Webinar BBVA y Sanitas

La digitalización de la sanidad se acelera por la pandemia

Las herramientas de salud digital, que fueron clave para atender a pacientes durante los momentos de mayor auge del covid-19, han llegado para quedarse

Resumen del webinar Salud que suma. / El Periódico

Se lee en minutos

Guillem Tapia

A raíz del covid-19 la población es más consciente del valor de la salud. No es de extrañar si tenemos en cuenta que el 23,4% de los españoles ha tenido “mucho o bastante miedo de morir” a causa de la pandemia, según un estudio del CIS del pasado marzo. “Justo ahora se cumplen 14 meses desde que la OMS dio al coronavirus el rango de ‘pandemia global’. Está siendo un camino largo, pero nos ha servido para darnos cuenta de la importancia que tiene el sector sanitario y la propia salud”, dijo Montse Baldomá,  periodista de EL PERIÓDICO,  como pistoletazo de salida al webinar Salud que suma, organizado por BBVA y Sanitas

En el encuentro participaron diversas voces autorizadas en materia sanitaria, y una de las conclusiones a las que llegaron todos los ponentes es que la digitalización de la salud es imparable. “Ya antes del covid-19 la telemedicina era una tendencia en auge, pero no cabe duda de que el proceso se ha acelerado mucho. En nuestro caso, las visitas online han pasado del 9% al 15% en tan solo un año”, señaló José Luis Buil, director regional zona noreste de Sanitas Seguros. El porcentaje todavía está lejos del hasta 70% de consultas online que pronostica Deloitter para el 2025, pero el crecimiento es innegable. 

“La medicina digital facilita el diagnóstico precoz y el seguimiento. Además, nos permite tomar decisiones con mucha más precisión y sirve para que el paciente esté mejor informado, y eso refuerza su compromiso en su autocuidado”, recalcó César Morcillo, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Sanitas CIMA, durante el encuentro. El doctor también destacó que estos seguimientos telemáticos son muy útiles a la hora de tener controladas patologías como las arritmias o la hipertensión, así como para monitorizar embarazos. “Aunque pueda parecer contradictorio, la medicina digital es muy humana porque acerca a las personas”, alegó Morcillo. 

En este mismo sentido, José Luis Buil de Sanitas profundizó un poco más sobre los beneficios de la virtualización de la medicina. “Gracias a las herramientas digitales los clientes tienen acceso a su doctor desde el móvil y disponen de programas personalizados de nutrición, psicología o entrenamiento personal”, explicó el directivo. Buil también apuntó que “algunas de las enfermedades más comunes tienen que ver con hábitos de vida que se pueden cambiar” y destacó que las aplicaciones móviles pueden ser de gran ayuda en este sentido. 

Un motor económico

Además de acelerar la digitalización del sector sanitario, la pandemia también ha servido para reforzar el perfil del sector sanitario como motor económico. Francisco Rey, director comercial de BBVA Seguros, ofreció algunos datos que lo ilustran: Entre 2009 y 2019 el sector sanitario supuso algo más del 4% del PIB anual en España, mientras que en el 2020 este porcentaje se elevó hasta el 6%. Otro dato muy elocuente es que, mientras que el pasado ejercicio se produjo un descenso general del 2,1% en la afiliación a la Seguridad Social, la afiliación aumentó un 3,7% en el sector sanitario. “Se ha producido un claro reforzamiento del sector en términos de personal, suministros y material”, indicó Rey. 

En el caso de la contratación de seguros de salud, también se ha producido un repunte importante. Concretamente del 5%, siendo el tipo de pólizas que más creció durante el pasado ejercicio. “El seguro de salud debe ser cercano al cliente y debe ir más allá de un recurso al que únicamente acude cuando está enfermo. Debemos ofrecer prevención, y para conseguirlo es esencial apoyarse en la tecnología”, analizó Francisco Rey. En este contexto se enmarca la alianza entre BBVA y Sanitas mediante la cual ambas compañías desarrollan y comercializan conjuntamente seguros de salud desde el 2006 y por la cuál continuarán haciéndolo hasta al menos el 2033.

