Ir a contenido

El obispo de Solsona revela que dos curas abusaron de ocho menores entre los años 50 y 70

Los sacerdotes y tres de las víctimas han fallecido, y el resto no quiere revelar su identidad

El obispo Novell destapa las conclusiones de una investigación y pide perdón

El Periódico

El obispo de Solsona, Xavier Novell.

El obispo de Solsona, Xavier Novell. / ACN / XAVIER LOZANO

Una investigación de la Delegación Diocesana de Protección de Menores y Adultos Vulnerables ha revelado que dos curas del Obispado de Solsona, ya fallecidos, abusaron sexualmente de ocho menores, tres de ellos también fallecidos, entre los años 50 y 70. 

Así lo afirma el Obispado de Solsona en un comunicado publicado en su página web, en el que el obispo diocesano, Xavier Novell, "condena rotundamente los abusos perpretados por los dos curas identificados" y pide "perdón sinceramente a todas las víctimas". 

La Delegación diocesana de Protección de Menores y la oficina de atención a las víctimas de abusos sexuales fue creada por el propio obispo de Solsona el pasado mes de febrero, tras una comunicación de la Conferencia Episcopal Tarraconense en la que pedía que se investigasen posibles abusos a menores por parte de curas en Catalunya. 

Según el Obispado, durante estos meses, la Delegación de Protección de Menores ha recibido cuatro informaciones y 3 'murmuraciones', ha investigado "exhaustivamente cualquier rumor de abuso sexual y ha confiado al vicario general y a otro sacerdote la revisión de todos los archivos en busca de posibles denuncias contra clérigos diocesanos".

Respetar el anonimato

El Obispado afirma que todas las víctimas vivas "han revelado el abuso que sufrieron en su infancia y el nombre del abusador", además de expresar "los motivos de su largo silencio y la voluntad de no hacer pública su identidad". 

Además, según el obispado, las víctimas han coincidido en que no tiene ningún sentido "ir más allá" teniendo en cuenta que los abusadores están muertos. 

Las víctimas han recibido "con agradecimiento" la petición de perdón en nombre de la Iglesia por parte del Obispado, quien asegura que prometió hacer públicos los hechos, preservando la intimidad e identidad de las víctimas.

Asimismo, el Obispado asegura que adquirió con las víctimas el compromiso de desarrollar un protocolo de protección para hacer del Obispado "un lugar seguro para los niños y los adultos vulnerables" y trabajar para que "nunca más suceda nada parecido". 

El Obispado expresa asimismo su disponibilidad a atender nuevas revelaciones o denuncias y el propio obispo Novell ha publicado un video en la página web del Obispado de Solsona en el que pide perdón a las víctimas.