La gestión de los asilos

Protesta por los traslados de ancianos con covid entre residencias en Catalunya

Familiares de ingresados en geriátricos denuncian el riesgo de los trasvases

Decenas de personas han protestado en la plaza de Sant Jaume contra la decisión de Salut de trasladar a internos enfermos de covid de una residencia geriátrica a otra mayor.

Residències 5+1 se manifiesta en Sant Jaume contra el traslado de positivos de covid entre residencias. Lo explica la coordinadora de la entidad, Maria José Carcelén. / FOTO Y VIDEO: ACN / CAROLA LÓPEZ

Se lee en minutos

El Periódico

Cerca de un centenar de personas han protestado este sábado en la plaza Sant Jaume de Barcelona por los traslados de ancianos positivos de COVID-19 entre residencias geriátricas, al considerar que la Generalitat está "jugando con la vida y el derecho a la atención sanitaria". La plataforma que ha convocado la protesta es la Coordinadora 5+1, que agrupa familiares de varios geriátricos en Catalunya. Tras manifestarse enfrente del Palau de la Generalitat, dicen que mantendrán su protesta hasta que el Govern dé marcha atrás en este plan de traslados a través de una declaración pública.

Homicidio imprudente

Los manifestantes han rechazado la actuación del Departament de Salut de trasladar a personas de una residencia a otra, como ya ocurrido en al menos un geriátrico de Terrassa, donde acabaron falleciendo cuatro ancianos. La portavoz de la Coordinadora, Maria Jose Carcelén ha considerado que esta medida "no resuelve nada y sólo sirve para poner en peligro a los usuarios y trabajadores de la residencia receptora". "Queremos que nos digan que hacen marcha atrás, porque de producirse contagios dentro de los centros, y muertes, ya hablamos de un delito de homicidio imprudente", ha detallado.

En julio, Salut programó instalar oxígeno en unas treinta residencias de Cataluña, "con la intención de derivar residentes positivos en coronavirus de otras residencias, sin que las familias tuvieran conocimiento". Poner oxígeno "sin personal sanitario las 24 horas para atender a los enfermos "es engañar a las familias y a la sociedad, y dejar otra vez a la gente mayor sin acceso a la sanidad pública", ha argumentado Carcelén.

Los manifestantes han reclamado que se hagan test semanales a los trabajadores de las residencias para detectar personas asintomáticas de COVID-19 y parar la cadena de contagios, que cuando se detecte un positivo también se hagan test a todos los residentes y que se aísle de forma correcta a los positivos fuera de las residencias, en centros o espacios medicalizados.

Garantizar el personal necesario

Carcelén también ha denunciado durante la protesta de que el Govern no ha cumplido la promesa que hicieron en julio pasado el entonces president de la Generalitat, Joaquim Torra, y el 'conseller' de Treball, Chakir El Homrani, sobre los centros geriátricos. Torra y El Homrani prometieron 370 profesionales de enfermería para el turno de noche en las residencias de más de 60 plazas y otros 1.800 gerocultores, "que no sólo no han llegado, sino que en este momento tenemos menos personal gerocultor y de enfermería que antes de la pandemia". Esta situación se debe, según Carcelén, "a las vergonzosas condiciones laborales, por eso los trabajadores se van a la sanidad, que ofrece mejores salarios y condiciones".

"No pueden cargar la gestión de una enfermedad infecciosa a los trabajadores (de las residencias), que no tienen formación sanitaria, que sin formación sanitaria se ponen en riesgo ellos mismos y a sus familiares, además de esparcir el virus entre el resto de residentes", ha dicho la portavoz.

Noticias relacionadas

Derivación a los hospitales, sin discriminación por razón de edad y residencia, garantizar que en las residencias haya suficiente personal para atender las personas así como visitas y salidas de los residentes, "respetando sus derechos constitucionales", son las reclamaciones de los familiares de ancianos que viven en estos espacios.

Los participantes en la protesta de hoy, que ha contado con el apoyo de la Marea Pensionista y la entidad de familiares Estels Silenciats, también portaban pancartas en las que se podía leer "Defendamos los derechos sociales" y han reivindicado un nuevo modelo residencial.