Lo cierto es que la digitalización de la sanidad empieza a abrirse paso, especialmente en el sector privado. “Las herramientas digitales fueron esenciales durante los momentos más duros de la pandemia y sin ninguna duda acabarán asentándose”, aseguró José Luis Buil, director regional zona noreste de Sanitas Seguros. Buil también destacó que el papel de las aseguradoras en general durante la pandemia “fue el de acompañar a sus clientes para que no se sintieran solos” y, en el caso de Sanitas en particular, destacó que el grupo siguió prestando la cobertura por covid-19 -a pesar de que al ser una enfermedad catalogada como pandemia estaba eximida de hacerlo en la mayoría de los casos- y activó las videoconsultas a todos los clientes independientemente de que las tuvieran o no contratadas. 

Ahora, una vez superada la peor parte de la crisis sanitaria del coronavirus, las consultas virtuales siguen siendo muy útiles porque permiten acortar los tiempos de espera, sobre todo en el caso de los especialistas, con los que a menudo se puede agendar una cita online en el plazo de un día. En el caso de Sanitas, esto es posible gracias a los 3.000 médicos que colaboran con el grupo ofreciendo consultas a distancia

Los avances tecnológicos de los últimos años permiten, además, que las prestaciones que ofrece la telemedicina vayan más allá del servicio ambulatorio. “Puedes estar ingresado en tu casa y que el centro te monitorice a través de wearables (dispositivos vestibles)”, señala Buil, quien no obstante deja muy claro que las herramientas digitales son “complementarias, no sustitutivas” a la medicina convencional. 

César Morcillo, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Sanitas CIMA, señaló que “la hospitalización a domicilio lleva muchos años existiendo” y que, simplemente, gracias a la digitalización “es más fácil hacer el seguimiento de patologías que antes se debían controlar en un entorno hospitalario”. Para ello, eso sí, es imprescindible que el paciente cuente con la infraestructura y los dispositivos adecuados en su casa, como pueden ser básculas inteligentes, pulsómetros o pulsioxímetro, aclaró el doctor. 

Colaboración público-privada 

Otro de los puntos en el que coincidieron los tres panelistas fue el de “la importancia de la colaboración público-privada”. “Los seguros de salud complementan el excelente sistema de salud pública que tenemos y aportan digitalización, acortan plazos de pruebas y dan la posibilidad de elegir médico”, apuntó Jose Luis Buil de Sanitas. Durante 2020 esta colaboración se llevó incluso un paso más allá, y se tradujo en el cuidado de pacientes de covid-19 en hospitales privados tras ser derivados de la sanidad pública. “La colaboración público-privada ayudó a salvar muchas vidas ”, afirmó Buil. 

Noticias relacionadas

“Hemos vivido un año excepcional en el que se ha demostrado la importancia de la salud. El sistema sanitario está cumpliendo con nota pero a cambio de un esfuerzo y cansancio que va mucho más allá de lo recomendable”, valoró César Morcillo. Con el proceso de vacunación en una fase relativamente avanzada, Morcillo considera que será clave combatir las secuelas -físicas y mentales- que ha dejado el covid-19, y para ello la aplicación de tecnología en la medicina será fundamental. 

Técnicas médicas futuristas

“¿Realmente es fiable que me midan las constantes vitales a través de la cámara de mi teléfono móvil?” Esta fue la pregunta que realizó un espectador del webinar Salud que suma, organizado por el BBVA y Sanitas a César Morcillo, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Sanitas CIMA. La respuesta del doctor fue contundente: “La precisión de este sistema es del 95% y hay muchos estudios científicos que lo corroboran”


Morcillo explicó que la tecnología que se usa en estos casos es la fotopletismografía, la misma que se utiliza en los pulsioxímetros, y funciona a través de la emisión de un haz de luz que atraviesa la piel para detectar la circulación de la sangre. De esta forma se consiguen medir parámetros como la frecuencia cardiaca, el flujo sanguíneo o la frecuencia respiratoria. 


Otro usuario inquirió a Morcillo sobre la posibilidad de que haya un repunte de otras patologías que no han podido ser atendidos en los meses de pandemia. El doctor lo consideró improbable y aseguró que las dolencias más graves se siguieron tratando incluso en los momentos de mayor auge del covid-19 y, en el caso de las menos graves, han sido bien atendidas a través de videoconsultas.