En el Barri Vell

Girona propone fijar un límite máximo de pisos turísticos en el casco antiguo

La alcaldesa admite que la situación ha cambiado con la pandemia y que "por suerte" hay algunos con licencia que se alquilan como vivienda habitual

La alcaldesa Marta Madrenas habla sobra la limitación de pisos turísticos en el centro de Girona. / ACN / MARINA LÓPEZ / VÍDEO: ACN / XAVIER PI

Se lee en minutos

El Periódico

La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, propone fijar un límite máximo de pisos turísticos en el Barri Vell y no permitir que abren nuevos si se supera un determinado porcentaje. La alcaldesa rechaza aplicar una moratoria en la ciudad, porque hay barrios donde las viviendas de uso turístico (HUT) son "residuales". Pero sí que se abre a encontrar una solución en el centro histórico. Alerta, eso sí, que habrá que "justificar muy bien" dónde se fija el límite para evitar que un juzgado lo tumbe en base a la directiva europea de servicios.

En una entrevista a la ACN, Madrenas también admite que habrá que ver cómo evoluciona todo, porque la pandemia ha puesto el turismo en entredicho, y se alegra de que, "por suerte", haya propietarios de HUT que los hayan redirigido a alquiler habitual.

Este mayo pasado, el pleno de Girona aprobó una moción que instaba JxCat a hacer una moratoria de licencias para nuevos pisos turísticos. El texto, impulsado por la Asociación de Vecinos del Barri Vell, salió adelante por amplia mayoría.

Un problema residual

La alcaldesa subraya, pero, que aprobar una moratoria de este tipo "no es tan fácil", porque hay que justificarla con criterios técnicos. Pese a ello, dice que en ningún caso tiene "alergia" a hacer moratorias "cuando hay que mejorar la ciudad". Y recuerda, precisamente, la que se aprobó en el 2013 para limitar aperturas de bares y locales de ocio y restauración (cuando ella era teniente de alcaldía de Ocupación y Promoción).

No obstante, en el caso de los pisos turísticos Madrenas admite que el problema es diferente. "Técnicamente es insostenible justificar una moratoria de nuevas licencias, porque en el 95% de los barrios de la ciudad la presencia de HUT es residual; no habría ningún juez que lo aceptara", dice la alcaldesa de Girona.

Te puede interesar

Madrenas también pide centrar el debate alrededor de los pisos turísticos en función del momento. "En tan solo cuatro meses, el paradigma ha cambiado absolutamente; por eso, también tenemos que ser capaces de ir viendo las necesidades que tiene la ciudadanía en cada momento, y no quedarnos atrapados en el sectarismo ideológico que no tiene ningún sentido", concreta.

Y aquí, la alcaldesa también admite que, en paralelo a los HUT, también habrá que reflexionar muy bien sobre el impacto que la pandemia deja en un sector –el turismo- que en la ciudad también es "apoyo básico" (como el comercio o la hostelería). "Se tendrá que pensar bien", concluye Marta Madrenas.