Ir a contenido

waka sabadell

La Generalitat quiere denunciar a una discoteca de Sant Quirze por racista

Un joven afirma que no le dejaro entrar en el local debido a su color de piel

En agosto la alcaldesa pidió el cierre del establecimiento debido al historial de quejas

Elisenda Colell

Un chico denuncia que le prohíben la entrada en la discoteca Waka Sabadell por ser negro.

La Generalitat quiere denunciar a la discoteca Waka Sabadell, ubicada en el término de Sant Quirze del Vallès (Vallès Occidental) por, presuntamente, impedir la entrada de un joven debido a su color de piel. Él mismo lo denunció en un vídeo la semana pasada que este sábado se ha viralizado en las redes sociales. Esta sería la novena denuncia por discriminación racista en la que se señala a este mismo local.

"Tengo 21 años, llevo el DNI, voy bien vestido y me parece un acto racista. Han entrado todos los de piel blanca, menos yo, que tengo la piel negra. Puede ver cómo vamos vestidos", critica el joven en la grabación realizada frente al local, y mostrando la hoja de reclamaciones que habría pedido tras se víctima de este presunto acto racista. Según explica, no le dejaron entrar en el local debido a su color de piel. "La policía me ha dicho que no harán nada", añadía el joven. 

El presunto acto discriminatorio ocurrió la semana pasada, que es cuando llegó la denuncia a manos de la entidad Sos Racismo, según explican desde la oenegé. En Twitter, el 'conseller' de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir el Homrani, ha anunciado que su departamento va a estudiar las medidas a realizar y trasladará el caso a la Fiscalía contra delitos de odio y discriminación. "Máximo compromiso para luchar contra la discriminación", ha añadido el 'conseller' en esta red social. 

Piden el cierre

Esta sería la novena renuncia racista relacionada con esta discoteca, ya que en agosto la entidad Sos Racismo explicó que ya había recibido ocho denuncias relacionadas con esta discoteca desde el 2017. La última, una brutal y excesiva agresión contra dos jóvenes que se estaban colando en la cola de acceso al local. Después de conocerse este caso, la alcaldesa de Sant Quirze del Vallès, Elisabeth Oliveras, propuso cerrar la Zona Hermètica, una zona de ocio que comparte con otros municipios, y en la que se encuentra este local. También aseveró que denunciaría al establecimiento por las "actitudes autoritarias y rascistas".

Hace dos años una joven de origen extranjero creó una petición en una página web para pedir también la clausura de este local por sus actitudes "machistas y racistas". En el texto explicaba que a ella no le habían dejado entrar por su origen extranjero, y relataba un supuesto caso de otra joven a quien le pedían que "llevara la falda más corta" para acceder al local. A raíz del nuevo presunto caso de racismo, esta petición ya acumula más de 1.800 firmas.

Racismo en auge

El informe anual de Sos Racismo en Catalunya constató como un tipo de racismo que va en auge es el que ocurre en las zonas de control de accesos a servicios privados, especialmente discotecas y demás locales de ocio. La entidad recibió 16 denuncias en el 2017 pero en el 2018 aumentó hasta las 22. "Hace 10 años eran solo un 4%, ahora ya estamos en el 15%", apuntó en la rueda de prensa de presentación del informe del 2018 el activista Cheikh Drame. Esto se debe, según Drame, a una mayor campaña de sensibilización. "Antes te decían que no entrabas y te ibas de la cola indignado y lleno de rabia; ahora la gente pide la hoja de reclamaciones y empiezan a aflorar más denuncias", relató.