Ir a contenido

este otoño

Cuatro mujeres víctimas de agresiones sexuales en el Poble Sec

La policía trabaja con el retrato robot de un sospechoso y trata de confirmar si la misma persona está detrás de los todos los ataques

Las víctimas son mujeres de edades distintas, algunas de los cuales paseban el perro cuando ocurrieron los hechos

Guillem Sànchez / Álex R. Fischer

Una mujer pasea con su perro por un parque del Poble Sec de Barcelona.

Una mujer pasea con su perro por un parque del Poble Sec de Barcelona. / guillem sànchez

Los Mossos d’Esquadra investigan cuatro agresiones sexuales ocurridas entre el 21 de octubre y el 4 de diciembre en el barrio de Poble Sec de Barcelona, según fuentes policiales consultadas por EL PERIÓDICO. La policía catalana trabaja con el perfil de un sospechoso, y con un retrato robot, aunque no está confirmado que detrás de los cuatro ataques se esconda el mismo depredador. 

Las víctimas son cuatro mujeres de edades distintas –al menos una es de edad avanzada- y algunas de ellas han sido atacadas mientras paseaban el perro por los aledaños del parque de El Mirador, en la falda de la montaña de Montjuïc.

Miedo en el barrio

El parque es una zona tradicionalmente escogida por indigentes para pernoctar y también un lugar por el que los vecinos acuden a caminar con el perro. Débora, residente de la zona, explica que desde que ha corrido el rumor del 'violador de Poble Sec', ya no se acerca por allí. En una clínica veterinaria ubicada justo en frente del parque señalan que algunas dueñas de mascotas que atienden en el centro se niegan incluso a acudir al pipicán, colindante con el mirador, "por miedo". 

Los Mossos, según han confirmado fuentes policiales a este diario, trabajan con cuatro agresiones. Y existe un dispositivo en marcha para tratar de detener al agresor. 

Miembros de emergencias atienden a una mujer tras sufrir un intento de agresión sexual en el Poble Sec de Barcelona. / Álex R. Fischer

La cronología

El primer ataque se produjo el 21 de octubre, cerca de la calle de Palaudaries. La segunda, fue tres días más tarde, el 24. En esa ocasión, miércoles por la mañana, la víctima, tras sufrir la agresión, fue atendida por un vecino, que llamó al 112, al verla andar alterada por la calle de Vila i Vilà.

Según relató esta segunda mujer, había salido a pasear a su perro y fue atacada por un hombre que la golpeó con violencia. La mujer recibió algún puñetazo en la cara. El agresor, que algunas fuentes apuntan a que se trataría de un hombre joven, se habría masturbado sobre ella para salir huyendo después. Los Mossos trataron ambos casos entonces como incidentes separados. El colectivo Poble Sec Feminista convocó esa semana una concentración en la plaza de El Molina de repulsa contra la violencia sexual machista. 

El parque de El Mirador

Semanas después de las dos agresiones, los Mossos recibieron una nueva denuncia que finalmente se ha retirado y que los investigadores no tienen en cuenta. Pero el 25 de noviembre sí se confirmó la tercera agresión, sufrida por una anciana que paseaba el perro por la carretera de Montjuïc, justo sobre el parque de El Mirador. 

La última, la cuarta, ha sido el 4 de diciembre, dentro del parque de El Mirador. Un joven que escuchó el forcejeo acudió al rescate y detuvo la agresión, cuando el violador ya había agarrado a la víctima. 

Según datos de los Mossos y de la Guardia Urbana de Barcelona, entre enero y agosto de este año han aumentado en un 30% las denuncias por agresiones y abusos sexuales en la capital catalana.

Dos agresiones diarias 

En 2017 se denunciaron en Catalunya 757 agresiones sexuales, 16 casos más que en 2016 (un aumento del 2,2%) y, en comparación con el 2013, cuando se recogieron en las comisarías 609 demandas, se han incrementado en un 24,3%. Una de cada cuatro víctimas es menor de edad. Los Mossos atribuyen este aumento al afloramiento de parte de la cifra oculta que caracteriza la violencia sexual.

El 48% de los denunciados por haber violado a una mujer en 2017 tenían entre 17 y 33 años. Más de la mitad de las violaciones, concretamente el 58%, ocurrieron en el interior de viviendas, el 27% en espacios públicos, el 10% en establecimientos, el 3% en otros tipos de centros y el 3% en medios de transporte o puntos asociados, según recoge el balance delincuencial del año pasado.