15 ago 2020

Ir a contenido

Siete arrestados

Cae una banda que robaba en urbanizaciones de lujo de Catalunya

Los ladrones actuaban principalmente en el Maresme y el Gironès

El Periódico

Desarticulada banda especializada en robos en urbanizaciones de alto nivel. / EUROPA PRESS

Los Mossos han desarticulado un grupo criminal integrado por siete hombres que se dedicaba a cometer robos en domicilios ubicados en urbanizaciones de alto poder adquisitivo, principalmente del Maresme y el Gironès.

En un comunicado, los Mossos han precisado que las detenciones se produjeron a principios de julio, si bien la investigación arrancó en 2019, cuando los Mossos tuvieron conocimiento de un primer robo en un domicilio de Barcelona que evidenciaba un alto grado de especialización, por la velocidad del asalto y en la apertura de una caja fuerte de grandes dimensiones situada allí.

Entonces los Mossos descubrieron que dos meses antes ya había habido otro robo similar en esa misma vivienda, aunque en aquella ocasión los asaltantes no pudieron forzar la caja fuerte, por lo que los agentes conectaron los dos robos.

Una vez localizado el vehículo usado ese día por los ladrones, los policías averiguaron que los asaltantes podrían estar relacionados con más robos en domicilios en urbanizaciones de alto nivel del Maresme y el Gironès.

Un español y seis albaneses

Sin embargo, en junio del 2019, cuando los Mossos preveían detener a los implicados, estos abandonaron el país con documentación falsa.

En febrero de este año los Mossos detectaron de nuevo presencia de personas relacionadas con los asaltantes implicadas en nuevos robos en domicilios, y entonces determinaron que todos ellos formaban parte de un grupo criminal especializado en robos a domicilios formado por siete hombres, uno de ellos español y el resto albaneses, cada uno especializado en una tarea muy específica.

El español era el encargado de dar apoyo logístico al grupo, otro hacía de conductor durante los robos y los otros cinco ejecutaban el asalto a los domicilios.

El grupo también tenía otra persona de confianza ubicada en Barcelona que se encargaba de dar salida a los objetos robados.

Los investigadores constataron también, gracias a la cooperación con otras policías, canalizada a través de Interpol, que un miembro de la banda estaba encarcelado en Bélgica, como autor de robo con fuerza en ese país.

Preparando la huida

Los hechos se desencadenaron el pasado 2 de julio, un día después de que las fronteras se reabrieran tras la pandemia, ya que los Mossos tuvieron constancia de que parte del grupo se disponía a huir, y entonces habilitaron un operativo en el aeropuerto de El Prat que se saldó con cuatro detenidos en la Terminal 1.

Ese mismo día también detuvieron a otro miembro del grupo en Blanes (Girona), donde los investigados tenían un piso, y al día siguiente se habilitó un segundo dispositivo que permitió detener a una sexta persona.

En el domicilio de Blanes se recuperaron parte de los objetos robados y de la ropa usada en los asaltos y se halló documentación falsa y otros indicios que vinculaban a los arrestados con los delitos cometidos.

Cuatro de los arrestados han ingresado en prisión preventiva, mientras que el resto está en libertad con cargos, si bien los Mossos tienen la investigación abierta y no descartan más detenciones, apunta este cuerpo policial en el comunicado.