Ir a contenido

Un año después del 8-M: Tímidos avances en un "contexto hostil" para las mujeres

La primera huelga feminista colocó la igualdad en la agenda política y social, pero los logros materiales son escasos

El maltrato, el techo de cristal y la división sexual del trabajo son algunos de los '1.000 motivos' para volver a tomar las calles

Patricia Martín

Manifestación feminista del 8 de marzo del año pasado en València.

Manifestación feminista del 8 de marzo del año pasado en València. / MIGUEL LORENZO

España hizo historia el 8 de marzo del 2018. Seis millones de personas secundaron la primera huelga feminista, que tuvo como colofón las mareas humanas que inundaron las calles, ejemplo palpable de que la sociedad, de forma mayoritaria, ha tomado por fin conciencia de la desigualdad entre sexos y de la necesidad de erradicar cualquier tipo de discriminación o violencia sobre la mujer. Pero, a las puertas de un nuevo 8-M, ¿sirvió de algo aquella la jornada legendaria? ¿cuáles son los retos pendientes que motivan la nueva convocatoria de huelga para este año?

► Así te afectará la huelga del 8 de marzo

El revulsivo feminista sirvió, sin duda, para que la igualdad esté en la agenda política, social y cultural. Sí. Pero los avances concretos y materiales han sido escasos y, como en otros muchos campos, se han visto lastrados por la confrontación partidista. "El 8-M ganamos la disputa simbólica, la sociedad perdió el miedo a definirse como feminista y el movimiento para sacar problemas escondidos y ponerlos sobre la mesa, fue muy importante. La igualdad está presente en los medios de comunicación y se habla de ella en los hogares. De eso ya no hay vuelta atrás", reflexiona Inés Binder, portavoz de la Comisión 8-M, coordinadora de la huelga. Pero avisa de que los problemas estructurales de una sociedad patriarcal no se solucionan "de un año para otro" y por tanto sigue habiendo "un contexto hostil para las mujeres", de ahí que ‘1.000 motivos’ sea el lema escogido cara al nuevo Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El 8-M del 2018 pilló al Gobierno, entonces del PP, con el pie cambiado. Tuvo que reconocer el “gran triunfo” de las mujeres, pero apenas movió un dedo con el argumento de que España ocupa el quinto lugar del mundo en bienestar de la mitad de su población. Pedro Sánchez, por el contrario, sí que colocó la igualdad entre sus prioridades políticas y para dar ejemplo nombró el primer Gobierno con más ministras que ministros y recuperó el Ministerio de Igualdad, capitaneado por una vicepresidenta. “Restauró la agenda feminista, paralizada por la crisis”, resume Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas.

Manifestación en Barcelona el pasado 8 de marzo

Primeros pasos del Pacto contra el maltrato

El Ejecutivo del PSOE impulsó de hecho el pacto de Estado contra la violencia machista, dotándole de recursos y devolviendo a los ayuntamientos, las administraciones más cercanas, las competencias en la difícil lucha contra el maltrato en los hogares. Pero apenas se ha cumplido un 25% de las medidas contenidas en el acuerdo y no ha dado tiempo, en los escasos ocho meses de Gobierno socialista, a culminar leyes importantes como la destinada a luchar contra la trata de mujeres o a reformar los delitos sexuales en el Código Penal, como respuesta a la indignación que surgió tras la sentencia de ‘La manada’, que resurgió tras el asesinato de Laura Luelmo. El real decreto contra la brecha salarial y laboral, con la importante ampliación del permiso de paternidad, aprobado el viernes, está pendiente de ser convalidado en el Congreso.

En el ámbito doméstico, por otro lado, es difícil de cuantificar el éxito o fracaso de los que algunos denominan la “revolución feminista”. La huelga está concebida precisamente en todas las esferas y no solo en la laboral para que todas las mujeres tengan posibilidad de impulsar, de forma individual, la igualdad en sus hogares, ya que las féminas, según todos los estudios, siguen llevando sobre sus hombros el peso de las tareas domésticas.

Vox: la reacción del patriarcado

Lo que no hay ninguna duda es que en los últimos 12 meses el movimiento feminista ha ganado músculo, tanto cuantitativamente como en diversidad. Buena prueba del empoderamiento femenino es “el rearme del patriarcado” -en palabras de la psicóloga social Gemma Altell-, que Vox capitaliza e impulsa y el PP sigue de lejos y a rebufo, con propuestas tan controvertidas como el endurecimiento de ley del aborto.

Prueba del empoderamiento es la "reacción del patriarcado", capitaneada por Vox

Este 8-M llega, de hecho, en plena precampaña electoral y con encuestas que avisan de la posibilidad de que España esté gobernada, en el futuro, por la triple derecha. Ante ello, muchas feministas como Altell o Besteiro confían en que el miedo a que PP, Vox y Ciudadanos den marcha atrás en medidas a favor de la igualdad sirva de “revulsivo” y aumente la movilización social en las calles. Pero es “imprevisible” de saber si las mujeres van a hacer huelga otra vez en masa, avisa Binter, o dado que, como es el segundo año, y la convocatoria está cosechando menos espacio público y mediático, las convocadas quizá no secunden los paros y las concentraciones de forma tan masiva.

Los motivos para la huelga, en cualquier caso, son miles. La convocatoria se estructura en cuatro ejes: violencia, dado que el maltrato y los asesinatos machistas continúan; cuerpos, contra la violencia sexual y los ataques a los derechos reproductivos; fronteras, ante la mayor presión que sufren las inmigrantes, y economía, para acabar con la división sexual del trabajo, que origina problemas en cadena.

El Ibex se estanca

En este sentido, Elena Costas, investigadora de la Universitat Autònoma de Barcelona, lamenta que el adelanto electoral deje pendiente "medidas importantes" destinadas a apoyar la conciliación y la presencia de mujeres en los puestos de responsabilidad. El número de mujeres en los consejos de administración de las empresas del Ibex se ha estancado, de hecho, en el 24%.

La presencia femenina empresas del Ibex se ha estancado en el 24%

En el ámbito cultural, a raíz de la primera huelga se ha acrecentado la “voluntad de rescatar a la mujer de su invisibilidad” pero el techo de cristal sigue ahí, lamenta Cristina Andreu, presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas (Cima). El cine, la televisión y la publicidad reproducen continuamente roles patriarcales y en los premios Goya apenas hubo 19% de ganadoras. 

Las carreras científicas

Entre los retos pendientes Yolanda Besteiro cita el de incorporar a las nuevas generaciones de mujeres a las carreras científicas. “En un mundo cada vez más digitalizado y tecnológico, los datos de la presencia femenina son muy preocupantes. Por ejemplo, según la OCDE, solo el 7% de las niñas tienen interés” en los estudios técnicos.

Gemma Altell, por su parte, subraya como desafío pendiente de la política y el feminismo la lucha por los derechos de las mujeres “más vulnerabilizadas”, como las inmigrantes o las amas de casa, que “están en situaciones especialmente precarias”.