29 oct 2020

Ir a contenido

La patronal recurrirá el cierre de bares y restaurantes ante el TSJC

La restauración, la hostelería y el ocio nocturno convocan una protesta este miércoles en Sant Jaume

El sector ve "inasumible" tanto reducir sus horarios hasta las 22.00 horas como cerrar 15 días

Patricia Castán

Protesta del gremio de la restauración por el próximo cierre de sus locales. / Elisenda Pons / VIDEO: Europa Press

Las nuevas medidas restrictivas por el covid-19 que también se avecinan sobre la restauración en Catalunya y se comunicarán hoy miércoles a las 11.00 horas a las patronales han sublevado al sector, que considera "inasumibles" más limitaciones en su actividad. Las patronales debían reunirse ayer con representantes del Govern, pero este pospuso in extremis el encuentro mientras crecían los rumores sobre dos posibles escenarios inminentes: recortar horarios hasta las 22.00 horas, o cerrar toda la actividad durante 15 días. La Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) ha avisado hoy de que recurrirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) el cierre o la limitación horaria de bares y restaurantes en Catalunya "si se aprueba" por la Generalitat.

A través de las redes sociales, trabajadores y empresarios de todo el sector de la hostería, la restauración y el ocio nocturno ha convocado una protesta urgente en la plaza de Sant Jaume este miércoles a las 12.00 horas. Piden el apoyo también de clientes para tratar de evitar el cierre de toda la actividad, que ya afecta al ocio nocturno. De hecho, la Guardia Urbana instó anoche a desmantelar la acampada de protesta de las patronales Fecalon y el gremio de discotecas que tenía lugar en dicha plaza desde el día 5. Alertó a los participantes de que si no se marchaban en unas horas serían desalojados por orden del Ayuntamiento de Barcelona. Algo que hicieron de madrugada para evitar confrontaciones.

Tanto el Gremi de Restauració de Barcelona como los del resto de provincias y las patronales del ocio que incluyen locales con restauración se oponen a las medidas que se avecinan para bares y restaurantes, que ven ineficaces y que destruirán miles de empleos y empresas, alegan.

"Insólito y desproporcionado"

En un comunicado este miércoles, la Fecasarm ha calificado de "insólito y desproporcionado" que el Govern se plantee tomar estas medidas y ha recordado que ya llevaron al TSJC la resolución para limitar el cierre de la restauración a medianoche y a la 1.00 horas.

Además, también ha anunciado que solicitarán al TSJC, como medida cautelarísima, la suspensión de la vigencia de la resolución en caso de ser aprobada: "La consideraríamos del todo desproporcionada y arbitraria", ha insistido.

El secretario general de Fecasarm, Joaquim Boadas, ha tildado de arbitrario reducir el horario de apertura de la hostelería, ha pedido que se justifiquen las medidas y que se busquen mecanismos alternativos. "Cerrar todo, aparte de ser desproporcionado, tampoco es la solución y solo se conseguirá lo mismo que se ha conseguido cerrando todo el ocio nocturno: arruinar de manera innecesaria a miles de familias que viven del sector", ha reprochado Boadas, que asegura que la gente se seguirá reuniendo en lugares sin medidas de seguridad.

El presidente de Fecasarm, David López, ha argumentado que los locales de ocio nocturno funcionan con un 50% de aforo, con medidas de prevención y control y con los clientes sentados en mesas y sillas y en grupos reducidos, por lo que cree que son "espacios más que seguros".

Los nuevos afectados por la restauración, en pie de guerra, consideran que ha quedado probado que las limitaciones que han asumido desde mitad de julio (reducción de aforo en interiores y terrazas, máximo de seis personas por mesa, admisión de clientes hasta medianoche, prohibición de consumo en barra...) no han contribuido en la reducción de casos. Muy al contrario, la curva de la pandemia es ascendente. "La Generalitat debe cambiar de estrategia y buscar los focos de contagio en otros espacios de socialización", afirmaba anoche Roger Pallarols, director del Gremi de Restauració de Barcelona, que va de la mano del resto de patronales catalanas. Señala a este diario que los establecimientos velan por las medidas preventivas.

Menos consumo y sin turismo

El colectivo no había sido informado anoche de medida alguna, pero se opone incluso la opción de recortar horarios hasta las diez de la noche, porque les dejaría sin todo el servicio de cenas. El cierre completo sería la estocada final para muchos establecimientos que están haciendo funambulismo para llegar a final de mes, ante la caída del consumo local, la reducción de aforos y la extinción del turismo internacional.

"En muchas ocasiones las restricciones en la restauración acaban provocando el efecto contrario: los encuentros se trasladan a domicilios privados, con la inevitable relajación en el cumplimiento de las medidas de prevención", añade Pallarols.

En el caso de la restauración, que en la capital catalana suma más de 9.000 bares y restaurantes, una encuesta ya estimó en verano que nuevos cierres sin acompañamiento de medidas de ayuda supondrían la desaparición de hasta la mitad de los negocios. Ahora, el gremio barcelonés defiende que cualquier restricción de debe acompañar de compensaciones para el sector. Propone que el Govern regule (con los mecanismos legales con los que ya cuenta) una reducción de alquileres acorde a la disminución de horarios, aforo o actividad. En la actualidad, los ajustes en las rentas dependen solo de la "buena voluntad" de los propietarios, que en muchos casos no renegocian.

Día de la hostelería y apoyo del consumidor

Precisamente hoy, Día de la Hostelería,  se ha presentado el informe Makro sobre Hostelería y el Consumidor, donde mantienen que más del 75% de catalanes considera que el sector es poco o nada responsable de los rebrotes. La encuesta también refleja que un 66% de ciudadanos echaron de menos acudir a bares y restaurantes durante el confinamiento, y que más del 70% estaría deseando que pase la pandemia para poder hacer un uso normal y completo de estos establecimientos. Se destaca también que el 90% de encuestados está a favor de prolongar las licencias especiales de las terrazas.