30 nov 2020

Ir a contenido

SALIÓ HACE UN MES

Muere el paciente que más tiempo estuvo en la uci por covid

Ángel Mateos, que hacía más de 20 años que trabajaba en el Hospital de Igualada como auxiliar, estuvo 172 días ingresado en la unidad de cuidados intensivos del centro

El Periódico

Momento en el que Ángel Mateos, el paciente que más tiempo ha estado ingresado en la uci por coronavirus en España, abandona esta unidad del Hospital de Igualada, el pasado día 3 de septiembre.

Momento en el que Ángel Mateos, el paciente que más tiempo ha estado ingresado en la uci por coronavirus en España, abandona esta unidad del Hospital de Igualada, el pasado día 3 de septiembre. / Hospital d'Igualada

Ángel Mateos, el paciente que más tiempo había estado ingresado en la uci por el coronavirus en España, ha fallecido un mes después de abandonar esta unidad, informa el Hospital de Igualada (Anoia) en sus redes sociales, aunque no ha explicado si la muerte está relacionada con complicaciones derivadas del covid.

El paciente, que hacía más de 20 años que trabajaba en este centro como auxiliar, estuvo un total de 172 días ingresado en la unidad de cuidados intensivos (uci) del Hospital de Igualada, del 16 de marzo al 3 de septiembre.

Estos 172 días lo convirtieron en el paciente que más tiempo había estado ingresado en una unidad de cuidados intensivos de toda España por coronavirus.

Un mes y medio después de salir, ha fallecido este miércoles, ha informado el centro hospitalario, que no ha detallado no obstante si la muerte está relacionada con complicaciones derivadas de la covid.

"Queremos hacer público nuestro más sincero pésame a toda la familia y amigos por la muerte de nuestro querido compañero Ángel Mateos. Ángel, luchador, nos dejas un gran vacío y siempre te recordaremos", indica el hospital en un tuit.

Durante la estancia en la uci, el sanitario, que ingresó el pasado 16 de marzo de madrugada con una insuficiencia respiratoria grave secundaria que derivó luego en una neumonía bilateral, presentó múltiples y muy graves complicaciones (coagulopatías, insuficiencia renal con necesidad de hemodiálisis o sepsis por infección respiratoria y abdominal, entre otros), que hicieron temer por su vida muchas veces.

"Más que un Ángel es como un ave fénix que ha resurgido una y otra vez de todas las complicaciones", describió entonces el jefe de servicio de anestesiología y medicina intensiva, Santi Abreu.

A principios de septiembre, cuando el hospital dijo que había ganado "el primer combate", los médicos que lo trataban ya advertían de que, a pesar de que podía hablar y sus órganos internos funcionaban con normalidad, empezaba un largo camino para recuperarse, porque la estancia en la uci deterioró mucho su estado físico, sober todo en cuanto a movilidad y músculos.

Le quedaba, dijeron, un amplio recorrido de recuperación para reeducar el cuerpo y ganar fuerzas con un trabajo físico diario e intenso que tenía que llevar a cabo en el hospital de neurorrehabilitación Instituto Guttmann, centro al que fue trasladado cuando salió de Igualada.