Reunión del Procicat

Catalunya desplegará la noche del sábado un dispositivo policial similar al de Nochevieja

Control de los mossos el pasado 9 de abril en la C-31.

Control de los mossos el pasado 9 de abril en la C-31. / Álvaro Monge

Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Catalunya desplegará en todo el territorio, a partir de las 00.00 horas de la madrugada del domingo 9 de mayo –cuando termina el estado de alarma y, con él, el toque de queda y el cierre perimetral de la comunidad– y hasta las 08.00 horas, un dispositivo policial "muy similar" al de la noche de una verbena de Sant Joan o de una celebración de Fin de año, según ha explicado el comisario de los Mossos d'Esquadra, Joan Carles Molinero.

La última noche de toque de queda será la de este sábado 8 de mayo. Y será una noche anómala. A las 22.00 horas entrará por última vez la prohibición de salir a la calle, como ha ocurrido desde el pasado 25 de octubre. Pero dos horas después, a las 00.00 del domingo, acabará el estado de alarma y caerá el confinamiento nocturno, una medida "muy eficaz pero muy restrictiva", según ha valorado el 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper. Es decir, a partir de medianoche la gente podrá salir a la calle seis meses después. Y la Generalitat, sin saber exactamente en qué medida lo hará, se prepara para un "incremento de personas y vehículos del territorio", en palabras de Molinero, que saldrán a celebrar el fin del toque de queda. La movilidad aumentará este fin de semana en un 12% con respecto al anterior.

Los Mossos han diseñado un dispositivo policial que "garantice" la "seguridad" de las personas y eviten las "aglomeraciones" en espacios públicos. Con cuatro objetivos. El primero es reforzar los mecanismos de colaboración con otros cuerpos policiales. El segundo, garantizar la seguridad del tráfico en la carretera incrementando los controles de alcoholemia y de drogas. El tercero, más control policial en las plazas y zonas públicas: "Se mantiene el límite de seis personas en reuniones públicas y privadas y la prohibición de consumo de alcohol en la vía pública", ha recordado Molinero. El cuarto, activar las vigilancias en los parques naturales para hacer frente a una hipotética "presencia masiva" de visitantes que celebren la desescalada y la la llegada del buen tiempo previsto.

Más de agentes de la Urbana

El intendente mayor de la Guardia Urbana de Barcelona, Pedro Velázquez, ha detallado que el cuerpo municipal de la capital catalana ha activado a un 30% más de agentes.

"Apelamos al civismo de las personas, el sábado a partir dela medianoche podrán desplazarse por la vía pública pero recordamos que los bares y discotecas estarán cerrados. Todo estará cerrado", subraya el edil Albert Batlle, responsable de seguridad del consistorio de Ada Colau.

Tanto Batlle como Velázquez han pedido "un punto de contención" y han recordado que la de este sábado será solo la primera noche y que vendrán más. "No hace falta quemarlo este sábado y colapsar las centralistas de teléfono con llamadas de vecinos molestos", ha razonado el edil, consciente del elevado riesgo de que se multipliquen los botellones en zonas de Barcelona como las playas, el paseo del Born, la plaza de Els Àngels, los jardines de El Grec, el mirador de la Arrabassada o los Búnquers del Carmel. Los agentes municipales revisarán que en esas zonas los jóvenes respeten las medidas sanitarias y los Mossos, que respaldarán a la Urbana en esa tarea, estarán más pendientes de que ninguno de ellos sufra hurtos o robos violentos por parte de ladrones que decidan aprovechar la reactivación de la actividad nocturna.

