28 sep 2020

Ir a contenido

LA NUEVA REALIDAD EN LAS CALLES

El coronavirus alienta un boom de la bicicleta

Las ventas crecen hasta 400% y es difícil encontrar los modelos más populares

Su falta de contacto le da ventaja frente al tranporte público y los deportes colectivos

Manuel Vilaseró

El carril bici de paseo de Sant Joan, en Barcelona, el miércoles al atardecer, en una de sus horas de caravana de dos ruedas.

El carril bici de paseo de Sant Joan, en Barcelona, el miércoles al atardecer, en una de sus horas de caravana de dos ruedas. / LAURA GUERRERO

La pandemia de coronavirus ha tenido un efecto inesperado. En todo el mundo occidental se ha disparado el uso de la bicicleta y España no es una excepción. Sus ventas se ha multiplicado por cuatro o por cinco desde el pasado mayo hasta el punto de que han llegado a agotarse las existencias de las marcas y modelos más populares, según las empresas del sector. De las medidas de apoyo que tomen administraciones dependerá que este medio de transporte se consolide como una alternativa real o que el actual 'boom' quede en una burbuja pasajera, según las organizaciones del sector.

"A partir del 1 de mayo, cuando se permitió salir de casa a practicar deporte individual, vivimos una eclosión. La gente lo vio como un deporte seguro, en el que no hay contacto. Muchos empezaron a sacar la bici del trastero, llevarla a reparar, y muchos otros se lanzaron a comprar. Nadie esperaba esto, se vendió en un mes lo que en condiciones normales tardaba cuatro o cinco".

Lo cuenta Álvaro Escobedo, responsable de Buhobike, una de las principales tiendas de venta 'online' de los vehículos de dos ruedas. Según coincide con otros vendedores, el aumento se ha concentrado en el segmento de las bicis de hasta 1.200 euros que incluyen la bicis urbanas y los modelos más sencillos de las de montaña o carretera.

Metro abarrotado

Mucha gente también se ha percatado de que es una buena alternativa para eludir el peligro de contagio de los metros y autobuses abarrotados en las horas punta y se está utilizando cada vez más como "medio para realizar los trayectos diarios al trabajo o a la compra", según Alejandro Costa, coordinador de organización de ConBici, una entidad que reúne a 65 asociaciones y colectivos ciclistas de toda España.

La aparición de los modelos eléctricos han venido a reforzar este papel de uso para los trayectos diarios, especialmente en la ciudades con más desniveles. Aunque son modelos más caros, la cadena de tiendas Decathlon,  por ejemplo, ha visto multiplicar también por cuatro sus ventas de eléctricos.

Hay quienes han optado por alquilar. El servicio municipal de Madrid, Bicimad, con todas la bicicletas electrificadas, ha experimentado desde su reapertura aumentos de uso del 48% respecto al año anterior. 

Respuesta desigual

Muchos ayuntamientos han aprovechado la oportunidad y han tomado rápidamente medidas para facilitar el transporte menos contaminante y que menos espacio ocupa en las calles. Los ciclistas lamentan, sin embargo, que "la respuesta está siendo desigual", valora el responsable de ConBici. "Barcelona y Valencia son las que más pasos están dando, Madrid también ha dado alguno, pero en general son demasiado tímidos" explica.

Las asociaciones ciclistas miran con envidia el decidido apoyo que urbes tan copadas en su día por los coches como París, Londres, Nueva York o Bogotá han dado a la bicicleta, logrando que en algunas calles céntricas se vean más de estos vehículos que los motorizados.

"En París han tomado un decisión firme, su implantación ha sido inmediata y cuentan con un planteamiento a medio plazo, eso es lo que nos gustaría que se hiciera aquí", señala Alejandro Costa.

 

Las diferencias también alcanzan al apoyo estatal a la bicicleta. Aunque pueda parecer una medida intrascendente, la decisión del Gobierno francés de otorgar una subvención de 50 euros por bicicleta para reparaciones "es una señal de respaldo" que tanto la gente como la industria han entendido, según el experto en movilidad, Ramón Ledesma.

En España, las competencias sobre organización de la movilidad han pasado manos del antiguo Ministerio de Fomento, hoy de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que ha puesto en marcha un proceso participativo para elaborar una ley de movilidad sostenible que potencie los modos de transporte menos contaminantes.

"A nivel de Estado nunca se ha planteado nada respecto a la potenciación de la bicicleta. Ahora empezamos, pero llevará tiempo. Es urgente que se tomen medidas concretas", insta Ledesma, asesor de Pons Seguridad Vial, que recuerda como lleva mucho tiempo sobre la mesa la limitación a 30 km/h de todas las vías urbanas de un solo carril por sentido. "Muchos potenciales usuarios se retraen por la falta de seguridad y esa medida les daría un plus importante", considera el experto.

Plan de choque

La Red de Ciudades por la Bicicleta presentó durante el estado de alarma un plan de choque que incluía entre otras medidas ampliar las redes ciclistas, coordinar los semáforos para priorizar peatones y ciclistas, hacer respetar los límites de velocidad, facilitar espacios de aparcamiento seguro y la puesta en marcha de ayudas para la compra de bicicletas.

Antoni Poveda, presidente de esta red, recuerda que "en las ciudades se destina un porcentaje desproporcionado del espacio público al uso del vehículo privado a motor, aun cuando una gran parte de la población no tiene carné de conducir ni coche". 

Cuando dentro de unos días, la mayoría de las personas que se han ido de vacaciones regresen a sus lugares de residencia, el sector espera que el tirón de la bici se mantenga. La mayoría de las tiendas habrán repuesto su stocks pero no garantizan que haya producto para todos. "No nos hemos vuelto locos con los pedidos porque la situación es una espada de doble filo. Si la burbuja se pincha perderíamos mucho”, advierte el responsable de Buhobike.