo creo. Que no se burlen de nosotros. Los proyectos lingüísticos de los centros, los directores, los inspectores exigen a los profesores que hablen en catalán. Y cuando hablamos del 25%, hay que pensar que eso no incluye el material escolar. ¿Dónde están los libros de texto en castellano? En ningún sitio. En los centros que se aplica el 25%, los profesores usan fichas en lugar de libros de texto.

La actual ley de educación vigente, la Lomloe, no prevé cuotas. ¿Cómo afectará la 'ley Celáa los casos del 25%?

Las sentencias que reconocen el derecho a estudiar en castellano no vienen de ninguna ley de educación. Emanan de la Constitución. Por tanto si la Generalitat apela a la legalidad vigente lo que hará para perder tiempo. Es una estrategia sin recorrido. Y hay que recordar que la cuota dle 25% la empezó a fijar el TSJC ante la falta de respuesta de la Generalitat. El tribunal preguntó a la Generalitat, que aunque reconoció que el sistema educativo catalán es de dos lenguas, se negó a dar un porcentaje. Como no respondió, el TSJC fijó el 25% basándose en una ley belga de un conflicto similar de 1968.

¿Qué previsión hace de la aplicación de la sentencia del 25% a todos los colegios de Catalunya?

Cuando venzan los dos meses de plazo de aplicación, que se cumplen entre finales de enero y principios de febrero, la Generalitat deberá aplicarla y el Gobierno de España exigir su cumplimiento. Si no lo hacen, será desobediencia al tribunal. Si eso ocurre, será la hora de que los ciudadanos pasemos a la acción. Es lo que va a ocurrir. Estamos ya preparando la estrategia. Es importante que la petición a los tribunales esté legitimada.

¿Cómo entiende el bilingüismo?

Lo de la Generalitat no es bilingüismo. Para ellos la única lengua es el catalán y el castellano es una lengua añadida que requiere pocas horas. Bilingüismo es respeto a las dos lenguas y a los derechos de catalanohablantes y castellanohablantes. No hemos oído nunca, por ejemplo, al 'president' dar parte de un discurso en castellano. Nosotros pedimos normalidad. La inmersión es una lengua. Eso no es bilingüismo.

¿No deberíamos preocuparnos por el nivel de inglés de los niños?

También. Hicimos un estudio sobre el tema y, comparando datos entre comunidades autónomas, vimos que Catalunya está a la cola en inglés. No tenemos un plan de introducción del inglés como asignatura de contenido. Es impropio de una comunidad que a nivel socieconómico está a la cabeza. Asturias, por ejemplo, nos da mil vueltas. Y ya no hablo de Madrid. En pandemia, también analizamos los sistemas educativos de las diferentes autonomías, y Catalunya era de las peores, en recursos digitales y en clases on-line. La Generalitat habla de modelo de éxito y te tienes que reír. No sé dónde ven el modelo de éxito.

Noticias relacionadas

Usted empezó en esto por su hija. ¿Qué balance personal hace?

Sí, en 2014. Mi hija iba a P-3. Ahora está en 2º de la ESO. En la guardería ya vi cosas que no me parecían bien y me impliqué. Yo recuerdo que cuando estudiaba estaba contenta y orgullosa de tener dos lenguas. Quiero que mi hija sienta lo mismo. Hago un balance positivo. He hecho lo mejor para mi hija. Hubo momentos duros porque tuve oposición de unos pocos y el silencio de muchos, que es lo que más me dolió. Pero estaba convencida de lo que hacía. Ahora, hubo un curso que no la invitaron ni a una fiesta de cumpleaños. Luego hubo padres que me dieron las gracias. Este curso, cuando comenzó 2º de la ESO, había compañeros nuevos en la clase y un día mi hija me comentó que una niña le había preguntado si 'es por culpa de tu madre que damos Historia en castellano'. Le dije que le respondiera: 'Es gracias a mi madre'.