Máximo seis personas

Vuelve a ser legal salir a la calle de noche pero hay restricciones que siguen vigentes –como el uso de la mascarilla– para contener el avance de la pandemia hasta que la sociedad alcance la soñada inmunidad de rebaño. Además de las antiguas que no han desaparecido con el fin del toque de queda, el Govern ha anunciado otras dos nuevas que se prorrogarán 15 días, hasta el 23 de mayo: la limitación de reuniones sociales y familiares a un máximo de seis personas, tanto en el exterior como en el interior (afecta al derecho de reunión), y el aforo del 50% en los actos religiosos y ceremonias civiles (derecho al culto). El anuncio se ha producido minutos después de que el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) hubiese avalado las dos medidas que afectan a los derechos de las personas y que, sin estado de alarma, requieren aval judicial.

Todas estas nuevas medidas se justifican, según la 'consellera' de Salut, Alba Vergés, porque "los datos epidemiológicos indican que Catalunya va por el buen camino", al tiempo que "la vacunación está cogiendo un muy buen ritmo". La Conselleria de Salut ya ha puesto tres millones de vacunas, lo que ha permitido que, a día de hoy, un 75% de los mayores de 60 años ya tengan al menos una dosis.

Novedades del Procicat

Al margen de estos dos puntos que ya tienen el visto bueno de la justicia, el Govern ya ha ido avanzando estos días algunas de las novedades en el panorama de restricciones. Así, al margen de que decaen el toque de queda y el cierre perimetral de Catalunya a las 00.01 horas del 9 de mayo, bares y restaurantes podrán abrir ininterrumpidamente hasta las 23.00 horas, el comercio podrá estar abierto desde las 06.00 hasta las 22.00 y los actos deportivos y culturales podrán realizarse hasta las 23.00 horas.

Además, los parques de atracciones reabren con un aforo del 30% y se recupera la presencialidad en los niveles educativos reglados de régimen especial. Por su parte, el aforo de los centros cívicos en los que se realizaban actividades con personas mayores aumenta al 50% siempre que se asegure una buena ventilación.

Otro asunto sobre la mesa del Procicat, según ha explicado la 'consellera' de Salut, Alba Vergés, es la ampliación progresiva de los aforos, próximo paso de la desescalada una vez entren en vigor las medidas propuestas este viernes. No obstante, en una entrevista en Catalunya Ràdio, la 'consellera' se ha mostrado esta mañana partidaria de pausar las aperturas: "Sabemos que todo el mundo tiene muchas ganas de todo pero intentemos no hacerlo de golpe".

Vergés ha defendido la progresividad en la reapertura porque, en un momento en el que "se ha reducido el riesgo de descontrol" de la epidemia, hay que "dar pasos firmes y consolidar los cambios" antes de plantearse aplicar nuevas relajaciones. En ese contexto, ha explicado que el aforo en la cultura (al 50%) se mantendrá como mínimo dos semanas más. "Prevemos continuar haciendo aperturas progresivas como llevamos haciendo desde febrero y consolidarlas. El escenario a partir de este domingo se notará, pero hemos de ir viendo esta progresividad que nos permitirá consolidar estas aperturas", ha dicho.

Vergés, además, ha insistido en que en los restaurantes se mantiene el máximo de cuatro personas por mesa, a excepción de si es una burbuja de convivencia.

El sector que lo tiene más difícil, ha reconocido, es el del ocio nocturno, al que no puede todavía aventura un calendario de vuelta a la actividad porque sería "muy osado". Ha recordado que este cierre continúa con una orden ministerial a nivel estatal y cree que la reapertura "requerirá mucho trabajo".

Vacunación en empresas

Noticias relacionadas

También se ha referido a la vacunación en las empresas, y ha explicado que no será una estrategia general sino que se hará "en paralelo" a la estrategia por edades y en casos concretos de grandes empresas que concentran muchas personas. "Es cierto que hay ciertos lugares con muchas gente agrupada que igual nos puede interesar dirigirnos, pero no irán antes empresas que edades de población en general", ha concretado. "Es mucho más ágil" contactar con la ciudadanía a través del sistema que ya está montado.

Pese a la caída del estado de alarma, la 'consellera' ha detallado que seguirá activo el Procicat, que cada semana se pronunciará tras las reuniones con los diferentes sectores.