30 muertes en lo que va de año

El 70% de los asesinatos machistas de 2021 se han producido en los últimos tres meses

  • La lacra vuelve a repuntar trágicamente, tras el fin del estado de alarma

  • La delegada del Gobierno liga el aumento de casos al negacionismo de Vox

Manifestación contra la violencia machista en Madrid.

Manifestación contra la violencia machista en Madrid. / DAVID CASTRO

3
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

Los crímenes machistas continúan disparados. Como el pasado mayo, a raíz de la derogación del estado de alarma, cuando murieron más mujeres en 30 días que en los cuatro meses anteriores, los asesinatos han vuelto a repuntar. Los dos últimos, en Cambrils (Tarragona) y Rincón de la Victoria (Málaga), elevan la cifra en lo que va de año a 30, con un reparto muy desigual a lo largo de 2021. En los últimos meses han ocurrido el 70% de los casos, 21, tras el fin del confinamiento para combatir la epidemia de coronavirus. 

Pamela Salgado tenía 25 años y había denunciado previamente a su pareja, que tenía una orden de alejamiento. El pasado viernes por la mañana, según la investigación, ambos mantuvieron una discusión en la vivienda de ella. Después, el presunto agresor, que se encuentra en prisión provisional, estuvo dos horas en un bar, volvió a la casa y asesinó a Delgado. El acusado señala que no regresó al chalet hasta el final de la tarde, encontró a la víctima tendida en el suelo y llamó a emergencias. Sin embargo, el fiscal y el juez aprecian indicios de que la mató. El cuerpo presentaba signos de estrangulamiento. 

Oxana, de 36 años, vivía con su pareja desde hacía unos meses en Rincón de la Victoria. En la madrugada del pasado lunes, dos agentes de la Policía Local paró a ambos por la calle, después de que él le pusiera el brazo en la cintura y ella lo rechazara, pero tras entrevistar a ambos no apreciaron ningún delito. Horas más tarde, su cadáver aparecía, con quemaduras, junto a un carril de una pedanía cercana. 

Consecuencias de la desescalada

El pasado año hubo 48 asesinatos por violencia machista, la cifra más baja desde 2003, cuando comenzó la contabilidad oficial. La tendencia descendente continuó en la primera parte de 2021, pero entonces llegó el fin de la alarma y todo cambió. Los crímenes volvieron a repuntar. Según la mayoría de responsables políticos y los especialistas, el confinamiento provocó que muchos maltratadores pudieran controlar a sus parejas, factor que explica la caída. “Con la desescalada, los agresores perciben pérdida de control y aumentan los asesinatos”, dijo la ‘consellera’ de Igualtat y Feminismes, Tània Verge, en una reciente entrevista con este diario

Ante la nueva oleada de casos, el Gobierno central aprobó la semana pasada un catálogo de medidas urgentes contra la violencia de género, sin dotación económica, que incluye iniciativas como la creación de una ventanilla única para facilitar los trámites a las víctimas y favorecer la detección de casos en los centros de salud, algo que los expertos llevaban tiempo reclamando. Un 80% de las asesinadas por su pareja o expareja no habían presentado ninguna denuncia, dentro de un complejo conjunto de motivos como la desconfianza en el sistema, el miedo por su vida y la de sus hijos o no ser conscientes del peligro que corren. Pero muchas sí habían acudido al médico de familia, una figura que puede ser importante a la hora de descubrir el problema. 

Los 30 crímenes cometidos este año, 21 en los tres últimos meses, han dejado a 13 menores huérfanos. Más de la mitad de las mujeres asesinadas, 16, eran extranjeras. Sin embargo, los agresores eran mayoritariamente españoles: un 83%. Una cuarta parte se suicidó, por lo que no podrán ser juzgados. 

“Hombres envalentonados”

Noticias relacionadas

Tras los casos de los últimos días, casi todos los responsables públicos condenaron los asesinatos, insistiendo en el “horror” que suponen, subrayando la necesidad de que toda la sociedad actúe y recordando que el teléfono 016 asiste a las víctimas las 24 horas del día. La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, hizo este jueves todo eso, pero también fue más allá. 

Rosell vinculó la actual escalada de casos a “hombres envalentonados e indignados con el feminismo” y al negacionismo de la violencia machista por parte de algunas formaciones políticas de extrema derecha, en referencia a Vox. "Se está presentando a los hombres como víctimas de una legislación, víctimas del sistema, y además se está fomentado el silencio de las mujeres, el no creer a las mujeres, y por lo tanto siendo cómplices de su violencia. Esa responsabilidad política está ahí", dijo Rosell en la Ser, donde también criticó el “menor compromiso” de algunas comunidades, como la de Madrid, que no ejecutan todos los fondos asignados para luchar contra esta lacra. La autonomía que preside Isabel Díaz Ayuso negó este hecho y denunció que una parte importante de ese dinero llega bien entrado el año.