El Hospital Sant Joan de Déu crea una cuenta de Instagram como herramienta terapéutica contra la anorexia

El centro recurre a la red más usada por los adolescentes para concienciar y contrarrestar otros perfiles tóxicos

Una treintena de pacientes de entre 9 y 17 años son los encargados de elaborar las publicaciones

Una de las imágenes que han colgado las pacientes del Sant Joan de Déu en la cuenta de Instagram stoptca_sjd.

Una de las imágenes que han colgado las pacientes del Sant Joan de Déu en la cuenta de Instagram stoptca_sjd. / @stoptca_sjd

1
Se lee en minutos
El Periódico / Barcelona

El Área de Salud Mental del Hospital Sant Joan de Déu, en Esplugues de Llobregat (Barcelona), ha creado una cuenta de Instagram llamada stoptca_sjd que tiene una finalidad terapéutica y que se incluye dentro del tratamiento que reciben los pacientes atendidos por un trastorno de la conducta alimentaria.

Treinta jóvenes de entre 9 y 17 años participan activamente en la elaboración y publicación de contenidos de esta cuenta de Instagram --lanzada en marzo y que ya roza los 1.500 seguidores-- que pretende fomentar la conciencia del problema y aumentar la motivación para realizar cambios, dos pasos básicos en el proceso terapéutico, ha explicado el hospital, que se encarga de supervisar las publicaciones.

"Somos l@s pacientes del HdD de Salud Mental. Queremos concienciar y prevenir los trastornos de la conducta alimentaria", se presentan los jóvenes, que cuelgan posts con mensajes positivos ("limpia tu menta del 'no puedo'") o que explican historias como la de las pulseras que han creado (foto superior) o experiencias y sentimientos personales.

Noticias relacionadas

Además, la cuenta intenta ofrecer un discurso alternativo al de otros perfiles de redes sociales y publicaciones digitales que fomentan la anorexia, la bulimia y otros trastornos alimentarios como estilo de vida. Concienciar a otros jóvenes y hacer prevención son otros de los objetivos de esta iniciativa.

Sant Joan de Déu recuerda que Instagram es la red social más utilizada actualmente por los adolescentes y la que más incide en su salud mental. Al fomentar las comparaciones, provoca un aumento de la insatisfacción corporal en los jóvenes y puede actuar como un desencadenante o reafirmante de un trastorno alimentario. En la actualidad muchos perfiles de esta red fomentan un estilo de alimentación no saludable.