09 ago 2020

Ir a contenido

vigilancia fallida

Trilla, sobre el rebrote de Lleida: "O nos hemos quedado cortos o algo no ha ido bien"

El jefe de Epidemiología del Clínic señala los déficits en el sistema de seguimiento de los nuevos casos

Señala que los casos crecen en Barcelona de una manera "relativamente pequeña"

El Periódico

El jefe de Epidemiología del Clínic, Antoni Trilla.

El jefe de Epidemiología del Clínic, Antoni Trilla. / JOAN CORTADELLAS

El jefe de Epidemiología del Hospital Clínic, Antoni Trilla, ha constatado que se está perdiendo un poco la trazabilidad en el Segrià. En declaraciones en Catalunya Ràdio, ha opinado que "falta reforzar, y mucho, la vigilancia epidemiológica".

"Con el tiempo transcurrido y todos los pasos que se han dado, parece que la primera vez que se tiene que probar la bondad de este sistema de detección y seguimiento nos hemos quedado cortos o algo no ha ido bien", ha resumido Trilla, que ha remarcado que el número de casos ha ultrapasado la capacidad de seguimiento "por carencia de recursos y por la complejidad inherente de estos casos". Sobre Barcelona, en cambio, ha opinado que los positivos crecen con "una proporción relativamente pequeña".

En el Segrià, ha dicho Trilla, hay contagio comunitario, pero mientras se pueda trazar se puede tener una ligera idea de lo que está pasando. "Cuando se pierde la pista aquí las cosas se pueden complicar, y creo que en parte es un poco el que está sucediendo en el Segrià", ha indicado.En este sentido, ha avisado de que sería "muy decepcionante" que se produjera una segunda oleada durante el verano, cuando aún Catalunya no ha salido de la primera fase.

Resultados mezclados en Barcelona

En cuanto a la ciudad de Barcelona, Trilla ha subrayado que hacen falta "buenos datos y que sean fáciles de interpretar, bien acotados". Ha explicado que ha habido una superposición de dos tipos de resultados: cifras de PCR positivas mezcladas con pruebas serológicas que corresponden a casos antiguos. Así las cosas, ha remarcado que los positivos actuales han aumentado "con una proporción relativamente pequeña".

Trilla ha destacado que ya era esperable un aumento de casos con la llamada nueva normalidad, así como los que corresponden a algunos "que no lo hacen todo lo bien que tocaría". "Si todos estos casos se pueden diagnosticar y seguir, igual tenemos suerte y lo vayamos controlando", ha concluido.