01 jun 2020

Ir a contenido
Pabellón Les Comes de Igualada.

Coronavirus: mapa de los hospitales de campaña de Catalunya

Roger Pascual | 05 abril 2020

Imágenes que habíamos visto por la televisión con pabellones repletos de camas para atender a gente afectada por catástrofes ahora forman parte del paisaje catalán. En la portada, el pabellón de Les comes de Igualada (foto de Marc vila)

La emergencia a la que la pandemia del coronavirus está sometiendo a la red sanitaria catalana ha obligado a desplegar una serie de hospitales de campaña con los que se pretende oxigenar la colapsada red asistencial tradicional. Barcelona, Girona y Sabadell albergan o albergarán este tipo de recintos para poder atender a enfermos de covid-19. En esta primera fase habrá 1.350 camas en cinco hospitales de campaña, que se sumarán a las 16.000 que hay en los convencionales. La enfermedad golpea con tal fuerza que también se han puesto a disposición una serie de hoteles medicalizados o que alojan a personal sanitario.

Distribución territorial 

Barcelona y el área de metropolitana congregan a casi la mitad de población de Catalunya y en ella se concentran también la mayoría de recursos extraordinarios, empezando por Fira Barcelona Salut, el buque insignia de este despliegue de hospitales de campaña, y el Vallès Salut de Sabadell. Se han habilitado pabellones en Badalona, Girona, Igualada y Sant Andreu de la Barca. En cuanto a los hoteles, ya se han readaptado establecimientos en Barcelona, Badalona, Sant Joan Despí, Mataró, Sitges, Sabadell, Vielha, Terrassa, Granollers, Sant Pere de Ribes, Martorell, Vilafranca, Girona, Lleida, Terrassa, Tremp, Palamós, Lloret y Calella. La Generalitat, además, ha recibido ofrecimientos de pabellones y hoteles. "No podemos abrir un hotel en cada municipio porque luego se tienen que equipar con profesionales sanitarios", advierten fuentes de la Conselleria de Salut.

El Macrohospital de FIRA BARCELONA SALUT

El principal pulmón nuevo para el sistema será el Fira Barcelona Salut, que parte de 300 camas pero se espera aumentar la capacidad hasta 2.000 en una segunda fase.  La idea, como apunta Assumpta Ricart, jefa de la Gerència de Processos Integrats de Salut del CatSalut, es que ayude a descongestionar a los hospitales convencionales en estas semanas más críticas, pero que se mantenga también más allá del fin de la pandemia hasta que los centros sanitarios hayan podido recuperar su ritmo normal, con las citas e intervenciones no urgentes que se han postergado por ahora por el coronavirus.

La pista cubierta de atletismo de Sabadell se transforma en un hospital de campaña. / ALEJANDRO GARCÍA / EFE / VÍDEO: EFE

EXTENSIONES EN EL VALLÈS, OSONA, BADALONA...

La otra gran apuesta estratégica ha sido el Vallès Salut de Sabadell, situado en la pista municipal de atletismo de la ciudad vallesana, que tendrá de inicio una capacidad de 210 camas. Su construcción no ha estado exenta de polémica. La alcaldesa de la ciudad, Marta Farrés, levantó la voz al ver que se paralizaban los trabajos de adecuación, después de que la 'conselleria' alegara motivos técnicos para no poner tiendas del Ejército español en el recinto. Polémico también ha sido el hopital de campaña de Sant Andreu de la Barca, hecho por la Guardia Civil a petición del ayuntamiento. "Si se ponen recursos a diposición que se necesitan, se tienen que usar sin mirar si vienen de la Guardia Civil o de la UME. Hay que luchar contra un enemigo común como el coronavirus", sentencia el alcalde Enric Llorca. Aunque ha puesto a disposición de Salut este equipamento, de momento no se está usando. Tampoco está aún en funcionamiento de momento el pabellón Les Comes de Igualada, con una capacidad inicial para 100 personas pero ampliable, que pretende ayudar a una de las zonas más afectadas por el coronavirus.  "Queremos que no sea necesario", expresa el alcalde Marc Castells. El objetivo de estos equipamientos reconvertidos es que, en caso de necesidad, sean una extensión o antena del hospital de la ciudad. Con la misma lógica se ha adaptado en Badalona el pabellón del Institut Guttman y en Barcelona se han creado satélites del Hospital del Mar, Vall d'Hebron, Sant Pau y el ClínicGirona está habilitando el pabellón Fontajau que tendrá una capacidad de 200 personas.

 lOS Recursos humanos y LA capacidad

La idea con la que trabaja la 'conselleria' es que los nuevos equipamientos vayan a demanda. En el Fira Salut destinarán a 615 profesionales para asistir a los pacientes: 15 de ellos procederán de diferentes especialidades médicas; 120 de atención primaria, 120 enfermeras, 120 celadores y 240 auxiliares. Trabajarán en cinco turnos para tener atención las 24 horas. Los pabellones de la Vall d'Hebron y los del Claror Marítim y el CEM Guinardó suman 600 camas al Hospital del Mar, Vall d'Hebron y Sant Pau. Y el hotel Catalonia Plaza ya tiene ocupado el 25% de sus 500 plazas ocupadas para dar deshogo al Clínic, que la semana que viene tendrá su pabellón antena en el recinto de INEFC, con capacidad para 200 personas. En Sabadell se han habilitado 668 camas para reforzar el Hospital Parc Taulí: 223 en el centro hospitalario, 250 en el pabellón municipal de atletismo y 195 en un hotel. Salut ha incorporado más de 1.200 profesionales desde que estalló la crisis sanitaria. Recursos humanos y materiales a destajo para hacer frente a un enemigo invisible.

China, Italia y Médicos Sin Fronteras COMO EJEMPLO

"Se trata de coger un sistema que funciona para el día a día y adaptar los recursos a una situación de emergencia", reflexiona David Noguera. Presidente de Médicos sin Fronteras en España y coordinador de la actuación en Catalunya, celebra que la "hoja de ruta" que han planteado a la Generalitat haya sido "muy bien recibida". "Están pasando muchas cosas y por eso en estas situaciones hay que moverse muy rápido con pabellones, hospitales, hoteles para adaptarse a un escenario desconocido aquí".
 

"Estamos aprovechando la experiencia de Médicos sin Fronteras pero también las de otros países que llevan tiempo haciendo frente al Covid-19, como China e Italia, con los que estamos en contacto", apunta Assumpta Ricart. La jefa de la Gerència de Processos Integrats de Salut del CatSalut explica que han trabajado con un sistema de pulmones. "Primero hemos aumentado la capacidad pulmonar de los hospitales existentes, llegando a doblarla en algunos casos". Y le han añadido algunos pulmones extras como los hospitales de campaña y también los hoteles medicalizados.

Hoteles medicalizados

Los hoteles, ahora sin turistas, pasan a tener un nuevo rol en esta crisis. Algunos como hospitales medicalizados y otros como 'hotel staff'. Los primeros son para enfermos leves para poder liberar camas hospitalarias para los que están más graves, que aumentan cada día. Otros hoteles pasan a estar dedicados el personal sanitario para garantizar la calidad de su descanso. Su objetivo es que tras las maratonianas jornadas laborales puedan descansar en un hotel cercano al hospital, sin tener que preocuparse por prepararse la comida o la cena y sin el riesgo de contagiar a sus familiares o compañeros de piso.