Polémicas declaraciones

El obispo de Canarias aparta al padre Báez por culpar a la madre de las niñas asesinadas en Tenerife

  • El prelado también prohíbe que el párroco opine en sus redes sociales

 Fernando Báez Santana, conocido como el padre Báez. 

 Fernando Báez Santana, conocido como el padre Báez.  / EL PERIÓDICO

3
Se lee en minutos
La Provincia

El obispo de Canarias, José Mazuelos Pérez, ha tomado como medida cautelar apartar al sacerdote Francisco Báez de sus funciones en la Iglesia de Las Nieves (Gran Canaria) y este ha presentado su renuncia como párroco.

En un comunicado, la diócesis ha explicado que se ha cerrado así la investigación previa sobre las declaraciones del sacerdote sobre el caso de las niñas de Tenerife y su madre.

De esta manera, el decreto toma como primera medida cautelar apartar a Báez de su oficio de Párroco de Ntra. Sra. de las Nieves, en la localidad grancanaria de Lomo Magullo y de encargado de los lugares de culto anejos: San Francisco de Asís, en Cazadores y San José en Las Breñas.

Mientras, la segunda medida cautelar es la prohibición de participar públicamente en la Santísima Eucaristía y la tercera la de no hacer, en su condición de sacerdote, manifestaciones y declaraciones en medios de comunicación o a través de redes sociales.

Todas estas medidas fueron notificadas formalmente este miércoles al sacerdote, quien después de firmar la correspondiente acta por la que se daba por notificado, presentó por escrito al obispo su renuncia al oficio de párroco, la cual fue aceptada.

Finalmente, el obispado ha recordado que en estos momentos queda abierto un proceso judicial canónico a Fernando Báez.

Báez: un cura marcado por la polémica

Las declaraciones realizadas por Fernando Báez Santana, más conocido como el padre Báez, en las que culpaba del asesinato de Anna y Olivia a la “infidelidad” de la madre las niñas, Beatriz Zimmermann, traspasaron las fronteras canarias. La Fiscalía decidió de oficio abrir diligencias de investigación para determinar si las manifestaciones realizadas la pasada semana por el padre Báez en diversos medios de comunicación y redes sociales "merecen la calificación de infracción penal". En la noche del domingo pasado, la Diocésis de Canarias rechazó esas manifestaciones. "Rechazamos y desautorizamos dichas opiniones personales que no reflejan los sentimientos de esta comunidad eclesial.

Antes de esta última polémica, Báez tuvo otras. Las más recientes, la de enero de este año, en plena pandemia y con restricciones sanitarias, cuando fue a la formación geológica grancanaria de Roque Bentayga con un grupo de 20 personas, se quitó la mascarilla en varias ocasiones y no guardó la distancia de seguridad para evitar la propagación del covid-19 en una zona además de acceso prohibido por el riesgo de desprendimientos.

Y en octubre de 2019, otra de sus polémicas: una mujer denunció a Fernando Báez ante la Guardia Civil por presuntamente agredir a su hijo de 17 años durante la visita de la Virgen del Pino al municipio de San Mateo. La madre del joven informó de este suceso a través de su cuenta de Facebook, adjuntando fotografías en donde puede apreciarse las marcas de los supuestos golpes en el cuello. Unas acusaciones que el propio Báez calificó como falsas y aseguró no haber recibido ninguna notificación por parte de la Fiscalía.

Noticias relacionadas

El Obispado publicó el pasado domingo un comunicado en el que rechazaba las declaraciones del sacerdote. Y como Báez continuó a principios de esta semana confirmando sus opiniones en nuevas publicaciones en sus redes sociales respecto del suceso de las niñas de Tenerife, el obispo de la diócesis de Canarias, José Mazuelos, volvió a remarcar el martes su "rechazo tajante" hacia esas opiniones. Las palabras del sacerdote "han sido muy desafortunadas y han ido en contra de la doctrina de la Iglesia", declaró en la inauguración de un nuevo centro de salud mental de la orden de San Juan de Dios. "Es la gota que ha colmado el vaso", afirmó.

Mazuelos declaró que "para la iglesia no hay motivo ni justificación para un crimen vicario. El único culpable de lo ocurre es el que ha matado". Subrayó, además, que la Iglesia "en la vida va a justificar una muerte de unos menores por una infidelidad" y recordó que ya el pasado domingo la Diócesis de Canarias emitió un comunicado en el que dejaba claro que se desmarcaba de las afirmaciones del párroco.