Ir a contenido

Las violaciones en 'manada' se expanden: 14 este año

Las denuncias de agresiones sexuales múltiples se han disparado desde el suceso en Sanfermines

Algunos grupos de jóvenes reproducen el famoso ataque y lo que aprenden en el porno violento 'gangbang'

Patricia Martín

Los miembros de ’La manada’.

Los miembros de ’La manada’.

¿Se ha convertido la violación de ‘La manada’ en un referente sobre relaciones sexuales para algunos españoles? Desgraciadamente, a juzgar por los datos disponibles, sí. Las estadísticas oficiales no reflejan si las agresiones sexuales son en grupo, lo que desde el polémico suceso en Sanfermines del 2016 se ha acuñado como ataques en ‘manada’, pero según los datos de la prensa y recabados por la web Geoviolenciasexual, de la oenegé feminicidio.net, se han producido desde aquel año 104 agresiones sexuales múltiples. El 2016 hubo 17, al año siguiente 14, cifra que se disparó hasta 59 el año pasado. Y, en lo que va de año ha habido 14 (hasta finales de marzo), el mismo número que en todo 2017.

La directora de Feminicidio.net admite que puede deberse a que, desde que el movimiento feminista y protestas en las calles mostraran su rechazo a la sentencia de ‘La manada’, los medios de comunicación han puesto el foco en este tipo de ataques, y por tanto no es que se hayan multiplicado, sino que se publican casi todos los que se producen. Sería una situación similar al aumento del número de delitos sexuales, que los expertos dudan de si se debe a que hay más denuncias, gracias al 8-M y movimientos como el #Metoo, o a que realmente hay un repunte de casos. Si las estadísticas oficiales recogieran los datos de las 'manadas', habría más luz, pero esto no sucede.

El imaginario colectivo

En cualquier caso, en opinión de Graciela Atencio las violaciones en ‘manada’ ya forman parte del “imaginario colectivo” y, como se puede ver incluso en comentarios en las redes sociales, se han convertido en una “amenaza” para las mujeres. Además, que los cinco atacantes sevillanos estén aún en libertad lanza un “mensaje social de impunidad” y de que no pasa nada por imitarlos, mientras que no todas las víctimas de estos grupos se atreven a denunciar después del escarnio y el sufrimiento que ha padecido la joven atacada en las fiestas más famosas de Pamplona. Tampoco lo hacen las prostitutas, pero según la especialista en género la escena de varios hombres manteniendo sexo con una mujer se reproduce sin duda en prostíbulos o casas de citas.

"La pornografía se ha convertido en la educación sexual de varias generaciones desde la irrupción de internet"

Graciela Atencio

Directora de Feminicidio.net

Uno de los motivos, apunta la investigadora del portal Feminiciodio.net, es que “la pornografía se ha convertido en la educación sexual” ausente en la educación reglada y en muchos hogares “para varias generaciones desde la irrupción de internet”. Entre los tipos de porno que se pueden encontrar gratis en la red figura el ‘gangbang’, que consiste en que un grupo masculino no tiene sexo “con” una mujer sino “contra” ella, ya que la violencia, las penetraciones por varias vías y la humillación de la fémina es una constante. Por ello, Atencio considera que se debería prohibir el acceso a los menores a este tipo de contenidos, además de implantar educación afectivo sexual igualitaria en todos los niveles educativos.

Por desconocidos y jóvenes

Según el estudio de Geo Violencia Sexual sobre los casos publicados en prensa, la mayoría de las agresiones son perpetradas por desconocidos, tanto los agresores como las víctimas son jóvenes y la tendencia mayoritaria es a agredir con penetración, a una sola mujer. Además, los especialistas avisan de que estas agresiones son más graves y dejan mayores secuelas en la víctima.

De los 104 casos documentados desde el 2016, la mayoría han tenido lugar en Andalucía (el 24%), Comunitat Valenciana (17%) y Catalunya, 14%, siendo Barcelona la provincia con más violaciones múltiples (10 casos). Asimismo, se tiene constancia de que al menos 87 de los 356 agresores eran menores de edad (el 24,4%) cuando ocurrió el suceso, mientras que entre las víctimas son menores una de cada tres (el 36%). Más de la mitad de las agresiones fueron perpetradas de madrugada y el 13,5% fueron grabadas o reproducidas mediante fotografías.