09 jul 2020

Ir a contenido

La alerta por la precariedad financiera se extiende a toda la universidad pública

La asociación catalana ACUP exige una revisión del modelo de financiación

El Periódico

Jornada de selectividad en la facultad de Edonomia i Empresa de la UB.

Jornada de selectividad en la facultad de Edonomia i Empresa de la UB. / DANNY CAMINAL

La Associació Catalana d'Universitats Públiques (ACUP) ha alertado este lunes de la "grave situación financiera" de las universidades públicas catalanas, ha reclamado una revisión del modelo de financiación y ha pedido a la Generalitat decisiones reales y efectivas. Cuatro días después de que la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) alertara de que la institución está en una "situación límite", la ACUP ha señalado que el modelo de financiación de las universidades públicas es un lastre para el futuro del sistema y que es necesario finalizar el proceso de revisión iniciado en el 2017.

La entidad, que agrupa a las siete universidades públicas catalanas, ha señalado que, pese a las restricciones presupuestarias que han sufrido, todos los gobiernos universitarios han asumido su responsabilidad y garantizado el equilibrio presupuestario, y ha remarcado que la financiación actual es inferior a la de hace una década: "Cosa que es insostenible". Ha subrayado que con una financiación adecuada las universidades podrían mantener y fortalecer su calidad y prestigio en investigación, docencia y transferencia de conocimiento, y ha remarcado que los centros quieren seguir siendo "instituciones de referencia".

La ACUP ha reivindicado asimismo el papel de las universidades públicas catalanas para la construcción de una sociedad más justa, democrática, responsable y socialmente comprometida, y ha mostrado el convencimiento de que el actual modelo de financiación "entorpece esta noble misión universitaria". Por ello, ha reclamado a la Generalitat que tome "decisiones reales y efectivas" para una mejora inmediata del sistema de financiación público, y ha pedido a la sociedad que sean conscientes de la situación en la que se encuentran las universidades.

Presupuestos prorrogados

La secretaría de Universitats de la Generalitat ha respondido, por su parte, con otro comunicado en que explica que la actual situación financiera del Govern, con presupuestos prorrogados y un control de la financiación autonómica por parte del Estado, "dificultan enormemente poder materializar las políticas financieras que Catalunya necesita". Esta limitación financiera, afirma, afecta a las universidades públicas, ya que la falta de presupuesto actual hace que no se pueda consolidar el primer aumento previsto de 72 millones de euros para mejorar el sistema, así como la voluntad de destinar 42 millones para eliminar el déficit estructural.

La puesta en marcha del Pacte Nacional per a la Societat del Coneixement tiene como una de sus prioridades fijar las bases de un nuevo modelo de financiación de universidades, que las dote de los recursos necesarios para asegurar su suficiencia, estabilidad y continuidad. El objetivo en el marco de este pacto, según la Generalitat, es que las políticas de conocimiento del Govern alcancen a medio plazo un presupuesto de 1.200 millones de euros anuales, un 0,6% del PIB catalán.

La Generalitat ha asegurado que tiene la firme voluntad de dotar a las universidades públicas de una financiación justa como "motor y punta de lanza" de la economía del conocimiento.

Temas Universidad