07 jul 2020

Ir a contenido

POLÉMICA EN EL PIRINEO

Aragón pide a Catalunya que se haga cargo del oso Goiat

Urge por carta al Govern a tomar medidas pasa solucionar "el problema" del animal de "conflictivo historial"

Europa Press

Agentes rurales cambian las baterías del collar de seguimiento del oso Goiat, en octubre del 2018.

Agentes rurales cambian las baterías del collar de seguimiento del oso Goiat, en octubre del 2018. / ACN

El Gobierno de Aragón no quiere saber nada del oso Goiat y ha pedido a Catalunya que se haga cargo del animal. El consejero aragonés de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, ha remitido una carta al 'conseller' de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat, Damià Calvet, en la que expresa el malestar existente en el territorio aragonés por la presencia de Goiat.

"Como es sabido, Goiat es un oso considerado reiteradamente depredador al que precede un conflictivo historial. Su presencia en los Pirineos es consecuencia del programa de reintroducción gestionada por la Generalitat, fruto de decisiones políticas que respetamos, pero que no compartimos", ha aseverado Olona.

Por ello, "atendiendo a dichas circunstancias, así como al hecho de tratarse de un programa de reintroducción en el que no participamos ni colaboramos, considero que deben ser las autoridades catalanas quienes se hagan cargo del oso Goiat, tomando las medidas pertinentes que resuelvan el problema suscitado con la máxima urgencia posible".

Plan de reintroducción cuestionado

Asimismo, en la carta Olona reitera los motivos de su rechazo al oso: "Nuestro rechazo y oposición se basa en que, bajo las circunstancias actuales, los programas de reintroducción, a nuestro juicio, no acreditan ni garantizan que el beneficio neto derivado de la reintroducción de osos foráneos compensen los desproporcionados costes sociales y económicos que dichos programas provocan en Aragón".

El consejero ha advertido de que el compromiso de Aragón con la política de reintroducción de osos al que se refiere la Fundación Oso Pardo es, únicamente, una carta firmada por un director general del año 2013. "Ni el consejero, ni después el Consejo de Gobierno, ha aprobado durante las dos últimas legislaturas ningún convenio marco ni protocolo de colaboración y, por tanto, sus afirmaciones carecen de validez legal", ha sentenciado.

Olona concluye su carta afirmando que "las posiciones políticas expresadas por un director general del gobierno anterior en nada comprometen al actual en funciones, dejando claro que el Gobierno de Aragón cumple con todas sus obligaciones en materia de protección".

Aragón no es el único territorio que ha expresado su malestar con el polémico oso Goiat. Hace un año, el Vall d'Aran pidió el traslado del oso a otra zona tras sus continuos ataques a rebaños.