06 ago 2020

Ir a contenido

'PREN PARTIT PER LA INFÀNCIA'

Derecho a ser niño

Más de 18.000 niños se han beneficiado de las becas comedor y de colonias de Fundesplai

Alba Jaumandreu

Niños corriendo en unas colonias de Fundesplai 

Niños corriendo en unas colonias de Fundesplai  / Fundeplai

Muchos son los niños que viven en situación de vulnerabilidad o riesgo de pobreza. En Catalunya el 29,5% de los niños viven en estas condiciones. Muchos de ellos solo tienen la comida completa al  mediodía en el colegio. No pueden disfrutar de actividades extraescolares, colonias, actividades libres, excursiones o refuerzo escolar.

Son muchas las familias que necesitan ayudas para poder dar una infancia agradable y con las necesidades básicas cubiertas a sus hijos. Muchos padres están en el paro, son mileuristas o con contratos de media jornada. Fundesplai ayuda a estas familias en situacion de vulnerabilidad. 

Este es el caso de Paula, una madre con un hija de seis años que sufre una situación económica difícil. Trabaja ocho horas diarias por menos de mil euros al mes. Cuando sale del colegio, su hija va al 'esplai' tres veces a la semana. Es un espacio lúdico donde se encuentra con sus amigos.

"Somos una familia monoparental. Mi sueldo no puede mantener a dos personas, el colegio, y unas colonias"

Paula

Madre de una niña de seis año beneficiaria de una beca de colonias 

Durante el año el trabajo y los horarios de la pequeña son, más o menos, compatibles. Pero cuando llega el verano la cosa se complica. La madre trabaja y la niña no tiene donde quedarse. Pagar un 'casal' es prácticamente imposible. “Somos una familia monoparental. Mi sueldo no puede mantener a dos personas, el colegio, y unas colonias”.

La fundación le otorgó la beca del ’casal’ para el verano, y más tarde la beca de colonias. La pequeña, cuenta la madre, insistió en ir de colonias, pero su madre no se lo podía permitir. "Estoy agradecida a la oportunidad que le dieron a mi hija. Pasó cinco días inolvidables entre amigos. No quería ni volver a casa”, añade Paula.

Paula se muestra agradecida a Fundesplai: “Estoy enormemente agradecida a la fundación, y pido que sigan haciendo lo que hacen y sigan ayudando a la gente que lo necesita.”

Niños de campamentos  / Fundesplai

Becas comedor

Quien también está muy agradecida es Pilar, una madre de dos niños a la que Fundesplai ha ayudado. En su caso, la beca es de comedor y cubre el 50% de los gastos. En esta familia están sufriendo precariedad laboral. La madre está en paro. El padre trabaja, pero solo 20 horas a la semana. Viven con sus dos hijos. Van al colegio y comen allí, con ayuda de la fundación.

La familia recibió hace dos años la ayuda de los servicios sociales públicos, aunque no era suficiente, y además,  el Consell Comarcal del Baix Llobregat les denegó el curso anterior el apoyo. No puede pagar el comedor y necesitan que los niños se queden a comer. “Necesito que mis hijos coman en al colegio. Yo no puedo cubrir las necesidades básicas en casa, y en el colegio pueden comer de todo de manera sana”, explica la madre.

"Necesito que mis hijos coman en al colegio. Yo no puedo cubrir las necesidades básicas en casa, y en el colegio pueden comer de todo de manera sana"

Pilar

Madre de dos niños beneficiarios de beca comedor

Quien más sufre la situación de vulnerabilidad son los niños, aunque los padres padecen "con el corazón", cuentan. Quieren dar lo mejor a sus hijos, pero la economía y la situación laboral no les permite compartir con ellos el rato de comer. De hecho “tampoco podríamos alimentarlos en condiciones”, cuentan.

Para los niños, según relata Pilar, quedarse en el comedor va más allá de comer. Para ellos quedarse en el comedor “es también estar con los amigos, y sentirse en igualdad de condiciones”.

Pilar asegura estar profundamente agradecida a Fundesplai, que le ha permitido que durante dos años sus hijos coman en el colegio y estén bien alimentados. 

Fundesplai

La Fundación Catalana de Esplais conocida como Fundesplai recoge los ‘esplais’ catalanes no religiosos, así como iniciativas de educación de ocio con más de 50 años de historia. Se trata de una iniciativa sin ánimo de lucro donde trabajan a favor de los niños, jóvenes y el tercer sector con un visión educativa, de transformación social y comprometidos con el medio ambiente y la corresponsabilidad con el trabajo en red.

Ayudan a familias en situación de vulnerabilidad, asociaciones e iniciativas sociales, a la Administración Pública como escuelas, y a la sociedad en general a través de dos grandes bloques. Las becas comedor, que ayudan a las familias que necesitan becas para poder pagar el comedor de las escuelas. Y por otro lado, las ayudas de verano en ‘casals’ y colonias para los niños que durante el curso forman parte de un ‘esplai’, y en verano no se pueden permitir ir de colonias.  

La fundación ha dado este lunes el pistoletazo de salida a la quinta campaña ‘Prendre partit per la infància’, en una cena solidaria que preve reunir a 150 personas. Ada Parellada es la encargada de hacer el "menú imposible de una cena de campamentos". Esta campaña dura todo el año  y  pretende concienciar de la situación de vulnerabilidad que viven muchos pequeños, y recaudar fondos para las becas, que el año pasado llegó a más de 18.000 personas.