30 nov 2020

Ir a contenido

declaraciones del pontífice

El Papa apoya por primera vez las uniones civiles entre homosexuales

Francisco afirma, en una entrevista para una película biográfica, que "las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia"

Rossend Domènech

El papa Francisco saluda durante su audiencia general semanal en el Aula Pablo VI del Vaticano, el pasado 14 de octubre. 

El papa Francisco saluda durante su audiencia general semanal en el Aula Pablo VI del Vaticano, el pasado 14 de octubre.  / ALBERTO PIZZOLI (AFP)

El papa Francisco se ha manifestado a favor de una legislación que contemple las uniones civiles, incluidas las de los homosexuales. No lo ha hecho con un documento oficial, ni con un sermón durante alguna conmemoración especial, sino en un documental cinematográfico presentado este miércoles en el Festival de Cine de Roma.

Es la primera vez que Francisco hace una afirmación semejante de una manera tan explícita, aunque constituye un punto de llegada después de que en varias ocasiones ya hubiese manifestado su cercanía a las personas homosexuales. Los portales oficiales y oficiosos del Vaticano no citan esta parte del documental del director Evgeny Afineevsky, estadounidense de origen ruso. 'Vatican News', por ejemplo, reseña el estreno en Roma del film, pero no su contenido.

“Las personas homosexuales tienen derecho a tener una familia, son hijos de Dios y tienen derecho a una familia, nadie debería ser marginado o vuelto infeliz por esto. Lo que tenemos que hacer es una ley sobre las uniones civiles, de esta manera son protegidos legalmente. Me he batido por ello”, dice el Papa en el documental titulado Francisco.

“Cuando encontré al papa Francisco me dijo que se sentía mal por lo que había sucedido”, explica en la película Juan Carlos Cruz, un joven chileno víctima de una red de pederastia eclesial. Añade que el Papa le dijo: “Juan, Dios te ha hecho gay y en cualquier caso te ama, Dios te ama y también el Papa”.

En el film se ve también una escena en la que el Papa llama por teléfono a una pareja católica homosexual, con tres hijos, que le había escrito, explicando que se sentían incómodos al llevarlos a la parroquia. Francisco les dice que los lleven igualmente y que pasen de prejuicios.

Racismo y guerras

El documental, rodado mientras en Europa se imponía el confinamiento por la pandemia, no está dedicado solo a este aspecto. Se habla del coronavirus, pero también del racismo, de las guerras en Siria y Ucrania, de la persecución de los rohingya en Myanmar y de otras situaciones actuales, que, según el Papa, “pueden ayudar a construir un puente hacia un futuro mejor y al mismo tiempo crecer como comunidad global”.

Las primeras declaraciones de Jorge Bergoglio sobre el tema de la homosexualidad fue en el 2013, el mismo año de su elección. En el vuelo de vuelta de Brasil, donde había participado a las Jornadas Mundiales sobre la Juventud, respondió a una pregunta, diciendo: “Si una persona es gay y busca el Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?”. La respuesta provocó reacciones furibundas de una parte de las jerarquías eclesiásticas, una parte de las cuales en los años ha sido dimitida por Benedicto XVI y por Francisco por haber encubierto a curas pederastas y por ser homosexuales activos.

Francisco añadió que “estas personas no deben ser marginadas, sino integradas en la sociedad, el problema no es tener esta tendencia, no, tenemos que ser hermanos...”. Sucesivamente varios obispos en todo el mundo han manifestado la necesidad de que existan leyes que reconozcan las uniones de homosexuales, aún distinguiéndolas del matrimonio tradicional.

Problemas morales

Sin embargo, la apertura de Bergoglio hacia los homosexuales ha topado siempre con una oposición de muchos obispos. Un año después de ser elegido, el Sínodo –reunión de obispos sobre algún tema concreto para colaborar con el Papa- del 2014 fue dedicado a la familia y se produjo una primera e inútil apertura. “Sin negar los problemas morales relacionados con las uniones homosexuales, se toma acto de que existen casos en los que el sostén mutuo hasta el sacrificio constituye un apoyo precioso para la vida de la pareja”. El texto no fue aprobado, pero el tema había entrado en un debate internacional de los obispos y quedo ahí.

En el 2018, Francisco escribió en un documento sobre el final de otro Sínodo, que “la moral sexual (católica) es con frecuencia causa de incomprensión y alejamiento de la iglesia, porque es percibida como un espacio de juicio y de condena”. En el documento el papa añade que “los jóvenes expresan un deseo explícito de confrontaciín sobre las cuestiones relativas a la diferencia entre la identidad masculina y femenina, a la reciprocidad entre hombres y mujeres, a la homosexualidad...”

El documental 'Francisco' se ha hecho público en el momento en que el Papa, después de siete años de aparente imposibilidad o incapacidad, está llevando a cabo una gigantesca limpieza y reorganización financiera y administrativa contra lo que algunos han denominado el 'Vaticano paralelo'.